“A ve­ces creo que Trump pue­de ser el úl­ti­mo pre­si­den­te de EE. UU.”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ESTRENOS . MICHAEL MOORE CONTRAATACA - TEX­TO: MARÍA ESTÉVEZ

En Fa­ren­heit 11/9 Moo­re le echa un pul­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co a Do­nald Trump: «¿Có­mo de­mo­nios ha su­ce­di­do es­to?». De eso tra­ta un lar­go­me­tra­je que le per­mi­te, una vez más, ana­li­zar a su país y a sus con­ciu­da­da­nos, co­mo en los cé­le­bres Bow­ling for Co­lum­bi­ne: un país en ar­mas (2002), que se lle­vó un Os­car al me­jor do­cu­men­tal o ¿Dón­de in­va­di­mos aho­ra? (2015).

—Su do­cu­men­tal cues­tio­na la lle­ga­da de Do­nald Trump al po­der. ¿Us­ted acu­sa a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de su lle­ga­da a la pre­si­den­cia?

—Sí. Tu­vie­ron mu­cha cul­pa por­que las au­dien­cias se dis­pa­ra­ban ca­da vez que le sa­ca­ban en pan­ta­lla ha­blan­do del mu­ro que iba a cons­truir en la fron­te­ra con Mé­xi­co. Do­nald Trump no ca­yó del cie­lo, fue el re­sul­ta­do de una lar­ga es­pi­ral que cul­mi­nó en uno de los ca­pí­tu­los más os­cu­ros de nues­tra his­to­ria, con Trump con­quis­tan­do la ofi­ci­na más po­de­ro­sa del mun­do.

—¿Que le mo­ti­vó a di­ri­gir el fil­me?

—La si­tua­ción de ur­gen­cia que se vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta es mi pe­lí­cu­la más emo­cio­nal y, tal vez, la más im­por­tan­te. Quie­ro con­tri­buir con ella a la caí­da de Trump. Te­ne­mos que aca­bar con el sis­te­ma co­rrup­to que le pu­so en la pre­si­den­cia. Ba­rack Oba­ma nos dio una fal­sa es­pe­ran­za que ahon­dó la bre­cha en­tre los de­mó­cra­tas y los re­pu­bli­ca­nos. Trump es nues­tro Fran­kens­tein y no­so­tros so­mos su doc­tor Fran­kens­tein. Es­ta pue­de ser mi úl­ti­ma pe­lí­cu­la, por­que exis­te un pro­ce­so de­di­ca­do a mi­nar nues­tra de­mo­cra­cia, has­ta el pun­to de sen­tir­me en las trin­che­ras de la re­sis­ten­cia fran­ce­sa.

—¿No es­tá exa­ge­ran­do?

—Es­te fil­me mues­tra có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí. Có­mo Flint y el go­ber­na­dor Rick Sny­der (Mí­chi­gan) han tra­ta­do de ma­ne­jar las le­yes a su an­to­jo. Se hu­bie­ra po­di­do pre­de­cir el triun­fo de Trump pres­tan­do más aten­ción a los ciu­da­da­nos de Flint.

—¿Cree que exis­te un cam­bio real de ca­ra a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2020?

—To­dos te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de abrir los ojos, de no acep­tar el sta­tu quo y ac­ti­var­nos pa­ra lu­char por un me­jor ma­ña­na. Con esa ac­ti­tud me en­fren­té a es­te fil­me, la his­to­ria no ha ter­mi­na­do. Es­te do­cu­men­tal es una lla­ma­da al ac­ti­vis­mo y a la re­sis­ten­cia. Hay que de­cir: bas­ta ya. De­be­mos pen­sar en nues­tras fa­mi­lias y nues­tras co­mu­ni­da­des. La úni­ca for­ma de con­se­guir que se ha­ga jus­ti­cia es po­nién­do­se en pie. No de for­ma vio­len­ta, por su­pues­to, pe­ro con se­gu­ri­dad y no de­jan­do que nos qui­ten las li­ber­ta­des ci­vi­les.

—¿Ha per­di­do Mi­chael Moo­re su sen­ti­do del hu­mor?

—No, pe­ro ad­mi­to que la si­tua­ción del país me ha obli­ga­do a cam­biar mi for­ma de di­ri­gir. Yo no voy a ha­cer bro­mas so­bre Trump. No pue­do reír­me. No hay na­da di­ver­ti­do an­te lo que es­tá ocu­rrien­do. Soy uno de los po­cos que le to­mó en se­rio des­de el prin­ci­pio. [Moo­re pre­di­jo que ga­na­ría en julio de 2016 y ase­gu­ra que sal­drá re­ele­gi­do en el 2020]. Nun­ca he pen­sa­do que fue­ra di­ver­ti­do, al con­tra­rio, creo que es un ge­nio. Es uno de los me­jo­res ac­to­res de la his­to­ria. Un ge­nio dia­bó­li­co ca­paz de su­pe­rar en in­te­li­gen­cia al par­ti­do de­mó­cra­ta, tal vez, el pre­si­den­te más in­te­li­gen­te de la his­to­ria. Ha des­trui­do al par­ti­do re­pu­bli­cano. En reali­dad, ellos se han en­tre­ga­do y des­trui­do a so­li­tos. A ve­ces pien­so en que pue­de con­ver­tir­se en el úl­ti­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

—¿Hay un cam­bio real den­tro del par­ti­do de­mó­cra­ta?

—Sin du­da. Veo la luz en­tre las nu­bes más os­cu­ras. Hay can­di­da­tos or­di­na­rios que son gen­te ex­tra­or­di­na­ria. Ellos re­pre­sen­tan a la re­sis­ten­cia. En la pe­lí­cu­la ve­mos can­di­da­tos con ca­pa­ci­dad de ins­pi­rar a su elec­to­ra­do co­mo Ras­hi­da Tlaib (ayer ga­nó en su dis­tri­to, la pri­me­ra mu­jer mu­sul­ma­na en ir a la Ca­sa de Re­pre­sen­tan­tes). Hay un mo­vi­mien­to en mar­cha con ca­pa­ci­dad pa­ra cam­biar el sta­tu quo. Yo me apun­to a esa lla­ma del pro­gre­so po­lí­ti­co, pe­ro que­da mu­cho por ha­cer.

—Us­ted ha di­cho que Hi­llary Clin­ton fue muy in­te­li­gen­te.

—Sí. Clin­ton fue ca­paz de con­ven­cer a los de­mó­cra­tas. Con su in­te­li­gen­cia su­po ma­nio­brar pa­ra re­cha­zar a Ber­nie San­ders y a sus vo­tan­tes, sin em­bar­go, pa­gó las con­se­cuen­cias por ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.