HO­RA DE APA­GAR EL MÓ­VIL?

¿ QUIÉN MAN­DA ENTU

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por SIL­VIA TO­RRES

En­tre no­so­tros y nues­tro smartp­ho­ne, ya na­da es lo que era. De­pen­dien­tes, ma­ni­pu­la­bles, ac­ce­si­bles a cual­quier ho­ra y en cual­quier mo­men­to... Así se sien­ten mi­llo­nes de in­ter­nau­tas y usua­rios de las re­des so­cia­les. Por eso, en tiem­pos de so­bre­do­sis y des­con­fian­za, se im­po­ne una des­co­ne­xión. Qui­zá por­que la edad de la inocen­cia di­gi­tal ha ter­mi­na­do.

Hu­bo una edad de oro del te­lé­fono in­te­li­gen­te. Ese pe­río­do de eu­fo­ria y de inocen­cia se pro­du­jo en­tre 2009 y 2015, cuan­do abra­za­mos en cuer­po y al­ma las ocu­rren­cias de los ce­re­bros tec­kies de Si­li­con Va­lley. Al­gu­nas es­ta­dís­ti­cas de en­ton­ces de­mues­tran nues­tra ab­so­lu­ta en­tre­ga fí­si­ca y emo­cio­nal. En una en­cues­ta, uno de ca­da cin­co es­ta­dou­ni­den­ses con­fe­só que lo pri­me­ro que ha­cía tras te­ner se­xo era mi­rar el mó­vil. La pren­sa no per­dió opor­tu­ni­dad de con­tex­tua­li­zar la es­ta­dís­ti­ca y di­jo que el smartp­ho­ne era el nue­vo ci­ga­rro de des­pués. En aque­lla épo­ca, con­cre­ta­men­te en 2012, otra en­cues­ta di­jo que el 68% de los bri­tá­ni­cos re­nun­cia­ría a la cer­ve­za, al vino, a los cho­co­la­tes, a los za­pa­tos, a la te­le­vi­sión y has­ta al co­che du­ran­te un mes a cam­bio de que le de­ja­sen que­dar­se con el mó­vil. El 22% ase­gu­ró que “el te­lé­fono era lo más im­por­tan­te que se lle­va­ba ca­da no­che a la ca­ma”. To­dos po­de­mos re­cor­dar­nos com­par­tien­do in­ti­mi­da­des en Fa­ce­book. Ha­cién­do­nos fans de aque­llos ma­ra­vi­llo­sos gru­pos: “Se­ño­ras que se des­ma­qui­llan con KH7” “Se­ño­ras que in­sul­tan a los anun­cios de Spo­tify”… En me­dio de aque­lla fies­ta, na­die nos ad­vir­tió de que éra­mos car­ne de ca­ñón de

un al­go­rit­mo en cier­nes que re­co­pi­la­ba da­tos y se pre­pa­ra­ba pa­ra ga­nar di­ne­ro con ellos y con nues­tro tiem­po, to­do el que per­día­mos en Fa­ce­book y en otras re­des so­cia­les de na­tu­ra­le­za ab­sor­ben­te y adic­ti­va. Al­gu­nos es­tu­dios en EE.UU. lle­ga­ron a es­ti­mar que, mien­tras es­tá­ba­mos des­pier­tos, el tiem­po pro­me­dio que pa­sa­mos sin mi­rar el mó­vil era so­lo de 10 mi­nu­tos. Pe­ro ya na­da es co­mo era. El ex­per­to en adic­cio­nes Mi­chael Sto­ra des­cri­be así el es­ta­do de la cues­tión: “Ha­bía una ma­gia en in­ter­net que ha des­apa­re­ci­do. Al prin­ci­pio, to­dos en­tra­mos por­que era un es­pa­cio de trans­gre­sión, po­co con­ven­cio­nal, don­de las per­so­nas se ex­pre­sa­ban li­bre­men­te. Aho­ra la im­pre­sión ge­ne­ral es de con­for­mis­mo, uni­for­mi­dad y ru­ti­na”. Na­die es li­bre, to­do el mun­do se sa­be ba­jo un es­cru­ti­nio uni­ver­sal y pien­sa, edi­ta y re­edi­ta mil ve­ces lo que pu­bli­ca. In­clu­so bo­rra mi­les de tuits en un in­ten­to in­fan­til de bo­rrar el pa­sa­do. Em­pe­za­mos a sen­tir­nos de­ma­sia­do de­pen­dien­tes, ma­ni­pu­la­dos, ac­ce­si­bles a to­da ho­ra y en cual­quier si­tio. Y no era so­lo una sen­sa­ción. 2017 fue el an­nus ho­rri­bi­lis de las gran­des pla­ta­for­mas de Si­li­con Va­lley. De re­pen­te, los pa­dres fun­da­do­res em­pe­za­ron a de­ser­tar de su in­ven­to. El pri­me­ro, Sean Par­ker, que fue el pri­mer pre­si­den­te de Fa­ce­book, en 2004. El pa­sa­do 8 de no­viem­bre Par­ker to­mó la pa­la­bra en un ac­to pa­ra de­cir, sin que le tem­bla­ra el pul­so, que se arre­pen­tía de ha­ber par­ti­ci­pa­do en la crea­ción de Fa­ce­book. De­ta­lló que pa­ra con­se­guir que la gen­te per­ma­ne­cie­ra mu­cho tiem­po en la red (y ga­nar di­ne­ro con ello) ha­bía que ge­ne­rar des­car­gas de do­pa­mi­na, pe­que­ños ins­tan­tes de fe­li­ci­dad que ven­drían de la mano de los li­kes de los ami­gos “Eso su­po­ne ex­plo­tar una vul­ne­ra­bi­li­dad de la psi­co­lo­gía hu­ma­na –afir­mó–. Los fun­da­do­res de es­to, tan­to yo, co­mo Mark Zuc­ker­berg y Ke­vin Sys­trom [co­fun­da­dor de Ins­ta­gram] lo sa­bía­mos. A pe­sar de ello, lo hi­ci­mos”. Par­ker se de­cla­ró ese día ob­je­tor de las re­des so­cia­les. Su dis­cur­so aca­bó con una fra­se in­quie­tan­te: “So­lo Dios sa­be lo que se es­tá ha­cien­do con el ce­re­bro de los ni­ños”. Po­co des­pués, el 12 de di­ciem­bre, Cha­math Pa­liha­pi­ti­ya, ex­vi­ce­pre­si­den­te de Fa­ce­book, di­jo en el fo­ro de la Business School de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford que “las re­des so­cia­les es­ta­ban des­ga­rran­do el te­ji­do so­cial”. Y el 23 de enero, Tim Cook, CEO de Ap­ple, ase­gu­ró que no que­ría que su so­brino de 12 años tu­vie­ra ac­ce­so a las re­des so­cia­les.

De­vo­rar nues­tra aten­ción

“Es­ta­mos en ma­nos de los desa­rro­lla­do­res que nos van a arrui­nar to­do”, me es­cri­be Adriano Fa­rano, pe­rio­dis­ta y fun­da­dor de va­rias start ups tec­no­ló­gi­cas. Lo di­ce des­de Men­lo Park, Ca­li­for­nia, don­de, tras años de ser un de­fen­sor acé­rri­mo de la tec­no­lo­gía, aca­ba de fun­dar una em­pre­sa pa­ra pro­mo­ver el pe­rio­dis­mo de ca­li­dad que ha­cen los hu­ma­nos. “Es un ac­to de re­bel­día por­que lo que se su­po­ne que de­bo ha­cer es al­go de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o de block­chain. Es lo que se lle­va”. En sie­te años, to­do ha cam­bia­do, y he­mos de­ja­do de ver a las gran­des com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas co­mo be­ne­fac­to­ras de la hu­ma­ni­dad, pa­ra em­pe­zar a con­si­de­rar que son una es­pe­cie de Gran Her­mano con ca­pa­ci­dad pa­ra de­vo­rar nues­tra aten­ción, nues­tra me­mo­ria y nues­tra ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción. Los úl­ti­mos años de in­ves­ti­ga­ción de las tri­pas de Fa­ce­book, Ins­ta­gram y otras apli­ca­cio­nes han con­fir­ma­do que su mo­de­lo de ne­go­cio des­can­sa en su po­der adic­ti­vo. Tal y co­mo re­co­no­ció Sean Par­ker, el sis­te­ma de li­kes jue­ga con los cir­cui­tos de re­com­pen­sa

El mo­de­lo de ne­go­cio de las re­des so­cia­les des­can­sa en su po­der adic­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.