La crea­do­ra DEL TIN­DER fe­mi­nis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea - WHITNEY WOLFE

Las mu­je­res del si­glo XXI es­tu­dian don­de quie­ren, co­men, vis­ten, y com­pran lo que les gus­ta, via­jan, ha­cen de­por­te, se pre­sen­tan a las elec­cio­nes. Pe­ro, ¿son por ello in­de­pen­dien­tes? Si nos fi­ja­mos en su re­la­ción con los hom­bres no es­tá tan cla­ro. En ese as­pec­to a ve­ces es inevi­ta­ble pre­gun­tar­se si es­ta­mos más cer­ca de los años 50 que del fu­tu­ro. Y lo mis­mo su­ce­de en cam­pos co­mo el de la tec­no­lo­gía y el di­ne­ro. Es de­cir, co­mo en Si­li­con Va­lley. Whitney Wolfe fue una de las pri­me­ras mu­je­res en al­zar­se con­tra es­te po­der: sien­do una de las fun­da­do­ras de Tin­der –la web de ci­tas con 50 mi­llo­nes de usua­rios–, en 2014 les de­man­dó por dis­cri­mi­na­ción y aco­so se­xual. Era la vi­ce­pre­si­den­ta de Mar­ke­ting y, tras man­te­ner una bre­ve re­la­ción con uno de los so­cios, Jus­tin Ma­teen, él em­pe­zó a man­dar­le men­sa­jes in­sul­tan­tes, a lla­mar­la “pu­ta” en las reunio­nes y a de­cir que una mu­jer jo­ven en un pues­to co­mo el su­yo ha­cía pa­re­cer a la em­pre­sa “una bro­ma”. Si­guien­do el ejem­plo de Wolfe de­ce­nas de de­man­das por dis­cri­mi­na­ción sur­gie­ron por to­do Si­li­con Va­lley, en­tre otras con­tra Twit­ter y Fa­ce­book. Tin­der ne­gó las acu­sa­cio­nes pe­ro lle­gó a un acuer­do de un mi­llón de dó­la­res con Wolfe. Las pre­sio­nes fue­ron in­so­por­ta­bles pa­ra Whitney, pe­ro lo que es­tu­vo a pun­to de lle­var­la a una de­pre­sión fue­ron los in­sul­tos, el me­nos­pre­cio y el vi­trio­lo des­truc­ti­vo que lan­za­ron con­tra ella los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Esa cultura per­ver­sa om­ni­pre­sen­te que la­mi­na a las mu­je­res por atre­ver­se a cues­tio­nar las re­glas del jue­go y a to­mar la ini­cia­ti­va, y que con­vier­te su pa­la­bra en na­da. Esa cultura que di­ce: “Te lo tie­nes me­re­ci­do, así que me­jor cá­lla­te”. Pe­ro en lu­gar de de­jar­se caer, Whitney se pu­so ma­nos a la obra y, po­cos me­ses des­pués del acuer­do eco­nó­mi­co con su exem­pre­sa, lan­zó Bum­ble, otra apli­ca­ción de da­ting, pe­ro con una di­fe­ren­cia: so­lo ellas pue­den ini­ciar una con­ver­sa­ción. La pe­lo­ta siem­pre es­tá en el te­ja­do de las mu­je­res, que pue­den se­ña­lar con fa­ci­li­dad los co­men­ta­rios abu­si­vos. Hoy cuen­ta con 80 mi­llo­nes de re­la­cio­nes y va­le mil mi­llo­nes de dó­la­res. La re­vis­ta For­bes ha in­clui­do a Wolfe en­tre las 100 per­so­nas me­no­res de 30 años más in­flu­yen­tes del mun­do y mu­chos lla­man a su app el Tin­der fe­mi­nis­ta. Qui­zá lo sea, o qui­zá se tra­te so­lo de un mi­cro­cos­mos pro­te­gi­do, que no cam­bia el mun­do real. Pe­ro pa­ra Whitney crear co­mu­ni­da­des don­de las mu­je­res mar­quen las re­glas del jue­go y den el pri­mer pa­so es la cla­ve. Quien elige pri­me­ro siem­pre lle­va­rá la ini­cia­ti­va y eso lo cam­bia to­do en una re­la­ción. ELENA CAS­TE­LLÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.