EL TES­TA­MEN­TO DI­GI­TAL PER­MI­TE LEGAR LOS PER­FI­LES EN RE­DES

Los es­pa­ño­les tie­nen des­de ha­ce se­ma­nas un nue­vo de­re­cho, el de nom­brar a un be­ne­fi­cia­rio de los datos per­so­na­les en In­ter­net Có­mo y por qué de­be­rías ha­cer un tes­ta­men­to di­gi­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Pon­ga­mos que un you­tu­ber glo­rio­so, de los de mu­chos ce­ros en sus con­ta­do­res de se­gui­do­res, se em­bol­sa unos 300.000 eu­ros al mes por el con­te­ni­do que ge­ne­ra, al­ma­ce­na y distribuye a tra­vés de In­ter­net. Y pon­ga­mos que ma­ña­na el po­pu­lar in­fluen­cer su­fre un trá­gi­co ac­ci­den­te que ses­ga su fu­gaz y emu­la­da vi­da. ¿Qué pa­sa con su le­ga­do, con la mo­ne­ti­za­ción de sus ví­deos? ¿A quién per­te­ne­ce su tra­yec­to­ria y obras, ale­gre­men­te subidas a la red ha­cien­do mi­llo­na­rias a las mar­cas que has­ta aho­ra mis­mo las pa­tro­ci­na­ban? Pon­ga­mos que el pró­xi­mo Fos­ter Wa­lla­ce lle­va me­ses pa­rien­do a os­cu­ras, fren­te a una pan­ta­lla de re­ti­na, la gran no­ve­la del si­glo XXI y que, re­pen­ti­na­men­te, en ple­na no­che, de­ja de res­pi­rar. ¿Quién se ha­ce car­go de tal do­te, de quién es la pro­pie­dad in­te­lec­tual de los ca­pí­tu­los re­dac­ta­dos?

Y pon­ga­mos que a la arri­ba fir­man­te le atro­pe­lla den­tro de un ra­to un ca­mión cru­zan­do la ca­lle, una ma­ce­ta des­pis­ta­da so­bre su ca­be­za, un vahí­do que aca­ba en mal diag­nós­ti­co: ¿En tie­rra de quién per­ma­ne­cen to­dos mis datos ce­di­dos sin pu­dor a In­ter­net, quién ma­ne­ja­rá mis per­fi­les en las re­des, a dón­de irán a pa­rar mis ins­tan­tá­neas con tan­to ce­lo pro­te­gi­das de so­li­ci­tu­des de amis­tad no acep­ta­das? Des­de es­te oc­tu­bre, los es­pa­ño­les tie­nen un de­re­cho más: el del tes­ta­men­to di­gi­tal, re­co­gi­do en la nue­va Ley de Pro­tec­ción de Datos apro­ba­da el pa­sa­do día 18 en el Con­gre­so. En sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des po­drán nom­brar al be­ne­fi­cia­rio de la in­for­ma­ción per­so­nal al­ma­ce­na­da en la red, in­clu­yen­do cuen­tas de co­rreo o per­fi­les de pla­ta­for­mas so­cia­les, y es­pe­ci­fi­car al «al­ba­cea» que obe­dez­ca las ins­truc­cio­nes re­ci­bi­das pa­ra la uti­li­za­ción o eli­mi­na­ción de sus cuen­tas. En ca­so con­tra­rio, se­rán los fa­mi­lia­res los que po­drán so­li­ci­tar el ac­ce­so a es­tos datos, pa­ra pe­dir «rec­ti­fi­ca­ción o su­pre­sión», a me­nos que el fa­lle­ci­do (in­clu­yen­do a me­no­res de edad) se hu­bie­se ne­ga­do ex­pre­sa­men­te. Es­pe­ci­fi­ca An­dré Cas­te­lo Pi­chel, so­cio di­rec­tor de la con­sul­to­ra ga­lle­ga es­pe­cia­li­za­da en de­re­cho tec­no­ló­gi­co APDTIC, que el ar­tícu­lo 96 de di­cha nor­ma «re­co­no­ce el de­re­cho de ac­tua­ción de ter­ce­ros vin­cu­la­dos a la per­so­na fa­lle­ci­da pa­ra ac­tuar fren­te a los pres­ta­do­res de ser­vi­cios de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, siem­pre y cuan­do, la per­so­na que ha fa­lle­ci­do no lo hu­bie­se prohi­bi­do o así lo es­ta­blez­ca una ley». «Di­cha prohi­bi­ción no afec­ta­rá al de­re­cho de los he­re­de­ros a ac­ce­der a los con­te­ni­dos que pu­die­sen for­mar par­te del cau­dal re­lic­to», apun­ta, con­jun­to de bie­nes y obli­ga­cio­nes que for­man el pa­tri­mo­nio del que mue­re.

Cri­sis si las con­tra­se­ñas se pier­den: hoy en día, es ca­si im­po­si­ble ac­ce­der a una cuen­ta pri­va­da si no se co­no­ce el có­di­go que fun­cio­na de lla­ve, así que en es­tos ca­sos, va­lio­sas po­se­sio­nes so­lían que­dar irre­me­dia­ble­men­te atra­pa­das en un lim­bo abs­trac­to y muy im­pre­ci­so que em­pie­za —de mo­men­to, de for­ma muy in­ci­pien­te— a con­cre­tar­se. Los datos siem­pre van a per­te­ne­cer a su au­tor, pe­ro la nue­va LOPD «de­ja cla­ro quién po­drá te­ner ac­ce­so y em­pren­der ac­cio­nes fren­te a los pres­ta­do­res de ser­vi­cios de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción pa­ra ac­ce­der, de­ci­dir y en su ca­so su­pri­mir la in­for­ma­ción per­so­nal vin­cu­la­da al fa­lle­ci­do», in­ter­pre­ta Cas­te­lo. Si no hay ins­truc­ción, «de­be­rían per­te­ne­cer a sus he­re­de­ros». «Des­de mi pun­to de vis­ta, el de­ba­te se ge­ne­ra­rá siem­pre que el fa­lle­ci­do no ha­ya de­ja­do cla­ras sus vo­lun­ta­des di­gi­ta­les», sos­tie­ne el ex­per­to.

¿QUÉ DESGLOSAR?

La ins­truc­ción, por tan­to, es cla­ra: es­pe­ci­fi­car en dis­po­si­cio­nes con­cre­tas claves de ac­ce­so y he­re­de­ros de­sig­na­dos pa­ra ma­nio­brar con es­ta in­for­ma­ción. Re­co­mien­da Cas­te­lo, pa­ra que no ha­ya op­ción a du­da, rea­li­zar un tes­ta­men­to ge­ne­ral y otro que con­ten­ga es­tos de­ter­mi­na­dos pre­cep­tos. «Así se pre­ser­va­rá el ac­ce­so úni­ca­men­te a aque­llos se­ña­la­dos pa­ra ello». ¿Qué desglosar en ese do­cu­men­to de vo­lun­ta­des? Cuen­tas de co­rreo, de ser­vi­cios, de sus­crip­cio­nes (que, si no se can­ce­lan, se se­gui­rán co­bran­do), cuen­tas ban­ca­rias y otros fon­dos fi­nan­cie­ros, fotos, ví­deos, tex­tos per­so­na­les al­ma­ce­na­dos en la nu­be, y to­das sus con­tra­se­ñas.

UN ES­PA­CIO CON­ME­MO­RA­TI­VO

Goo­gle, Fa­ce­book e Ins­ta­gram ya per­mi­ten dis­tin­tos me­ca­nis­mos pa­ra dar de baja per­fi­les so­cia­les de usua­rios que ya no si­gan con vi­da, in­clu­so pa­ra de­jar pre­via­men­te es­ta­ble­ci­do qué ha­cer con ellos. En las pla­ta­for­mas de Zuc­ker­berg se pue­de or­de­nar que la cuen­ta se bo­rre o que se con­vier­ta en un es­pa­cio con­me­mo­ra­ti­vo, de­sig­nan­do un con­tac­to de le­ga­do, pa­ra que fa­mi­lia­res y ami­gos com­par­tan re­cuer­dos del ser que­ri­do que ha fa­lle­ci­do. Goo­gle da la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer un pla­zo sin uso de la cuen­ta pa­ra con­si­de­rar­la inac­ti­va. En­ton­ces o bien el gi­gan­te de In­ter­net ac­ti­va la or­den de bo­rrar­la, o de ce­der­la a una per­so­na de con­fian­za con la que con­tac­ta a tra­vés de un nú­me­ro de te­lé­fono mó­vil. ¿Y a quién per­te­ne­ce una obra al­ma­ce­na­da en la red si su au­tor mue­re? «Los de­re­chos de ex­plo­ta­ción, tal y co­mo es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 26 del Tex­to Re­fun­di­do de la Ley de Pro­pie­dad In­te­lec­tual, ten­drán una du­ra­ción de 70 años des­pués de la muer­te de su crea­dor. Por lo tan­to, los he­re­de­ros de los au­to­res se­rán los que cuen­ten con es­te lí­mi­te tem­po­ral le­gal pa­ra sa­car­le ren­di­mien­to a la obra», ex­po­ne el ex­per­to.

| THIERRY ROGE / REUTERS

Los fa­mi­lia­res po­drán so­li­ci­tar el ac­ce­so a los datos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.