La CHA­QUE­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com EDURNE URIAR­TE

U UNA CO­LE­GA que pre­sen­ta­ba una ter­tu­lia po­lí­ti­ca en te­le­vi­sión nos di­jo más de una vez a sus co­la­bo­ra­do­ras que ella siem­pre ves­tía cha­que­ta en pan­ta­lla. “Si ellos van con cha­que­ta, ¿por qué he­mos de mos­trar no­so­tras los bra­zos?”, nos ex­pli­ca­ba. Y me pa­re­ció una bue­na de­ci­sión, ade­más de un per­fec­to re­su­men de las di­fe­ren­cias de ima­gen en­tre hom­bres y mu­je­res en te­le­vi­sión, ellos con la res­pe­ta­bi­li­dad de una cha­que­ta, ellas con el to­que sexy de unos bra­zos des­nu­dos. Me acor­dé de esa his­to­ria cuan­do leí en es­ta re­vis­ta el mag­ní­fi­co ar­tícu­lo de Lola Fer­nán­dez so­bre las lla­ma­ti­vas di­fe­ren­cias en­tre los hom­bres y mu­je­res que pre­sen­tan in­for­ma­ti­vos en las te­le­vi­sio­nes es­pa­ño­las y en las del res­to del mun­do. El re­pa­so de Lola Fer­nán­dez cons­ta­ta­ba lo que to­dos ob­ser­va­mos en te­le­vi­sión ca­da día: las pre­sen­ta­do­ras son ma­yo­ri­ta­ria­men­te jó­ve­nes y gua­pas, mien­tras que sus co­le­gas son ma­yo­res que ellas y mu­cho me­nos agra­cia­dos fí­si­ca­men­te. O, lo que es lo mis­mo, a ellas se les exi­ge ju­ven­tud y per­fec­ción fí­si­ca mien­tras que a ellos les bas­ta con la ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ca­ti­va. Lo que se com­ple­ta con las di­fe­ren­cias de atuen­dos en la ma­yo­ría de las ca­de­nas: so­brias cha­que­tas en ellos, es­co­tes, atuen­dos sexys y bra­zos des­nu­dos en ellas. Ellos in­for­man y ellas ador­nan, ellos lide­ran y ellas acom­pa­ñan. O en ellos es prio­ri­ta­ria su ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal, pe­ro en ellas lo es su be­lle­za.

Y NO SE DE­BE A UNA DE­MAN­DA

de la au­dien­cia, por­que las mu­je­res tam­bién con­su­mi­mos in­for­ma­ti­vos, y a la in­men­sa ma­yo­ría de no­so­tras nos de­sa­gra­da el con­tras­te. De la mis­ma ma­ne­ra que con­su­mi­mos cre­cien­te­men­te pro­gra­mas de­por­ti­vos, por ejem­plo, y nos pa­sa lo que a mí, que soy una fut­bo­le­ra abu­rri­da de tan­ta re­trans­mi­sión y de­ba­te co­pa­dos por hom­bres “en­ten­di­dos”, ma­yo­ri­ta­ria­men­te feos y ma­yo­res, y con es­ca­sas mu­je­res en fun­cio­nes se­cun­da­rias, a las que se per­mi­te su pre­sen­cia por­que son lo bas­tan­te jó­ve­nes y be­llas. Y esos pro­gra­mas no re­fle­jan a la so­cie­dad, co­mo tam­bién se ex­cu­san a ve­ces los di­rec­ti­vos de las te­le­vi­sio­nes, por­que la so­cie­dad que yo veo en los es­ta­dios de fút­bol mues­tra una pre­sen­cia ca­da día ma­yor de mu­je­res con los mis­mos co­no­ci­mien­tos, pa­sión e in­te­rés que ellos por el fút­bol. La te­le­vi­sión va en es­to, co­mo en otras co­sas, de­trás de la so­cie­dad, re­fle­ja el pa­sa­do en lu­gar de li­de­rar el pre­sen­te y an­ti­ci­par el fu­tu­ro. Y lo ma­lo es que con­tri­bu­ye a ra­len­ti­zar los cam­bios con esas imá­ge­nes que iden­ti­fi­can a los hom­bres con la au­to­ri­dad y a las mu­je­res con la be­lle­za, y que me re­cuer­dan lo que di­jo im­por­tan­te ban­que­ro ha­ce al­gu­nos años: “La gen­te te res­pe­ta si tie­nes au­to­ri­dad mo­ral”. Y, des­de lue­go, no ima­gino a un ban­que­ro, o a un po­lí­ti­co, a un abo­ga­do, o a un pe­rio­dis­ta in­flu­yen­te sus­ti­tu­yen­do la cha­que­ta por un look sexy pa­ra lo­grar au­to­ri­dad mo­ral.

La pe­rio­dis­ta Ana Pas­tor, presentadora de El Ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.