LOS BO­NUS VUEL­VEN A WALL STREET

Wall Street re­par­tió el año pa­sa­do 31.400 mi­llo­nes de dó­la­res en bo­nus Los bró­ke­res co­bra­ron una me­dia de 184.220 dó­la­res, lo que su­po­ne vol­ver a los ni­ve­les de an­tes de la cri­sis

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Mer­ce­des Mo­ra

Wall Street, el ma­yor par­qué bur­sá­til del pla­ne­ta, re­par­tió en el 2017 en­tre sus bró­ke­res 31.400 mi­llo­nes de dó­la­res en bo­nus. Tras años de aus­te­ri­dad de­ri­va­da de la cri­sis y los ex­ce­sos de la es­pe­cu­la­ción, los sa­la­rios desor­bi­ta­dos han vuel­to a es­ce­na.

El día que ca­yó Leh­man Brot­hers, ha­ce de ello aho­ra diez años, una ima­gen dio la vuel­ta al mun­do: la de de­ce­nas de em­plea­dos tra­jea­dos aban­do­nan­do la se­de del ban­co y por­tan­do sus ob­je­tos per­so­na­les en ca­jas de car­tón. Aca­ba­ban de que­dar­se sin tra­ba­jo, pe­ro, cu­rio­sa­men­te, no se les veía ca­biz­ba­jos. Qui­zás por aque­llo de que las pe­nas con pan... son me­nos pe­nas. Y es que mu­chos de ellos lle­va­ban años ama­san­do ju­go­sos bo­nus sin re­pa­rar en el ries­go que le en­dil­ga­ban a la en­ti­dad con sus ope­ra­cio­nes. La co­sa era lle­nar­se los bol­si­llos. Cuan­to más y más rá­pi­do, me­jor. Em­pe­zan­do por el pre­si­den­te, Ri­chard Fuld, que cuan­do el gi­gan­te con pies de ba­rro se vino aba­jo aca­ba­ba de em­bol­sar­se ca­si 35 mi­llo­nes de dó­la­res. No eran los úni­cos. Aque­llas ha­bas se co­cían en to­dos la­dos.

La cri­sis que des­en­ca­de­nó la quie­bra de Leh­man aquel acia­go 15 de sep­tiem­bre del 2008 pu­so a los ban­que­ros de to­do el pla­ne­ta en el dis­pa­ra­de­ro. Des­de la ciu­da­da­nía les llo­vie­ron las crí­ti­cas por su res­pon­sa­bi­li­dad en una he­ca­tom­be que aho­ra ha­bía que pa­gar en­tre to­dos. Por­que ya se sa­be, los be­ne­fi­cios se pri­va­ti­zan; pe­ro los ries­gos y las pér­di­das, se na­cio­na­li­zan. Es lo que tie­ne es­te ca­pi­ta­lis­mo, de cu­ya re­fun­da­ción tan­to se ha­bló en­ton­ces y na­da se hi­zo des­pués. Pe­ro esa es otra his­to­ria.

Y aun­que han pa­sa­do ya diez años de aque­llo, ese res­que­mor de los su­fri­dos con­tri­bu­yen­tes no se ha apa­ga­do. Ni mu­cho me­nos. En­tien­den los ciu­da­da­nos que los res­pon­sa­bles de la cri­sis que a to­dos nos arras­tró no han ex­pia­do sus cul­pas. Y ra­zón, to­do hay que de­cir­lo, no les fal­ta. Ahí van dos ci­fras pa­ra ha­cer­se una idea: la in­dus­tria fi­nan­cie­ra fue san­cio­na­da con 321.000 mi­llo­nes de dó­la­res (al­go me­nos de 275.000 mi­llo­nes de eu­ros) por los abu­sos, mien­tras que la Re­ser­va Fe­de­ral tu­vo que mo­vi­li­zar 12,6 bi­llo­nes pa­ra es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma, el equi­va­len­te al 80 % del PIB es­ta­dou­ni­den­se del 2007. Ahí es na­da.

UNA RE­CU­PE­RA­CIÓN DE­SIGUAL

Pe­ro no es so­lo eso. El ma­les­tar pro­vie­ne tam­bién de la ha­bi­li­dad que es­tán de­mos­tran­do los pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas pa­ra sa­car ré­di­tos de una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que en mu­chos ho­ga­res ni si­quie­ra hue­len. No van des­en­ca­mi­na­dos. Ahí van otras ci­fra: el año pa­sa­do Wall Street re­par­tió 31.400 mi­llo­nes dó­la­res en bo­nus. To­ca­ron a una me­dia de 184.200 dó­la­res por ca­be­za. El sa­la­rio me­dio, bo­nus in­clui­do, de un bró­ker fue de 423.000 dó­la­res. Que es tan­to co­mo un 13 % más que en el 2016, aun­que to­da­vía no lle­gue a los ni­ve­les en los que se mo­vía en los años 2007 y 2008, cuan­do su­pe­ra­ban los 450.000 dó­la­res (ac­tua­li­za­dos con la in­fla­ción).

ME­NOS PLAN­TI­LLA

Aun­que, eso sí, aho­ra son me­nos los que co­bran esas can­ti­da­des de vér­ti­go pa­ra cual­quier mor­tal. La plan­ti­lla de Wall Street es en es­tos mo­men­tos un 6 % in­fe­rior al pi­co del 2007.

Con to­do, diez años des­pués de que sus des­ma­nes su­mie­ran al mun­do en una de las peo­res cri­sis que se re­cuer­dan, en Wall Street si­guen con­tan­do los ce­ros de sus bo­nus. Así que, mo­ti­vos pa­ra el en­fa­do, des­pués de ha­ber atra­ve­sa­do una cri­sis de ór­da­go, en la que se han per­di­do mi­llo­nes de em­pleos por el ca­mino en to­do el mun­do y la­mi­na­do —y mu­cho— los sa­la­rios, ha­be­los, hai­nos.

Los pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas sa­can par­ti­do a una re­cu­pe­ra­ción que mu­chos ho­ga­res ni hue­len

L.P.B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.