¿DIÉ­SEL O GA­SO­LI­NA?

EL PA­SA­DO 11 DE JULIO LA MI­NIS­TRA DE TRAN­SI­CIÓN ECO­LÓ­GI­CA, TE­RE­SA RI­BE­RA, PRO­NUN­CIÓ SU FRA­SE MÁS CÉ­LE­BRE DI­CIEN­DO QUE LOS DIÉ­SEL «TIE­NEN LOS DÍAS CON­TA­DOS», DESATAN­DO UNA TORMENTA SO­BRE LA VIA­BI­LI­DAD DE ES­TOS MO­TO­RES. ¿TE­NÍA RA­ZÓN LA MI­NIS­TRA CUAN­DO CUL­PA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Juan Ares

Ana­li­za­mos diez de los co­ches más ven­di­dos en Es­pa­ña pa­ra ver qué car­bu­ran­te con­ta­mi­na más. Los re­sul­ta­dos son sor­pren­den­tes.

Lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta es que hay que re­la­ti­vi­zar el efec­to de los ga­ses de los au­to­mó­vi­les en el me­dio am­bien­te. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía pu­bli­có que en el 2013 el trans­por­te por ca­rre­te­ra so­lo fue el res­pon­sa­ble del 14 % de las emi­sio­nes de CO en to­do 2 el mun­do, por de­trás de las in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras y cons­truc­ción (17 %), de otros ti­pos de trans­por­te (18 %) y, muy es­pe­cial­men­te, de la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad y ca­lor (34 %). En Es­pa­ña, el trans­por­te por ca­rre­te­ra so­lo es res­pon­sa­ble de un 20,5 % del to­tal de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes pro­du­ci­das, muy por de­trás del 52,8 % pro­du­ci­do por los sec­to­res in­dus­trial, re­si­den­cial o co­mer­cial.

Con es­tos da­tos es­tá cla­ro que la lu­cha por re­du­cir las emi­sio­nes de CO se de­be cen­trar en otros sec­to­res más allá del au­to­mó­vil.

Pe­ro lo que lla­ma la aten­ción es que la diana del mi­nis­te­rio se ha­ya pues­to en el dié­sel, cuan­do en la ac­tua­li­dad to­dos los co­ches nue­vos que sa­len a la ca­lle con es­tos mo­to­res emi­ten me­nos CO que sus ver­sio­nes de ga­so­li­na. La nor­ma Eu­ro6, que de­ben cum­plir, les ha obli­ga­do en los úl­ti­mos años a re­ba­jar emi­sio­nes y aho­ra mis­mo son más efi­ca­ces que los de ga­so­li­na en es­te as­pec­to, tal y co­mo re­fle­ja­mos en el cua­dro de es­te re­por­ta­je, don­de com­pa­ra­mos las emi­sio­nes de los mo­de­los dié­sel y ga­so­li­na más ven­di­dos. En emi­sio­nes de CO lo más con­ve­nien­te pa­ra re­du­cir emi­sio­nes es el em­pleo de mo­to­res de com­bus­tión dié­sel.

El ex­ce­so de CO , que es el dió­xi­do de car­bono, en la at­mós­fe­ra pro­vo­ca el efec­to in­ver­na­de­ro y con ello ace­le­ra el ca­len­ta­mien­to glo­bal. En los úl­ti­mos me­ses, los ni­ve­les de CO han subido alar­man­te­men­te en Es­pa­ña y a la mi­nis­tra de Tran­si­ción eco­ló­gi­ca no se le ocu­rre más so­lu­ción que de­mo­ni­zar el mo­tor dié­sel, que emi­te me­nos CO , fa­vo­re­cien­do al de ga­so­li­na, más con­ta­mi­nan­te.

Des­de la pa­tro­nal del au­to­mó­vil en Es­pa­ña se le ha ad­ver­ti­do a la mi­nis­tra que el úni­co pro­ble­ma de los dié­sel es el nu­me­ro­so par­que an­ti­guo de es­tos mo­to­res, vehícu­los con más de diez años de an­ti­güe­dad cu­yas emi­sio­nes son real­men­te al­tas al no es­tar so­me­ti­dos a la nor­ma­ti­va Eu­ro6 que en­tró en vi­gor en el 2014.

Una vez de­mos­tra­da la me­nor agre- si­vi­dad de los dié­sel mo­der­nos fren­te a los ga­so­li­na en cues­tión de CO , so­lo que­da­ría co­mo pre­tex­to pa­ra la mi­nis­tra en sus te­sis los otros ga­ses que emi­ten los au­to­mó­vi­les, que son los NOx (óxi­dos de ni­tró­geno y par­tí­cu­las só­li­das), que es­tá de­mos­tra­do que

tie­nen efec­tos no­ci­vos so­bre la sa­lud de las per­so­nas, prin­ci­pal­men­te de ti­po res­pi­ra­to­rio.

Sin em­bar­go tam­bién so­bre es­te as­pec­to des­de An­fac, su pre­si­den­te, José Vicente de los Mo­zos, se­ña­la que «los vehícu­los dié­sel tie­nen prác­ti­ca­men­te las mis­mas emi­sio­nes de NOx que uno de ga­so­li­na y ya se es­tán apli­can­do los en­sa­yos en con­di­cio­nes reales de cir­cu­la­ción. Los avan­ces en es­ta tec­no­lo­gía se han lo­gra­do, en gran par­te, gra­cias a la in­ver­sión de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros por par­te de las com­pa­ñías de au­to­mo­ción en Es­pa­ña en los úl­ti­mos cua­tro años pa­ra ade­cuar sus lí­neas de pro­duc­ción a fin de in­te­grar cuan­to an­tes las exi­gen­cias nor­ma­ti­vas me­dioam­bien­ta­les y to­das las me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas».

Los mo­der­nos mo­to­res dié­sel equi­pa­dos con fil­tros de par­tí­cu­las y ca­ta­li­za­do­res en sus es­ca­pes y en mu­chos ca­sos con adi­ti­vos que se aña­den a los mis­mos han lo­gra­do re­du­cir drás­ti­ca­men­te las emi­sio­nes de NOx y de par­tí­cu­las, ca­si has­ta de­jar­las al mis­mo ni­vel que los de ga­so­li­na.

Lo cier­to es que la de­mo­ni­za­ción del dié­sel ha pro­vo­ca­do que los com­pra­do­res de au­to­mó­vi­les cam­bien sus há­bi­tos de com­pra y eli­jan mo­to­res de ga­so­li­na pa­ra sus nue­vos vehícu­los, los cua­les co­mo pri­mer efec­to su­birán sus ni­ve­les de CO , al mis­mo tiem­po que 2 sus con­su­mos, siem­pre más al­tos que los dié­sel, y per­ju­di­ca­rán sus bol­si­llos.

La in­jus­ti­fi­ca­ble cru­za­da con­tra los dié­sel pue­de per­ju­di­car igual­men­te a las fá­bri­cas es­pa­ño­las, que son pro­duc­to­ras en un 80 % de vehícu­los do­ta­dos de es­te ti­po de mo­to­res. In­clu­so, en ca­sos co­mo la fac­to­ría vi­gue­sa de PSA, don­de su ma­yor pro­duc­ción se cen­tra en las fur­go­ne­tas, es­tos va­lo­res son más al­tos. Mi­les de pues­tos de tra­ba­jo de una in­dus­tria fun­da­men­tal pa­ra nues­tro país se pue­den ver per­ju­di­ca­dos por de­ci­sio­nes po­co res­pon­sa­bles.

HÍ­BRI­DOS Y ELÉC­TRI­COS

Mu­chos apun­tan que los co­ches hí­bri­dos y eléc­tri­cos pue­den ser la so­lu­ción, el re­cam­bio pa­ra los de­nos­ta­dos dié­sel. Pe­ro es tan in­jus­to de­mo­ni­zar los mo­to­res dié­sel co­mo en­tro­ni­zar los hí­bri­dos y eléc­tri­cos. Los co­ches hí­bri­dos, fue­ra de en­tor­nos ur­ba­nos a es­ca­sa ve­lo­ci­dad, tra­ba­jan prác­ti­ca­men­te igual que los mo­to­res de ga­so­li­na con­ven­cio­na­les. Nos re­fe­ri­mos a con­su­mos y por tan­to emi­sio­nes. Tie­nen tam­bién el pro­ble­ma de unas ca­jas de cam­bio au­to­má­ti­cas po­co efi- ca­ces que no ayu­dan pre­ci­sa­men­te en sus con­su­mos. Los da­tos de con­su­mo que al­gu­nos fa­bri­can­tes de hí­bri­dos ex­hi­bían has­ta aho­ra se­rán di­fí­cil­men­te igua­la­bles con la nue­va nor­ma de me­di­ción WLTP. Ahí se des­cu­bri­rá real­men­te la ver­dad de los hí­bri­dos, al me­nos de los que co­no­ce­mos has­ta aho­ra, en con­di­cio­nes reales.

Por su par­te los eléc­tri­cos, pe­se a su es­ca­sa au­to­no­mía, pue­den pre­su­mir de emi­sio­nes ce­ro, es cier­to, en su con­su­mo dia­rio. Pe­ro so­lo hay que co­no­cer la red ener­gé­ti­ca pri­ma­ria es­pa­ño­la, pa­ra des­cu­brir que la re­car­ga de las ba­te­rías de un au­to­mó­vil eléc­tri­co de­pen­de en gran me­di­da de cen­tra­les eléc­tri­cas que ge­ne­ran su ener­gía de ma­te­ria­les fó­si­les co­mo el car­bón. Al fi­nal es dar­le la vuelta pa­ra aca­bar en lo mis­mo. Y en­ci­ma, ca­da ba­te­ría de co­che eléc­tri­co son cua­tro­cien­tos ki­los de li­tio, que ha­brá que re­ci­clar cuan­do aca­be su vi­da útil y eso es muy su­cio, por no de­cir que si se cum­plen las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to de los eléc­tri­cos no ha­brá li­tio su­fi­cien­te pa­ra fa­bri­car­los.

¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aban­do­nar el dié­sel o se­rá un error, otro más, en po­lí­ti­ca me­dioam­bien­tal? Pa­re­ce que al­guien no cuen­ta la ver­dad.

¿Qué ha­ce­mos re­cha­zan­do el dié­sel por con­ta­mi­nan­te mien­tras com­pra­mos pe­sa­dos y po­co ae­ro­di­ná­mi­cos SUV de al­tos con­su­mos y emi­sio­nes?

LAS CIU­DA­DES Y LOS CO­CHESEs con­ve­nien­te re­du­cir des­pla­za­mien­tos en co­che por las ciu­da­des, pe­ro pa­ra ello es me­jor ha­cer apar­ca­mien­tos pe­ri­me­tra­les con trans­por­tes co­lec­ti­vos y cons­truir ca­rri­les pa­ra vehícu­los al­ter­na­ti­vos, an­tes que li­mi­tar el uso de co­ches mo­der­nos y res­pe­tuo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.