¿Y si la so­lu­ción fue­ra el hi­dró­geno?

Hyun­dai se con­vier­te en el pri­mer fa­bri­can­te que ma­tri­cu­la en Es­pa­ña un co­che con pi­la de com­bus­ti­ble La hue­lla de car­bono es la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te de los mo­to­res eléc­tri­cos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ja­vier Armesto

Hyun­dai ha si­do la pri­me­ra mar­ca en ma­tri­cu­lar un co­che con pi­la de com­bus­ti­ble de hi­dró­geno en Es­pa­ña. El Ne­xo, que em­pe­za­rá a co­mer­cia­li­zar­se an­tes de fi­nal de año, cuen­ta con la ma­yor efi­cien­cia en es­te ti­po de vehícu­los a ni­vel mun­dial, con un tiem­po de car­ga de so­lo 5 mi­nu­tos y una au­to­no­mía má­xi­ma es­ti­ma­da de 666 ki­ló­me­tros (se­gún el nue­vo ci­clo de ho­mo­lo­ga­ción WLTP, más ajus­ta­do a la reali­dad que el NEDC que re­gía has­ta aho­ra). Di­se­ña­do es­pe­cí­fi­ca­men­te con un cla­ro ob­je­ti­vo de ren­di­mien­to (con una ar­qui­tec­tu­ra que pro­por­cio­na una me­jo­ra en la re­la­ción po­ten­cia-pe­so, ace­le­ra­ción más rá­pi­da y ma­yor es­pa­cio en el ha­bi­tácu­lo), el Ne­xo tie­ne un di­se­ño fu­tu­ris­ta es­ti­lo SUV y lo úni­co que sa­le por su tu­bo de es­ca­pe es agua. In­clu­ye los úl­ti­mos asis­ten­tes de ayu­da a la con­duc­ción y una gran pan­ta­lla di­gi­tal re­co­rre to­do el sal­pi­ca­de­ro, al es­ti­lo de las que uti­li­za Mer­ce­des en sus úl­ti­mos mo­de­los.

Hyun­dai lle­va años in­ves­ti­gan­do pa­ra li­de­rar la in­dus­tria de la tec­no­lo­gía am­bien­tal re­ge­ne­ra­ti­va. Tras el éxi­to del ix35 de pi­la de com­bus­ti­ble, que fue el pri­mer vehícu­lo de es­te ti­po fa­bri­ca­do en se­rie a ni­vel mun­dial, en el Ne­xo se han me­jo­ra­do as­pec­tos co­mo ace­le­ra­ción, po­ten­cia, ren­di­mien­to y au­to­no­mía.

Los co­ches con pi­la de hi­dró­geno ofre­cen mu­chas ven­ta­jas res­pec­to a los au­to­mó­vi­les ba­sa­dos en ba­te­rías de io­nes de li­tio (Li-ion). Al igual que es­tos, lo que mue­ve las rue­das es un mo­tor eléc­tri­co, pe­ro en la pi­la se pro­du­ce una reac­ción de­no­mi­na­da elec­tró­li­sis in­ver­sa (al jun­tar­se hi­dró­geno con oxí­geno) que ge­ne­ra ener­gía. El com­bus­ti­ble (hi­dró­geno) con­su­mi­do se con­vier­te en agua, que al no ser con­ta­mi­nan­te se desecha sin pro­vo­car efec­tos no­ci­vos en el me­dio am­bien­te.

Mien­tras los co­ches eléc­tri­cos con­ven­cio­na­les no su­pe­ran los 500 ki­ló­me­tros de au­to­no­mía, en el ca­so de los que uti­li­zan la tec­no­lo­gía de la pi­la de com­bus­ti­ble ya hay mo­de­los en el mer­ca­do que pue­den re­co­rrer el do­ble. El tiem­po de car­ga de los pri­me­ros os­ci­la en­tre una ho­ra y más de diez, de­pen­dien­do del ti­po de car­ga­dor uti­li­za­do y la po­ten­cia con­tra­ta­da, mien­tras que la re­car­ga de hi­dró­geno com­pri­mi­do ape­nas lle­va 5 mi­nu­tos. Se rea­li­za, ade­más, a tra­vés de una man­gue­ra, aun­que al­go di­fe­ren­te a las tra­di­cio­na­les de ga­so­li­na.

En con­tra­par­ti­da, el tan­que de hi­dró­geno res­ta es­pa­cio al ma­le­te­ro y, por otra par­te, el pre­cio de es­tos vehícu­los es con­si­de­ra­ble­men­te ma­yor al de los eléc­tri­cos de ión­li­tio: al­re­de­dor de 60.000 eu­ros los mo­de­los que ya es­tán en el mer­ca­do (en Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos co­mo Ale­ma­nia), co­mo el To­yo­ta Mi­rai. Ade­más, ac­tual­men­te la in­fra­es­truc­tu­ra de pun­tos de re­car­ga de hi­dró­geno es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te en Es­pa­ña, lo que li­mi­ta mu­cho las po­si­bi­li­da­des de uti­li­za­ción de uni­da­des de es­te ti­po.

CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO

El hi­dró­geno es un me­dio lim­pio y efi­cien­te pa­ra pro­du­cir elec­tri­ci­dad, no vul­ne­ra­ble a las fluc­tua­cio­nes en la ofer­ta de su­mi­nis­tro co­mo el pe­tró­leo. Ade­más de no ge­ne­rar emi­sio­nes de CO2 al uti­li­zar­se, pre­sen­ta tam­bién ma­yor den­si­dad de po­ten­cia que las ba­te­rías eléc­tri­cas, y es fá­cil de trans­por­tar y al­ma­ce­nar. Se pue­de uti­li­zar no so­lo pa­ra pro­por­cio­nar ener­gía a los vehícu­los —par­ti­cu­la­res y tam­bién au­to­bu­ses, ta­xis, ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras y otros—, sino tam­bién a los ho­ga­res. No es una tec­no­lo­gía nue­va y bas­ta re­cor­dar que la mi­sión del Apo­lo XI que lle­vó al hom­bre a la Lu­na in­cluía pi­las de com­bus­ti­ble pa­ra ge­ne­rar agua.

Con el cam­bio cli­má­ti­co co­mo una de las ma­yo­res ame­na­zas que se cier­nen so­bre el pla­ne­ta —es­ta mis­ma se­ma­na el pa­nel in­ter­gu­ber­na­men­tal de la ONU aler­ta­ba de que es­ta­mos al­can­zan­do la fe­cha lí­mi­te o de no re­torno pa­ra evi­tar la ca­tás­tro­fe e ins­ta­ba a «cam­bios sin pre­ce­den­tes» pa­ra li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal a 1,5 gra­dos— y el sec­tor del trans­por­te co­mo prin­ci­pal res­pon­sa­ble, el hi­dró­geno apa­re­ce co­mo una so­lu­ción es­pe­ran­za­do­ra pa­ra con­se­guir un mun­do más lim­pio.

Sin em­bar­go, al igual que la ge­ne­ra­ción de la ener­gía eléc­tri­ca y de otras al­ter­na­ti­vas a los com­bus­ti­bles fó­si­les (GNC, GLP) no es to­tal­men­te lim­pia, sino que lle­va apa­re­ja­da una im­por­tan­te hue­lla de car­bono, la fa­bri­ca­ción de hi­dró­geno tam­po­co es ver­de cien por cien. El hi­dró­geno se ob­tie­ne prin­ci­pal­men­te del gas na­tu­ral, y ló­gi­ca­men­te su ex­trac­ción y pro­ce­sa­do im­pli­can li­be­rar in­gen­tes can­ti­da­des de dió­xi­do de car­bono a la at­mós­fe­ra. Si to­do el par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co eu­ro­peo uti­li­za­se hi­dró­geno, las emi­sio­nes se re­du­ci­rían un 45 %, pe­ro to­da­vía se­gui­ría ha­bien­do con­ta­mi­na­ción.

La so­lu­ción es lo que se de­no­mi­na «hi­dró­geno ver­de», es de­cir, aquel en cu­ya fa­bri­ca­ción in­ter­vie­nen fuen­tes de ener­gía re­no­va­bles, co­mo la eó­li­ca o la so­lar. Es la reac­ción quí­mi­ca más sen­ci­lla, apli­car elec­tri­ci­dad al agua pa­ra se­pa­rar el oxí­geno del hi­dró­geno (elec­tró­li­sis). Pe­ro aquí en­tran mu­chos fac­to­res que tie­nen que ver con los in­tere­ses de las gran­des pe­tro­le­ras, que tam­bién son su­per­pro­duc­to­ras de gas na­tu­ral y po­drían pre­fe­rir es­te hi­dro­car­bu­ro co­mo mé­to­do pa­ra con­se­guir hi­dró­geno. O de las eléc­tri­cas, que de mo­men­to ga­nan la ca­rre­ra de la era de la mo­vi­li­dad al­ter­na­ti­va con las ba­te­rías Li-ion.

El Hyun­dai Ne­xo tie­ne una au­to­no­mía de 666 ki­ló­me­tros se­gún el ci­clo WLTP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.