EU­RO­PA QUIE­RE RE­JU­VE­NE­CER LAS VI­VIEN­DAS AN­TI­GUAS

Eu­ro­pa ad­mi­te que tie­ne un pro­ble­ma en sus vi­vien­das Uno de ca­da dos edi­fi­cios ha­bi­ta­dos en Es­pa­ña tie­ne más de 40 años. La ta­sa de re­no­va­ción no lle­ga al 2 % en es­tos in­mue­bles

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Mi­la Mén­dez

Eu­ro­pa tie­ne un pro­ble­ma con su par­que in­mo­bi­lia­rio. So­lo en Es­pa­ña uno de ca­da dos edi­fi­cios ha­bi­ta­dos tie­ne más de 40 años, lo que ge­ne­ra un des­pil­fa­rro ener­gé­ti­co e in­clu­so sa­ni­ta­rio.

Cuan­do se po­ne so­bre la me­sa la ne­ce­si­dad de cum­plir con los com­pro­mi­sos es­ta­ble­ci­dos en el Acuer­do de París so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co o lo prio­ri­ta­rio de al­can­zar los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble de la ONU, po­cos pien­san en las vi­vien­das. El ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo nos lle­va a las al­tas chi­me­neas in­dus­tria­les emi­tien­do ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Sin em­bar­go, los in­mue­bles en los que vi­vi­mos o tra­ba­ja­mos tam­bién son una fuen­te con­ta­mi­nan­te. «La tran­si­ción ener­gé­ti­ca co­mien­za en ca­sa», re­cuer­da Ma­ros Sef­co­vic, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Se cal­cu­la que cer­ca del 25 % de las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes pro­vie­nen de los edi­fi­cios.

Unos de­jan es­ca­par ener­gía. Otros re­quie­ren más elec­tri­ci­dad de la ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner­se a sal­vo del frío en in­vierno y del ca­lor en ve­rano. El bol­si­llo es el pri­me­ro que se re­sien­te, pe­ro tam­bién la sa­lud. Bru­se­las aca­ba­ba de aco­ger el fo­ro in­ter­na­cio­nal don­de se pre­sen­tó el Ba­ró­me­tro de la Vi­vien­da Sa­lu­da­ble del 2018. En ba­se a es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, co­mo las de Eu­ros­tat, una de las con­clu­sio­nes del in­for­me re­fle­ja que los edi­fi­cios in­sa­nos cues­tan ca­da año 194.000 mi­llo­nes de eu­ros a las ar­cas de la Unión Eu­ro­pea en cos­tes di­rec­tos e in­di­rec­tos.

Re­ju­ve­ne­cer las vi­vien­das se ha vuel­to una prio­ri­dad en las po­lí­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad eu­ro­peas. «En Es­pa­ña, el 50 % de los edi­fi­cios ha­bi­ta­dos se cons­tru­ye­ron an­tes de 1979. Uno de ca­da dos tie­ne más de 40 años», ex­pli­ca In­grid Reu­mert, vi­ce­pre­si­den­ta de Co­mu­ni­ca­ción de Ve­lux, pro­mo­tor del es­tu­dio. El ba­ró­me­tro pre­su­pues­ta el cos­te que ten­dría en la UE la re­no­va­ción del par­que in­mo­bi­lia­rio: 295.000 mi­llo­nes de eu­ros. La in­ver­sión, ase­gu­ran, com­pen­sa. «Se­ría un aho­rro, no so­lo pa­ra los ciu­da­da­nos de for­ma in­di­vi­dual, sino pa­ra los sis­te­mas na­cio­na­les de sa­lud», ar­gu­men­ta Pe­ter Bang, di­rec­tor eje­cu­ti­vo y CFO de Ve­lux Fi­nan­ce.

Pasamos el 90 % de nues­tro tiem­po den­tro de un es­pa­cio ce­rra­do. El ai­re que res­pi­ra­mos, si la ha­bi­ta­ción no es­tá bien ven­ti­la­da, pue­de ser más con­ta­mi­nan­te que el de la ca­lle.

«En nin­gún país del mun­do exis­te PI­LO­TO. Pa­ra el es­tu­dio so­bre la sa­lud de los ho­ga­res se rea­li­za­ron pro­yec­tos pi­lo­to, co­mo el de es­ta ca­sa en Bru­se­las. «Nos cen­tra­mos tam­bién en vi­vien­das so­cia­les con un cos­te de re­no­va­ción ase­qui­ble. Hi­ci­mos un se­gui­mien­to del bie­nes­tar de sus in­qui­li­nos, que cam­bió en po­si­ti­vo», apun­ta In­grid Reu­mert. una le­gis­la­ción que obli­gue a los cons­truc­to­res a ren­dir cuen­tas. Co­mo ha­ce­mos con los co­ches, los in­mue­bles tam­bién de­be­rían es­tar so­me­ti­dos a un pe­ri­ta­je pe­rió­di­co»,

ex­pu­so en el fo­ro Fionn Ste­ven­son, pro­fe­so­ra de Di­se­ño Sos­te­ni­ble en la Uni­ver­si­dad de Shef­field, en Reino Uni­do.

El mer­ca­do, por el mo­men­to, es ti­bio en cuan­to a la de­man­da de ca­sas sa­lu­da­bles. «Se ne­ce­si­tan le­gis­la­cio­nes que im­pon­gan unos mí­ni­mos», aler­tó Kol­ja Niel­sen, CEO de Ce­bra, un des­pa­cho de ar­qui­tec­tos es­pe­cia­li­za­do en edi­fi­cios ac­ti­vos. «A quien hay que con­ven­cer es a la in­dus­tria», confesó John Som­mer, de la cons­truc­to­ra es­can­di­na­va MT Hoj­gaard. Los pro­mo­to­res, des­de la es­ca­la más gran­de a la más pe­que­ña, son el talón de Aqui­les que se re­sis­te. Vol­vien­do al sí­mil con los co­ches, la in­ves­ti­ga­do­ra Fionn Ste­ven­son ha­ce otra com­pa­ra­ción: «La gen­te en­tien­de có­mo fun­cio­nan sus vehícu­los, pe­ro no sus ca­sas. Por eso no exi­ge».

Más luz na­tu­ral, me­nos con­den­sa­ción y ais­la­mien­to. El es­tán­dar de las vi­vien­das sa­lu­da­bles ne­ce­si­ta una in­ver­sión que, de­fien­den los ex­per­tos reuni­dos en Bru­se­las, no es tan cos­to­sa co­mo pue­de pa­re­cer. «El 47 % de los eu­ro­peos que tra­ba­jan en una ofi­ci­na no tie­nen ac­ce­so di­rec­to a la luz na­tu­ral, que se vin­cu­la a in­cre­men­tos de la pro­duc­ti­vi­dad de en­tre el 6 y el 12 % en ac­ti­vi­da­des ma­nua­les y de has­ta un 25 % en ac­ti­vi­da­des men­ta­les», in­di­ca el in­for­me. La con­cien­cia­ción me­dioam­bien­tal co­mien­za en ca­sa.

Los edi­fi­cios in­sa­nos cues­tan al año 194.000 mi­llo­nes de eu­ros a la sa­ni­dad eu­ro­pea, se­gún el in­for­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.