DIE­TA DI­GI­TAL A LA CAR­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

Es­ta his­to­ria es to­tal­men­te real. Su pro­ta­go­nis­ta es Da­niel Sie­berg, ex­re­por­te­ro de Tec­no­lo­gía de CBS News y exa­dic­to con­fe­so a in­ter­net y al mó­vil. Se so­me­tió vo­lun­ta­ria­men­te a un ayuno di­gi­tal du­ran­te un cor­to pe­río­do de tiem­po, en­tre un fin de se­ma­na y cin­co días. Lue­go con­tó su ex­pe­rien­cia en The Di­gi­tal Diet, un li­bro que ex­pli­ca un sis­te­ma de cua­tro pa­sos pa­ra ha­cer re­ti­ros di­gi­ta­les a la car­ta.

1. RE­PEN­SAR

Con­sis­te en in­ten­tar de­ter­mi­nar cuán­to tiem­po pa­sas en in­ter­net. Di­ce Sie­berg que de­di­car dos ho­ras dia­rias a ac­tua­li­zar Fa­ce­book y Twit­ter, Ins­ta­gram, y en ge­ne­ral, a na­ve­gar por in­ter­net sin mo­ti­vos con­cre­tos no pa­re­ce te­rri­ble. Sin em­bar­go, a fi­nal del año, la su­ma son ca­si 30 días per­di­dos.

2. RE­INI­CIAR (Fa­se de des­in­to­xi­ca­ción)

Re­co­mien­da em­pe­zar un fin de se­ma­na. Lo pri­me­ro es ale­jar la ten­ta­ción y guar­dar el te­lé­fono en una ca­ja. Lo se­gun­do, con­fiar a al­guien las con­tra­se­ñas de los per­fi­les de las re­des so­cia­les. La mi­sión de es­ta per­so­na es cam­biar­las por unas des­co­no­ci­das pa­ra el prac­ti­can­te del re­ti­ro, que de­be­rá gra­bar un men­sa­je en su te­lé­fono dis­cul­pán­do­se por no es­tar dis­po­ni­ble en los pró­xi­mos días. El co­rreo elec­tró­ni­co de­be­rá ser re­vi­sa­do una vez al día (me­jor por la no­che). La fi­na­li­dad es re­du­cir al mí­ni­mo la pre­sen­cia de la tec­no­lo­gía du­ran­te un fin de se­ma­na pa­ra que la per­so­na lea (pá­gi­nas im­pre­sas, nun­ca en pan­ta­lla), prac­ti­que ejer­ci­cio o se en­tre­ne en la con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra.

3. RECONECTAR

Di­ce su crea­dor, que el pro­pó­si­to de es­te ayuno no es una cruzada con­tra el te­lé­fono e in­ter­net, sino re­co­lo­car la vi­da on li­ne en el si­tio ade­cua­do. Una de las va­ria­bles a con­tro­lar es la du­ra­ción del día elec­tró­ni­co (e-day ), es de­cir las ho­ras que pa­sa­mos de­di­ca­dos al mó­vil. Du­ran­te la des­in­to­xi­ca­ción, las ho­ras del día di­gi­tal de­ben ser mí­ni­mas, cer­ca­nas a ce­ro. Pe­ro el ob­je­ti­vo fi­nal es con­se­guir una pre­sen­cia di­gi­tal equi­li­bra­da. En es­ta fa­se el e-day pue­de ir alar­gán­do­se pe­ro de­ben que­dar es­ta­ble­ci­dos los lí­mi­tes de los nue­vos há­bi­tos di­gi­ta­les. Por ejem­plo, aún cuan­do es­té des­pier­to, no res­pon­da un co­rreo elec­tró­ni­co a las dos de la ma­dru­ga­da. Y no duer­ma con sus gad­gets en la ha­bi­ta­ción (in­ten­te des­per­tar­se con un re­loj des­per­ta­dor, co­mo ha­ce 20 años). Así, su día elec­tró­ni­co co­men­za­rá más tar­de y no cuan­do abra los ojos. Pa­ra Sie­berg, la du­ra­ción ra­zo­na­ble de un día elec­tró­ni­co os­ci­la en­tre 90 mi­nu­tos y tres ho­ras.

4. REAC­TI­VAR

El ayuno ha­brá fun­cio­na­do si el su­je­to con­si­gue re­no­var las re­la­cio­nes per­so­na­les aban­do­na­das por la vi­da di­gi­tal. “Es­te ré­gi­men de­be­ría ayu­dar a re­cu­pe­rar la cor­du­ra en nues­tra re­la­ción con la tec­no­lo­gía y las per­so­nas”. Ase­gu­ra Sie­berg que es­te es el ayuno di­gi­tal me­nos ra­di­cal y que es po­si­ble re­tor­nar a la vi­da nor­mal de las dos ho­ras en las re­des so­cia­les sin gran­des trau­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.