C.J. TUDOR

Los adul­tos lle­va­mos den­tro lo que, de ni­ños, nos asus­ta­ba en la os­cu­ri­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Alos 46 años, ha pa­sa­do de pa­sea­do­ra de pe­rros a best se­ller in­ter­na­cio­nal elo­gia­da por Step­hen King. Se lo de­be a su pri­me­ra no­ve­la, El hom­bre de ti­za (Pla­za&ja­nés), una his­to­ria so­bre ni­ños que se in­ter­nan en la os­cu­ri­dad y adul­tos que in­ten­tan sa­lir de ella. Y hom­bres de ti­za, cla­ro.

Mu­jer­hoy. Su no­ve­la tra­ta so­bre unos ni­ños que in­ven­tan un có­di­go se­cre­to a ba­se de mo­ni­go­tes de ti­za, que lue­go apa­re­ce en el es­ce­na­rio de un cri­men. ¿Có­mo se le ocu­rrió? C.J. Tudor. A mi hi­ja le re­ga­la­ron unas ti­zas de co­lo­res, y nos pu­si­mos a di­bu­jar mo­ni­go­tes en la en­tra­da de ca­sa. Por la no­che, abrí la puer­ta, la luz se en­cen­dió y... di un res­pin­go al ver­los. Eran es­pe­luz­nan­tes. Esa fue la chis­pa. Al día si­guien­te me pu­se a es­cri­bir.

Re­sul­ta cu­rio­so có­mo los ob­je­tos in­fan­ti­les pue­den re­sul­tar­nos ate­rra­do­res...

Sí, lo inocen­te y lo os­cu­ro con­vi­ven. Tal vez, de adul­tos, lle­va­mos den­tro las co­sas (ca­jas de mú­si­ca, pa­ya­sos) que de ni­ños nos asus­ta­ban en la os­cu­ri­dad. A mí, las mu­ñe­cas de mi hi­ja me ate­rran.

¿Hay al­go au­to­bio­grá­fi­co en la tra­ma?

Yo cre­cí en un pue­blo pe­que­ño, co­mo el de la no­ve­la. El per­so­na­je pro­ta­go­nis­ta ex­plo­ra lo que te pa­sa cuan­do nun­ca te vas de un si­tio así. Y el gru­po de ni­ños es­tá ins­pi­ra­do en mis ami­gas de la in­fan­cia.

Us­ted lle­va­ba ya 10 años es­cri­bien­do cuan­do por fin lo­gró pu­bli­car. Sí, ha si­do un ca­mino lar­go. Tras el na­ci­mien­to de mi hi­ja, pen­sé que ya no lo lo­gra­ría. Por eso siem­pre di­go que El hom­bre de ti­za me lle­vó seis me­ses de es­cri­tu­ra... y 10 años de pre­pa­ra­ción. Pe­ro em­pe­cé a es­cri­bir tar­de. Tam­bién tu­ve a mi hi­ja tar­de. Ten­go ten­den­cia a ha­cer las co­sas tar­de en la vi­da.

¿El éxi­to le ha cam­bia­do la vi­da?

En al­gu­nos sen­ti­dos, no. Pe­ro aho­ra via­jo a si­tios in­creí­bles, ten­go una red de seguridad y pue­do es­cri­bir a tiem­po com­ple­to, lo que es un pri­vi­le­gio. Mi se­gun­da no­ve­la ya es­tá ter­mi­na­da. Y agra­dez­co que es­te mo­men­to me ha­ya lle­ga­do tar­de. Creo que, a los vein­ti­tan­tos, me ha­bría vuel­to lo­ca. A los 46 sé que si es­to no du­ra, ten­go otras co­sas: mi pa­re­ja, mi hi­ja. Pue­do vol­ver a pa­sear pe­rros. No es el fin del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.