Las ma­yo­res es­ta­fas del vino tie­nen nom­bre y ros­tro

Per­so­na­jes icó­ni­cos del mun­do vi­ní­co­la se han ser­vi­do de las tri­qui­ñue­las apren­di­das en el sec­tor pa­ra ha­cer del frau­de un mo­do de vi­da. Aun­que al­gu­nos tam­bién han pa­ga­do por pe­ca­do­res sin ser­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Reportaje - TEX­TO LAURA G. DEL VA­LLE

Me­re­ce­dor de un do­cu­men­tal que des­nu­da sus ha­za­ñas (Uvas amar­gas), Rudy Kur­nia­wan tie­ne el du­do­so honor de ha­ber lle­va­do a ca­bo el ma­yor frau­de que el mun­do del vino ha­ya co­no­ci­do ja­más. In­do­ne­sio re­si­den­te en Ca­li­for­nia, Kur­nia­wan era (y pro­ba­ble­men­te si­ga sien­do) un aman­te em­pe­der­ni­do de los vi­nos. Apre­cia­ba es­pe­cial­men­te gran­des vi­nos de crus de Bor­go­ña y Bur­deos, pe­ro le­jos de que­rer­los bien, ca­si co­mo las obras de ar­te que son, es­te jo­ven de re­fi­na­do pa­la­dar (a prin­ci­pios de los 2000 des­pun­ta­ba en Los Án­ge­les co­mo gran ca­ta­dor) apro­ve­chó que era vi­nos de co­lec­cio­nis­ta prác­ti­ca­men­te im­po­si­bles de con­se­guir en el mer­ca­do, y que en ra­ra oca­sión se des­cor­cha­ban, pa­ra fra­guar su plan.

En el 2006, tras años co­pian­do ca­rí­si­mos vi­nos en la co­ci­na de su ca­sa de Ar­ca­dia, Kur­nia­wan era vis­to en la costa oes­te co­mo uno de los hom­bres con la bo­de­ga más asom­bro­sa de Es­ta­dos Uni­dos. Por sus bo­te­llas pu­ja­ban to­do ti­po de per­so­nas de la al­ta so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, has­ta el día en el que un avis­pa­do Lau­rent Pon­sot, pro­pie­ta­rio de Do­mai­ne de Pon­sot, se per­ca­tó de lo que es­ta­ba su­ce- dien­do cuan­do co­men­za­ron a apa­re­cer bo­te­llas de Do­mai­ne Pon­sot de las co­se­chas en­tre 1945 y 1971. Y la fa­mi­lia Pon­sot no ha­bía co­men­za­do a em­bo­te­llar vino has­ta 1982.

Con las de­cla­ra­cio­nes de Pon­sot y otros in­di­cios, el FBI des­cu­brió el ta­ller de fal­si­fi­ca­ción clan­des­tino de Kur­nia­wan, que fue arres­ta­do en el 2012 y en­tró en pri­sión pa­ra cum­plir el cas­ti­go de diez años de cár­cel en lo que fue una pe­na iné­di­ta.

Es­ti­lo «a mí que me re­gis­tren», el mul­ti­mi­llo­na­rio ale­mán Hardy Ro­dens­tock se vio en­vuel­to en uno de los ma­yo­res frau­des de la his­to­ria del vino sin co­mer­lo ¿ni be­ber­lo? Se­gún es­te pro­mo­tor de mú­si­ca pop, que en los años ochen­ta or­ga­ni­za­ba una de las más ex­clu­si­vas ca­tas de vino, era co­no­ci­do por im­pe­dir a los in­vi­ta­dos que es­cu­pie­ran los cal­dos. Pe­ro des­de 1988 su fa­ma se con­sa­gró por ra­zo­nes bien dis­tin­tas.

Ese año el ca­li­for­niano Wi­lliam Koch pa­gó a Ro­dens­tock me­dio mi­llón de dó­la­res por cua­tro «Jef­fer­sons», unas bo­te­llas de Châ­teau La­fi­te de 1787 en las que el an­ti­guo enço­lo­go Tho­mas Jef­fer­son ha­bía gra­ba­do sus ini­cia­les en el vi­drio. Su im­pron­ta era la prue­ba de que es­tas bo­te­llas per­te­ne­cían a un lo­te de 250 bo­te­llas que el ter­cer pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía com­pra­do en el país ga­lo y so­bre­vi­vi­do a la re­vo­lu­ción fran­ce­sa. Los pro­ble­mas co­men­za­ron cuan­do Koch qui­so ex­po­ner las bo­te­llas en el Boston Mu­seum of fi­ne arts y le pre­gun­ta­ron por la pro­ce­den­cia de las mis­mas. Se dio cuen­ta de que no po­día jus­ti­fi­car su ori­gen y em­pe­zó a sos­pe­char. Co­gió la sar­tén por el man­go y con­tra­tó los ser­vi­cios de va­rios es­pe­cia­lis­tas, que con­clu­ye­ron que las ini­cia­les fue­ron gra­ba­das con, aten­ción, ins­tru­men­tos mo­der­nos de den­tis­ta.

Ro­dens­tock, por su par­te, nun­ca ha que­ri­do acla­rar quién le ven­dió ese lo­te que es­tu­vo tapiado du­ran­te años pa­ra pro­te­ger­lo de los na­zis en Pa­rís.

EL «REY DE BEAUJOLAIS»

Geor­ges Du­boeuf, co­no­ci­do co­mo «el rey del Beaujolais» fue de­cla­ra­do en el 2006 cul­pa­ble de frau­de por un juz­ga­do de Pa­rís tras des­cu­brir­se que el vino de su bo­de­ga pro­ce­día de una mez­cla ile­gal de uvas de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias, y no de la zo­na cu­ya de­no­mi­na­ción de ori­gen lle­va­ban. En un jui­cio que con­mo­cio­nó al mun­do vi­ní­co­la fran­cés, Du­boeuf, uno de los pro­duc­to­res más co­no­ci­dos de Fran­cia, que co­men­zó co­mo marchante de vi­nos con so­lo 18 años, tu­vo que pa­gar 30.000 eu­ros una vez se des­ta­pó su to­tum re­vo­lu­tum de uvas ba­ra­tas, me­dias y de ca­li­dad al­ta que usó pa­ra ocul­tar una ma­la co­se­cha en el 2004. Su com­pa­ñía fac­tu­ró con esas bo­te­llas 110,5 mi­llo­nes de eu­ros y co­mer­cia­li­zó 270 mi­llo­nes de li­tros.

Con­si­de­ra­do a prin­ci­pios de los 2000 co­mo uno de los pro­pie­ta­rios de las me­jo­res bo­de­gas de EE.UU., es­tá en­car­ce­la­do cum­plien­do una pe­na de diez años por frau­de.

Sin acla­rar si se tra­ta de víc­ti­ma o ver­du­go ven­dió lo­tes de vino su­pues­ta­men­te gra­ba­do por Tho­mas Jef­fer­son.

In­ten­tó ocul­tar una ma­la co­se­cha en el 2004 mez­clan­do dis­tin­tas uvas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.