Tec­no­lo­gía pa­ra unos po­cos ele­gi­dos

Ca­cha­rros de lo más pin­to­res­co, en­tre los que des­ta­can co­ches vo­la­do­res, ne­ve­ras in­te­li­gen­tes o in­clu­so sub­ma­ri­nos, inun­dan un mer­ca­do so­lo ap­to pa­ra los bol­si­llos más abul­ta­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Ca­bre­ro

El ex­cén­tri­co Elon Musk ya ha des­ve­la­do el nom­bre del que se­rá su pri­mer tu­ris­ta es­pa­cial. Yu­sa­ku Mae­za­wa se­rá el pri­mer hom­bre en dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y de po­sar sus pies so­bre la Lu­na. Pe­ro es­te lu­jo de via­je no es­ta­ba al al­can­ce de cual­quier bol­si­llo. Mae­za­wa, due­ño de la ma­yor tien­da de ro­pa on­li­ne de Ja­pón y con un pa­tri­mo­nio va­lo­ra­do en ca­si 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ha des­em­bol­sa­do una can­ti­dad por aho­ra des­co­no­ci­da que se­gu­ro son­ro­ja­ría a más de uno. Via­jar a la Lu­na no es­tá al al­can­ce de los bol­si­llos más co­mu­nes. Pe­ro es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca no es la úni­ca re­ser­va­da pa­ra unos po­cos pri­vi­le­gia­dos. Por­que dis­fru­tar del úl­ti­mo gri­to en los avan­ces téc­ni­cos re­quie­re dis­po­ner de mu­chos ce­ros en la cuen­ta ban­ca­ria.

So­lo unos po­cos es­co­gi­dos po­drán ex­pe­ri­men­tar en los pró­xi­mos me­ses la sen­sa­ción de con­du­cir un ca­cha­rro sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción. El pri­mer co­che vo­la­dor del mer­ca­do —desa­rro­lla­do por la em­pre­sa emer­gen­te Te­rra­fu­gia, sub­si­dia­ria del gi­gan­te chino Geely— abri­rá a lo lar­go del mes de oc­tu­bre su pe­río­do de pre­ven­ta. El pre­cio de es­te pe­cu­liar apa­ra­to, que no ne­ce­si­ta pis­ta pa­ra des­pe­gar ni ate­rri­zar y que pue­de ser con­du­ci­do sin te­ner no­cio­nes de vue­lo, no ha si­do to­da­vía des­ve­la­do, pe­ro se pre­vé que su cos­te im­pe­di­rá una rá­pi­da po­pu­la­ri­za­ción en los mer­ca­dos. En los pró­xi­mos años, so­lo los mi­llo­na­rios po­drán sa­ber qué se sien­te al te­ner uno de es­tos apar­ca­do en el ga­ra­je.

Por cie­lo y tie­rra, pe­ro tam­bién por mar. Los bol­si­llos más abul­ta­dos han en­con­tra­do en el agua un per­fec­to lu­gar pa­ra dis­fru­tar de sus ju­gue­tes más ex­clu­si­vos. Y no ha­bla­mos de los ya­tes. Por­que las mar­cas más lu­jo­sas em­pie­zan a apos­tar por otro ti­po de trans­por­tes. La úl­ti­ma mo­da en­tre los pro­pie­ta­rios de los bar­cos más lujosos del mun­do es dis­po­ner, ade­más, de su pro­pio sub­ma­rino. Las mar­cas se han da­do cuen­ta del fi­lón y ca­da vez son más las em­pre­sas —al­gu­nas de ellas has­ta de re­nom­bre— que com­pi­ten por ofre­cer ca­rac­te­rís­ti­cas que me­jo­ren lo que ya hay en el mer­ca­do. Sub­ma­ri­nos ele­gan­tes, rá­pi­dos o in­clu­so que pue­den su­mer­gir­se más que el res­to. En es­ta ba­ta­lla, to­do va­le.

En sep­tiem­bre del 2017, Aston Mar­tin se alia­ba con Tri­ton Sub­ma­ri­nes pa­ra sa­car al mer­ca­do su Pro­yec­to Nep­tuno, un sub­ma­rino que aú­na la ele­gan­cia y ex­clu­si­vi­dad de la po­pu­lar ca­sa au­to­mo­vi­lís­ti­ca y la fun­cio­na­li­dad y ren­di­mien­to de Tri­ton. Por un pre­cio que ron­da los 3,5 mi­llo­nes de eu­ros, es­te apa­ra­to es su­mer­gi­ble has­ta los 500 me­tros, tie­ne una au­to­no­mía de unas 12 ho­ras y su in­te­rior ofre­ce una vi­sión de 360º de las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas. No son los úni­cos que han que­ri­do com­pe­tir en es­te mer­ca­do. El úl­ti­mo sub­ma­rino de Dee­pF­light, el Super Fal­con 3S, tam­bién ha con­se­gui­do atra­par la aten­ción de al­gu­nos de los más ri­cos del pla­ne­ta. Cues­ta más de un mi­llón de eu­ros y pro­me­te vi­vir la ex­pe­rien­cia de «vo­lar por el mar».

Lo de vo­lar se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión pa­ra las mar­cas que bus­can se­du­cir a los mi­llo­na­rios. Ade­más de co­ches, en los pró­xi­mos me­ses se po­drán en­con­trar en el mer­ca­do mo­tos vo­la­do­ras. El in­ven­tor chino Zhao De­li ha si­do el úl­ti­mo en pre­sen­tar un ar­ti­lu­gio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro ya hay otros gi­gan­tes que se afa­nan por en­con­trar la fórmula per­fec­ta pa­ra crear uno de es­tos vehícu­los. Uber o Air­bus

lle­van ya tiem­po in­ves­ti­gan­do có­mo fa­bri­car una mo­to vo­la­do­ra. La de Zhao De­li, que se pre­sen­tó el pa­sa­do mes de agos­to con un vue­lo inau­gu­ral, po­dría sa­lir al mer­ca­do el año que vie­ne por un pre­cio de más de 5.000 eu­ros.

HO­GA­RES ÚL­TI­MO MO­DE­LO

Pe­ro no so­lo de me­dios de trans­por­te se nu­tre el mer­ca­do de los más ri­cos. Ves­tir los ho­ga­res más lujosos con pro­duc­tos re­vo­lu­cio­na­rios y de pre­cio abul­ta­do tam­bién tie­ne su pú­bli­co. LG y Sam­sung han sa­ca­do al mer­ca­do una lí­nea de fri­go­rí­fi­cos que no ba­jan de los 8.000 eu­ros. ¿La ra­zón? Son in­te­li­gen­tes. La esen­cia es la mis­ma que la de los fri­go­rí­fi­cos más mun­da­nos: con­ser­var los ali­men­tos. Pe­ro los de­ta­lles son los que mar­can la di­fe­ren­cia. La pan­ta­lla tác­til que in­clu­ye en sus puer­tas de cris­tal nos per­mi­te con­sul­tar recetas o el tiem­po, po­ner ví­deos, edi­tar las lis­tas de la com­pra o pla­ni­fi­car las co­mi­das en ba­se a las fe­chas de ca­du­ci­dad de los ali­men­tos.

Al­go más ase­qui­ble es Zen­bo, el ro­bot asis­ten­te del ho­gar de ASUS. Por unos 800 dó­la­res, es­te tierno au­tó­ma­ta tie­ne un am­plio aba­ni­co de fun­cio­na­li­da­des: po­de­mos pe­dir­le co­mi­da, con­tra­tar ser­vi­cios, com­prar por In­ter­net, ju­gar con los más pe­que­ños de ca­sa, vi­deo­vi­gi­lar nues­tra vi­vien­da, rea­li­zar vi­deo­lla­ma­das a emer­gen­cias o de­tec­tar caí­das de las per­so­nas más ma­yo­res.

Dis­fru­tar de la me­jor ca­li­dad de ima­gen y so­ni­do que hay aho­ra mis­mo en el mer­ca­do su­po­ne des­em­bol­sar, por lo me­nos, 20.000 eu­ros. Eso es lo que cues­ta el úl­ti­mo te­le­vi­sor que LG ha co­lo­ca­do en los es­tan­tes del mer­ca­do. Es­te im­pre­sio­nan­te apa­ra­to de po­co más de 3 mi­lí­me­tros de gro­sor y con un so­ni­do digno de las me­jo­res sa­las de ci­ne se ha con­ver­ti­do en el ob­je­to de de­seo de los aman­tes de la pe­que­ña pan­ta­lla. Pe­ro co­mo tan­tas otras co­sas, no es­tá al al­can­ce de to­do el mun­do.

I L U Z S Í G U E T R A C I Ó N: M A B EL R O D R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.