Li­ya Ke­be­de

LA TOP QUE LU­CHA PA­RA QUE LAS AFRI­CA­NAS NO MUE­RAN EN EL PAR­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada - Por ANA SAN­TOS

Li­ya Ke­be­de (Adís Abe­ba, Etio­pía, 1978) pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo una de las gran­des mo­de­los de co­mien­zos del pre­sen­te si­glo. Y no so­lo por ser una mu­jer be­llí­si­ma de de­li­ca­dos ras­gos afri­ca­nos y 1,78 m de im­po­nen­te es­ta­tu­ra que ha con­se­gui­do to­do aque­llo a lo que una top pue­de as­pi­rar en el uni­ver­so fas­hion. Lo me­jor es que no se ha con­for­ma­do con eso y ha sa­bi­do com­pa­gi­nar su bri­llan­te ca­rre­ra con to­do lo que de ver­dad era im­por­tan­te pa­ra ella: la fa­mi­lia, el ci­ne y la fi­lan­tro­pía. Y si­gue ha­cién­do­lo. So­lo que aho­ra li­de­ra ini­cia­ti­vas que unen mo­da y com­pro­mi­so so­cial. Co­mo la co­lec­ción de ac­ce­so­rios pa­ra es­ta tem­po­ra­da que ha crea­do con su fir­ma so­li­da­ria, Lem­lem (que sig­ni­fi­ca flo­re­cer en amá­ri­co, la len­gua ofi­cial etío­pe), en co­la­bo­ra­ción con el di­se­ña­dor fran­cés Pierre Hardy. Sus co­mien­zos ha­brían si­do muy si­mi­la­res a los de cual­quier top mo­del, de no ser por­que no vi­vía ni en Ho­lan­da ni en Es­ta­dos Uni­dos, sino en un país afri­cano con gra­ves ca­ren­cias y ajeno al cir­cui­to de la mo­da. Úni­ca chi­ca de una fa­mi­lia aco­mo­da­da de cin­co her­ma­nos de Adís Abe­ba –su pa­dre era di­rec­ti­vo de Et­hio­pian Air­li­nes y su ma­dre, re­la­cio­nes pú­bli­cas–, a Li­ya la des­cu­brió un di­rec­tor de ar­te ga­lo cuan­do es­tu­dia­ba en el li­ceo fran­cés de la ca­pi­tal etío­pe. Es­te le pu­so en con­tac­to con una agen­cia de mo­de­los fran­ce­sa. Pe­ro, a pe­sar de que ya ha­bía par­ti­ci­pa­do en al­gún des­fi­le (y de que de­co­ra­ba su ha­bi­ta­ción con fotos de su ido­la­tra­da Nao­mi Camp­bell), pre­fi­rió aca­bar los es­tu­dios an­tes de tras­la­dar­se a Pa­rís. Cuan­do por fin dio el pa­so, se en­con­tró con que el mun­do de la mo­da era una jun­gla. “So­lo aguan­té dos me­ses. Ha­bía mu­cha com­pe­ten­cia y te­nía que es­tar pe­lean­do cons­tan­te­men­te”, re­cuer­da. Su si­guien­te des­tino fue Chicago, don­de vi­vía uno de sus her­ma­nos, pe­ro la si­tua­ción no me­jo­ró. “Es­tu­ve dos años y me­dio ha­cien­do ca­tá­lo­gos has­ta que me ins­ta­lé en Nue­va York en el año 2000. De­ci­dí que, si no triun­fa­ba allí, me pon­dría a es­tu­diar”, aña­de. El an­sia­do mi­la­gro se pro­du­jo gra­cias a Tom Ford, en­ton­ces di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci, que la fi­chó pa­ra la fir­ma na­da más co­no­cer­la. “Su be­lle­za me cau­ti­vó. Li­ya tie­ne una fuer­za in­creí­ble y des­ti­la exo­tis­mo, pe­ro tam­bién es dul­ce, ele­gan­te y fe­me­ni­na”, ex­pli­ca­ba en­ton­ces el di­se­ña­dor. Lo cu­rio­so es que, en mi­tad de su mo­men­to de glo­ria, Li­ya de­ci­dió dar un gi­ro de ti­món a su ca­rre­ra pa­ra cen­trar­se en su vi­da per­so­nal. Se aca­ba­ba de ca­sar con el acau­da­la­do fi­nan­cie­ro etío­pe Kassy Ke­be­de –del que se di­vor­ció en 2015– y es­pe­ra­ba su pri­mer hi­jo, Suhul. Ape­nas es­tu­vo apar­ta­da de los fo­cos una tem­po­ra­da y re­gre­só con­ver­ti­da en una de las tops más so­li­ci­ta­das del mun­do. En 2003 con­si­guió to­do un hi­to: con­ver­tir­se en la pri­me­ra mo­de­lo de co­lor en fir­mar un mi­llo­na­rio con­tra­to con una fir­ma de be­lle­za (Es­tée Lau­der), al­go que se le ha­bía re­sis­ti­do a la mis­mí­si­ma Nao­mi Camp­bell. Pe­ro la etío­pe nun­ca ha que­ri­do des­ta­car­lo de­ma­sia­do. “Cuan­ta más im­por­tan­cia le de­mos al he­cho de que una mo­de­lo de co­lor ten­ga éxi­to, me­nos con­tri­bui­mos a la nor­ma­li­za­ción de su pre­sen­cia”, jus­ti­fi­ca.

La fa­mi­lia an­te to­do

En 2005 vol­vió a desafiar esa re­gla no es­cri­ta que des­acon­se­ja in­te­rrum­pir una exi­to­sa ca­rre­ra pa­ra ser ma­dre, y tu­vo a su se­gun­da hi­ja, Raee. En ese mo­men­to co­men­zó a prio­ri­zar otros in­tere­ses. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud la es­co­gió co­mo em­ba­ja­do­ra y de­ci­dió crear la fun­da­ción Li­ya Ke­be­de –más tar­de re­bau­ti­za­da co­mo Lem­lem–, con el fin de me­jo­rar las con­di­cio­nes de las mu­je­res afri­ca­nas cuan­do que se que­dan em­ba­ra-

“El mun­do de la mo­da en Pa­rís era una jun­gla; te­nías que es­tar siem­pre pe­lean­do”.

za­das, ade­más de edu­car en to­do lo re­la­cio­na­do con la sa­lud re­pro­duc­ti­va y ma­terno-in­fan­til y de in­cre­men­tar el nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les y cen­tros sa­ni­ta­rios de­di­ca­dos a es­ta ta­rea. “Ca­da año, 162.000 mu­je­res mue­ren en Áfri­ca por com­pli­ca­cio­nes du- ran­te el em­ba­ra­zo y el par­to. En­tre otras co­sas, por­que la ma­yo­ría de los na­ci­mien­tos tie­ne lu­gar en ca­sa. En paí­ses co­mo Etio­pía, cuan­do una mu­jer se que­da em­ba­ra­za­da sue­le de­cir­se que tie­ne un pie en la tum­ba”, afir­ma. Tam­bién con­fie­sa que te­ner hi­jos la ha ins­pi­ra­do mu­cho a la ho­ra de que­rer ayu­dar a otras ma­dres. “De­seo que los míos al­can­cen sus me­tas, pe­ro tam­bién que sean com­pa­si­vos y cons­cien­tes de que hay otras per­so­nas y otras ne­ce­si­da­des en el mun­do”, afir­ma. No con­ten­ta con es­ta ini­cia­ti­va, en uno de sus ha­bi- tua­les via­jes a su país de ori­gen Ke­be­de des­cu­brió a un gru­po de te­je­do­ras tra­di­cio­na­les que veían pe­li­grar su tra­ba­jo y de­ci­dió ayudarlas. Así na­ció Lem­lem, una fir­ma de mo­da ar­te­sa­nal pa­ra hom­bres, mu­je­res y ni­ños con­fec­cio­na­da ex­clu­si­va­men­te con te­ji­dos y es­tam­pa­dos de Etio­pía, pe­ro con di­se­ños con­tem­po­rá­neos de ai­res ét­ni­cos. “Al em­plear te­je­do­ras afri­ca­nas tra­ta­mos de rom­per su ci­clo de po­bre­za mien­tras pre­ser­va­mos un ofi­cio que es­ta­ba des­apa­re­cien­do”, ex­pli­ca Li­ya. Ella mis­ma li­de­ra el equi­po crea­ti­vo y ha con­se­gui­do que Lem­lem es­té pre­sen­te en pun­tos de ven­ta co­mo Net-a-por­ter.

Una ca­rre­ra en el ci­ne

Ke­be­de tam­bién ha ro­to mol­des al con­ver­tir­se en una de las po­cas tops que ha lo­gra­do con­so­li­dar una ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Se for­mó en el es­tu­dio de Ste­lla Ad­ler de Nue­va York y al prin­ci­pio con­si­guió pe­que­ños pa­pe­les en pres­ti­gio­sas pe­lí­cu­las, co­mo El buen pas­tor, di­ri­gi­da por Ro­bert de Ni­ro. Pe­ro fue su in­ter­pre­ta­ción de Wa­ris Di­rie, la mo­de­lo y ac­ti­vis­ta so­ma­lí con­tra la mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na, en La flor del de­sier­to la que le abrió las puer­tas de pro­yec­tos más am­bi­cio­sos. In­ter­vino en pe­lí­cu­las co­mo el ta­qui­lla­zo fran­cés Sam­ba y en La me­jor ofer­ta, de Giu­sep­pe Tor­na­to­re. Y en his­to­rias con tras­fon­do so­cial, co­mo 419, que es­tá a pun­to de es­tre­nar­se y en la que da vi­da a una pros­ti­tu­ta ni­ge­ria­na víc­ti­ma de una red ma­fio­sa. “Pa­ra el per­so­na­je me reuní con va­rias chi­cas que ha­bían pa­sa­do por ello. Una co­sa es leer un guión y otra co­no­cer sus tes­ti­mo­nios”, apun­ta. Por­que Li­ya, cuan­do se em­bar­ca en al­go, nun­ca lo ha­ce a me­dias.

“Al tra­ba­jar con te­je­do­ras lo­ca­les, tra­ta­mos de rom­per su ci­clo de po­bre­za”.

La top luce de­por­ti­vas y bol­so de la co­lec­ción cáp­su­la Pierre Hardy x Lem­lem.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.