MA­CA­RE­NA FE­RREI­RO, el án­gel os­cu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Que - JOR­GE CA­RRIÓN*

Yo es­toy aquí por­que me lo he ga­na­do a pul­so”.

En po­cas se­ries es­pa­ño­las se cum­ple tan a ra­ja­ta­bla la má­xi­ma sha­kes­pe­ria­na de que la vio­len­cia en­gen­dra vio­len­cia. Obli­ga­da por su an­ta­go­nis­ta, pro­fe­sio­nal de los chan­ta­jes ma­fio­sos, las mi­ti­ga­cio­nes sá­di­cas y has­ta del te­rro­ris­mo is­lá­mi­co, Ma­ca­re­na se irá co­rrom­pien­do pa­ra so­bre­vi­vir. Y su co­rrup­ción arras­tra­rá a su pa­dre ex­po­licía –em­pe­ña­do en ayu­dar­la des­de el ex­te­rior–, a su ma­dre ama de ca­sa e in­clu­so a su her­mano me­nor. Una fa­mi­lia de cla­se me­dia atra­pa­da en un tor­be­llino des­truc­tor por cul­pa del enamo­ra­mien­to ton­to y los de­li­tos in­cons­cien­tes de la ni­ña de 30 años, pe­ro to­da­vía ni­ña. Por­que la cár­cel es pa­ra Ma­ca­re­na una in­cu­ba­do­ra o un ace­le­ra­dor: no ma­du­ra real­men­te has­ta que se ve de pron­to en un am­bien­te ten­so e in­ten­so, don­de los có­di­gos de la vi­da ama­ble que ha lle­va­do has­ta en­ton­ces ya no son vá­li­dos. Ni si­quie­ra los del enamo­ra­mien­to. La re­la­ción con Fa­bio, agen­te de la pri­sión Cruz del Sur, va a ser una lo­cu­ra, ca­pas y ca­pas de amor im­po­si­ble. En nues­tra épo­ca, la opi­nión es de ga­ti­llo fá­cil y de­ci­de las dia­nas sin in­for­mar­se an­tes so­bre si me­re­cen o no el dis­pa­ro. Sin mo­les­tar­se en com­pa­rar­las, sim­ple­men­te por la coin­ci­den­cia en el es­pa­cio y en el gé­ne­ro de los per­so­na­jes, mu­chos tui­te­ros afir­ma­ron que Vis a vis era una co­pia de Oran­ge is the New Black. No hay más que com­pa­rar a Ma­ca­re­na con Pi­per Chap­man pa­ra cons­ta­tar que son dos fic­cio­nes de na­tu­ra­le­za no so­la­men­te dis­tin­ta, sino opues­ta. Mien­tras que Pi­per no ex­pe­ri­men­ta nin­gu­na pér­di­da de­fi­ni­ti­va, más allá de la de su li­ber­tad, Ma­ca­re­na su­fre un abor­to pro­vo­ca­do, ve ma­sa­cra­da a su fa­mi­lia y vi­ve va­rios in­ten­tos de ase­si­na­to. Y mien­tras Pi­per in­ten­ta sin éxi­to vol­ver­se ma­la y te­mi­ble, Ma­ca­re­na se tras­for­ma en una mu­jer vio­len­ta y sin es­crú­pu­los. Ima­gi­na­mos a Pi­per en li­ber­tad, mien­tras que Ma­ca­re­na se me­re­ce en­ca­de­nar ca­de­nas per­pe­tuas, por­que al­gu­na vez fue una víc­ti­ma más o me­nos inocen­te, pe­ro aho­ra se ha con­ver­ti­do en un mons­truo, por las grie­tas de cu­ya máscara de vez en cuan­do aso­ma la ca­ra de su an­ti­gua in­ge­nui­dad.

Mag­gie Ci­van­tos es Ma­ca­re­na Fe­rrei­ro en Vis a vis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.