Ha­cia un mo­de­lo de desa­rro­llo a lar­go pla­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ja­vier Sei­jo

Te­ne­mos un pro­ble­ma co­mo ciu­da­da­nos so­li­da­rios con nues­tros con­ve­ci­nos que tra­ba­jan en Al­coa. Y no so­lo eso: lo te­ne­mos con nues­tra tie­rra, que de­sea pro­gre­sar, man­te­ner sus tra­ba­jos y desa­rro­llar sus re­cur­sos pa­ra crear ri­que­za. Y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que de­be­mos co­mo co­lec­ti­vo en­con­trar so­lu­ción.

Al mis­mo tiem­po, co­mo con­tri­bu­yen­tes ga­lle­gos, de­be­mos pre­gun­tar­nos: ¿Có­mo ha si­do po­si­ble que en nues­tra su­pues­ta po­lí­ti­ca in­dus­trial las sub­ven­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias otor­ga­das a Al­coa no lle­ga­sen ni a ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la ac­ti­vi­dad en A Co­ru­ña y Avi­lés? ¿Có­mo es po­si­ble ad­mi­tir que tal can­ti­dad de re­cur­sos pú­bli­cos se ha­yan des­ti­na­do a una fi­na­li­dad tan frus­tran­te?

De­jan­do a un la­do la sor­pre­sa por la au­sen­cia de pro­to­co­los de ga­ran­tía, au­di­to­rías o pro­ce­di­mien­tos pa­ra la va­li­da­ción de los com­pro­mi­sos su­pues­ta­men­te sus­cri­tos con la em­pre­sa Al­coa, una vez más aña­di­mos a nues­tra his­to­ria eco­nó­mi­ca un fra­ca­so fi­nan­cia­do por to­dos, por más que pa­ra al­guno el di­ne­ro de to­dos «no es de na­die», po­si­ción des­de la que se en­ten­de­ría me­jor una opa­ca po­lí­ti­ca con­sis­ten­te en sub­ven­cio­nar cos­tes de pro­duc­ción sin la mí­ni­ma con­tra­par­ti­da ni si­quie­ra de con­ti­nui­dad, en lu­gar de una po­lí­ti­ca de ayu­das em­pre­sa­ria­les que con­tri­bu­ya a con­so­li­dar pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos.

Se­rá que, co­mo ob­ser­vó Adam Smith, el pa­dre de los eco­no­mis­tas mo­der­nos, «ra­ra vez se ve­rán jun­tar­se los de la mis­ma pro­fe­sión u ofi­cio, aun­que sea con mo­ti­vo de di­ver­sión o de otro accidente ex­tra­or­di­na­rio, que no con­clu- yan sus jun­tas y sus con­ver­sa­cio­nes en al­gu­na com­bi­na­ción o con­cier­to con­tra el be­ne­fi­cio co­mún, con­vi­nién­do­se en le­van­tar los pre­cios de sus ar­te­fac­tos o mer­ca­de­rías». El ca­so es que mal­gas­ta­mos re­cur­sos que se es­ca­pan por el su­mi­de­ro de nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra ob­te­ner su po­ten­cial va­lor aña­di­do.

Al­coa ne­ce­si­ta tan­ta elec­tri­ci­dad co­mo la que con­su­men las ciu­da­des im­por­tan­tes de Ga­li­cia y el gas­to en ener­gía es el gran pro­ble­ma que jus­ti­fi­ca el com­por­ta­mien­to de la mul­ti­na­cio­nal. De mo­do que el pre­cio de una ener­gía que no pro­du­ci­mos de ma­ne­ra com­pe­ti­ti­va ni su­fi­cien­te es so­por­ta­do por las fa­mi­lias y pe­que­ñas em­pre­sas en fa­vor de sec­to­res al­ta­men­te de­man­dan­tes. Es más, es­ca­ti­ma­mos una po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca de­mo­crá­ti­ca ha­cia nues­tras ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las y ga­na­de­ras, fo­res­ta­les, etc. a quie­nes ni si­quie­ra per­mi­ti­mos la pro­duc­ción pro­pia a par­tir de fuen­tes re­no­va­bles.

Re­co­no­ce­mos la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con­traí­da con los tra­ba­ja­do­res, que es tan­to su de­re­cho co­mo nues­tra obli­ga­ción, que cuen­tan con nues­tro apo­yo solidario. Pe­ro no de­be ser me­nos fir­me la obli­ga­ción de evi­tar la coar­ta­da pa­ra el man­te­ni­mien­to de un es­ta­do de la si­tua­ción en que da la im­pre­sión de que los tra­ba­ja­do­res nun­ca fue­ron el ver­da­de­ro ob­je­to de aten­ción.

To­me­mos no­ta de los fra­ca­sos, y tra­ba­je­mos en ma­du­rar un mo­de­lo de desa­rro­llo con ver­da­de­ra óp­ti­ca de lar­go pla­zo, cen­tra­do en el apro­ve­cha­mien­to sos­te­ni­ble de los bue­nos re­cur­sos que dis­po­ne­mos en Ga­li­cia. Las nue­vas tec­no­lo­gías, la ro­bo­ti­za­ción, y la ne­ce­si­dad de cam­biar ha­cia un mo­de­lo sos­te­ni­ble y ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­te han de lle­gar tam­bién a nues­tros sec­to­res tra­di­cio­na­les, que son, no lo ol­vi­de­mos, aque­llos en los que so­mos real­men­te re­sis­ten­tes, com­pe­ti­ti­vos, y es­tán me­nos ame­na­za­dos por la des­lo­ca­li­za­ción: el agro, el fo­res­tal, la pes­ca, … Ha­gá­mos­lo con el con­ven­ci­mien­to de que sin el desa­rro­llo de las zo­nas ru­ra­les, el de las ur­ba­nas y ca­be­ce­ras co­mar­ca­les siem­pre se­rá en­de­ble. Ha­gá­mos­lo dan­do el pro­ta­go­nis­mo a las per­so­nas que co­no­cen el te­rreno, me­jo­re­mos su for­ma­ción, res­pe­te­mos y apo­ye­mos sus ini­cia­ti­vas, y per­mi­tá­mos­les em­pren­der.

Tie­nen fa­ma los es­co­ce­ses de ser des­con­fia­dos y ta­ca­ños. Adam Smith, es­co­cés, eco­no­mis­ta y fi­ló­so­fo ilus­tra­do, tam­bién es­cri­bió: «El go­ber­nan­te que in­ten­ta­se di­ri­gir a los par­ti­cu­la­res res­pec­to de la for­ma de em­plear sus res­pec­ti­vos ca­pi­ta­les, to­ma­ría a su car­go una em­pre­sa im­po­si­ble, y se arro­ga­ría una au­to­ri­dad que no pue­de con­fiar­se pru­den­te­men­te ni a una so­la per­so­na, ni a un se­na­do o con­se­jo, y nun­ca se­ría más pe­li­gro­so ese em­pe­ño que en ma­nos de una per­so­na lo su­fi­cien­te­men­te pre­sun­tuo­sa e in­sen­sa­ta co­mo pa­ra con­si­de­rar­se ca­paz de tal co­me­ti­do».

Han pa­sa­do más de dos si­glos, el mun­do ha cam­bia­do con ve­lo­ci­dad, y es­te pen­sa­dor es­co­cés si­gue me­re­cien­do nues­tra aten­ción.

Ja­vier Sei­jo es eco­no­mis­ta del Gru­po Col­mei­ro y pro­fe­sor de la Uned en A Co­ru­ña.

El pre­cio de la ener­gía con­di­cio­na la pro­duc­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.