¿MA­TAN LOS MÓ­VI­LES LA LEC­TU­RA?

Lee­mos mu­cho, pe­ro atro­pe­lla­da­men­te, en pan­ta­llas... Los ex­per­tos ad­vier­ten de que eso di­fi­cul­ta nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der y pro­fun­di­zar. Y de que es­tá cam­bian­do nues­tro ce­re­bro. ¿Po­de­mos ha­cer al­go pa­ra evi­tar­lo?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Educación - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ FO­TO­GRA­FÍA: R. MOHR

¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que se su­mer­gió en un li­bro de tal ma­ne­ra que se ol­vi­dó del mun­do a su al­re­de­dor, de­vo­ran­do pá­gi­nas en­si­mis­ma­do? ¿Re­cuer­da esa úl­ti­ma vez que le­yó sin pri­sa, sin in­te­rrup­cio­nes, sin dis­traer­se? ¿Esa vez que le­yó por pla­cer? Mar­yan­ne Wolf no la re­cuer­da. Wolf es una neu­ro­cien­tí­fi­ca de 68 años que lle­va to­da su vi­da pro­fe­sio­nal de­di­ca­da a in­ves­ti­gar los tras­tor­nos de la lec­tu­ra. Di­ri­ge el cen­tro pa­ra la dis­le­xia, alum­nos di­ver­sos y jus­ti­cia so­cial de la Uni­ver­si­dad de UCLA (Los Án­ge­les) y el cen­tro pa­ra la ad­qui­si­ción de la lec­tu­ra y el len­gua­je de la Uni­ver­si­dad Tufts (Bos­ton). Y es una lec­to­ra com­pul­si­va... Sin em­bar­go, re­co­no­ce que ca­da vez le cues­ta más leer va­rias pá­gi­nas de un ti­rón o aca­bar­se un li­bro. Preo­cu­pa­da, in­ten­tó re­leer una de sus no­ve­las fa­vo­ri­tas: El jue­go de los aba­lo­rios, de Her­mann Hes­se. No pu­do. Le pa­re­ció in­su­fri­ble­men­te len­ta. Y lo que es peor: su lec­tu­ra le de­man­da­ba una aten­ción to­tal y un so­sie­go que le re­sul­ta­ban im­po­si­bles de man­te­ner. «Me di cuen­ta de que ya no leo pa­ra dis­fru­tar, so­lo pa­ra in­for­mar­me. He cam­bia­do la ma­ne­ra de acer­car­me a un tex­to. Aho­ra leo su­per­fi­cial­men­te, he ga­na­do mu­cha ve­lo­ci­dad, pe­ro he per­di­do la ca­pa­ci­dad pa­ra asi­mi­lar ni­ve­les de com­pren­sión más pro­fun­dos, lo que me obli­ga a vol­ver atrás y re­leer ca­da fra­se com­ple­ja. Y eso au­men­ta mi frus­tra­ción», ex­pli­ca.

EL TRAS­TORNO TAM­BIÉN AFEC­TA A LOS LEC­TO­RES AVE­ZA­DOS

Wolf pa­de­ce lo que los ex­per­tos lla­man 'im­pa­cien­cia cognitiva'. Y no es la úni­ca en su­frir­la. Se tra­ta de un tras­torno que tie­ne vi­sos de con­ver­tir­se en epi­de­mia. Afec­ta so­bre to­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de na­ti­vos di­gi­ta­les, pe­ro tam­bién a los lec­to­res ave­za­dos. ¿Qué es­tá pa­san­do? Wolf y otros es­tu­dio­sos creen que los nue­vos for­ma­tos di­gi­ta­les –el mó­vil, la ta­ble­ta, el li­bro elec­tró­ni­co...– im­po­nen una ma­ne­ra de leer a sal­tos, echan­do vis­ta­zos rá­pi­dos, pul­san­do

en­la­ces, que es­tá li­mi­tan­do nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra la lec­tu­ra pro­fun­da. Y no so­lo eso. Es­ta nue­va for­ma de leer es­tá reacon­di­cio­nan­do nues­tro ce­re­bro.

LA CA­PA­CI­DAD DE LEER NO ES­TÁ ES­CRI­TA EN NUES­TROS GE­NES

Leer es el ac­to cog­ni­ti­vo más com­ple­jo del que es ca­paz el ce­re­bro hu­mano. No es al­go in­na­to, co­mo ha­blar, que ha­ce­mos des­de ha­ce 400.000 años y ha da­do tiem­po a ins­cri­bir­lo en nues­tros ge­nes. Pa­ra apren­der a leer –ex­pli­ca Wolf–, el ser hu­mano ne­ce­si­tó re­con­fi­gu­rar sus cir­cui­tos neu­ro­na­les ha­ce me­nos de 6000 años, cuan­do los su­me­rios in­ven­ta­ron la es­cri­tu­ra cu­nei­for­me y los egip­cios, los je­ro­glí­fi­cos. «Con an­te­rio­ri­dad, esos cir­cui­tos eran bas­tan­te sim­ples. Ser­vían pa­ra de­co­di­fi­car in­for­ma­ción bá­si­ca –¿cuán­tas ove­jas ten­go?–. Con la lec­tu­ra se hi­cie­ron mu­cho más in­trin­ca­dos. Y afec­tan a va­rias re­gio­nes ce­re­bra­les: unas re­la­cio­na­das con la vi­sión, otras con el aná­li­sis es­pa­cial, la to­ma de de­ci­sio­nes, la crea­ción de con­cep­tos...». Es­to se de­be a la plas­ti­ci­dad del ce­re­bro, que se ve mo­di­fi­ca­do por el apren­di­za­je. Las neu­ro­nas se re­co­nec­tan y se ge­ne­ran nue­vas si­nap­sis... Las es­truc­tu­ras neu­ro­na­les se adap­tan a ca­da idio­ma. No se ubi­can en el mis­mo lu­gar en in­glés, en chino o en es­pa­ñol. Hoy sa­be­mos que esos cir­cui­tos se adap­tan tam­bién al for­ma­to del tex­to. Si nos acos­tum­bra­mos a leer su­per­fi­cial­men­te, y so­lo prac­ti­ca­mos ese ti­po de lec­tu­ra, per­de­mos la ca­pa­ci­dad de leer en pro­fun­di­dad. «Ca­da nue­va des­tre­za re­con­fi­gu­ra el ce­re­bro. Y si no la usas, la pier­des», afir­ma Wolf. An­ne Man­gen, de la Uni­ver­si­dad de Sta­van­ger (No­rue­ga), pi­dió a 72 alum­nos de 15 años, con ha­bi­li­da­des lec­to­ras si­mi­la­res, que le­ye­sen un re­la­to. La mi­tad lo hi­zo en papel; la otra mi­tad, en una pan­ta­lla. Lue­go les so­me­tió a una ba­te­ría de pre­gun­tas. Los que le­ye­ron en papel pun­tua­ron más al­to. Ha­bían com­pren­di­do me­jor y re­cor­da­ban con ma­yor pre­ci­sión el ar­gu­men­to, el or­den cro­no­ló­gi­co y los per­so­na­jes. Co­mo el me­dio do­mi­nan­te pri­vi­le­gia los pro­ce­sos rá­pi­dos, la mul­ti­ta­rea y el des­bro­ce de gran­des can­ti­da­des de in­for­ma­ción, los cir­cui­tos ce­re­bra­les se adap­tan en con­se­cuen­cia. La psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Green­field se­ña­la: «Aho­ra se de­di­can me­nos tiem­po y aten­ción a pro­ce­sos de lec­tu­ra más par­si­mo­nio­sos. Lo que sub­ya­ce es la in­ca­pa­ci­dad de nu­me­ro­sos es­tu­dian­tes pa­ra leer con un ni­vel ana­lí­ti­co su­fi­cien­te y com­pren­der la com­ple­ji­dad del pen­sa­mien­to o el

La lec­tu­ra pro­fun­da desa­rro­lla la ima­gi­na­ción, la ca­pa­ci­dad de­duc­ti­va y el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Y, si no se ejer­ci­ta, se pier­de

hi­lo ar­gu­men­tal en tex­tos den­sos. Los es­tu­dios mues­tran que la lec­tu­ra pro­fun­da desa­rro­lla la ima­gi­na­ción, la ca­pa­ci­dad de­duc­ti­va, la re­fle­xión y el pen­sa­mien­to crí­ti­co, ade­más del vo­ca­bu­la­rio. Y la cla­ve pa­ra desa­rro­llar es­tas ha­bi­li­da­des es el adies­tra­mien­to». ¿Có­mo adies­tra­mos el ce­re­bro? «Le­yen­do por pla­cer», afir­ma Green­field. Una lec­tu­ra in­mer­si­va y go­zo­sa que mu­chos lec­to­res ma­du­ros re­cuer­dan con nos­tal­gia de su ado­les­cen­cia, cuan­do eran ca­pa­ces de abs­traer­se, aun­que fue­se le­yen­do un te­beo. Y que mu­chos jó­ve­nes nun­ca han ex­pe­ri­men­ta­do. El re­sul­ta­do es que hay una nue­va ge­ne­ra­ción de anal­fa­be­tos. Sue­na fuer­te. Ma­ti­ce­mos... Los ex­per­tos creen que el ce­re­bro de­be ser bial­fa­be­ti­za­do pa­ra do­mi­nar am­bos ti­pos de lec­tu­ra: la su­per­fi­cial y la re­po­sa­da. De he­cho, a los es­tu­dian­tes an­glo­sa­jo­nes, se­ña­la el edu­ca­dor Mark Ed­mund­son, ya les cues­ta leer tex­tos de los si­glos XIX y XX. Y los rehú­yen, por­que cuan­do se en­fren­tan a una ora­ción su­bor­di­na­da se pier­den.

LEER POR PLA­CER SIN RE­NUN­CIAR A LA PAN­TA­LLA

No se tra­ta de ele­gir en­tre papel y di­gi­tal, en­tre tex­to im­pre­so y for­ma­tos elec­tró­ni­cos, sino de do­mi­nar am­bos. Sherry Tur­kle, del MIT, se­ña­la que es­ta­mos en un pe­rio­do de tran­si­ción en­tre la cul­tu­ra im­pre­sa y la di­gi­tal. «Am­bas son ne­ce­sa­rias. Se tra­ta de no per­der ha­bi­li­da­des men­ta­les». Wolf tam­po­co es una lu­di­ta. No pre­ten­de que ha­ga­mos una ho­gue­ra con nues­tros ipads. Pe­ro advierte de los da­ños co­la­te­ra­les de per­der la lec­tu­ra en pro­fun­di­dad. Por­que per­de­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra leer una bue­na no­ve­la, pe­ro tam­bién un con­tra­to, un tes­ta­men­to, una pre­gun­ta am­bi­gua en un re­fe­rén­dum... «No so­lo nos en­ga­ñan más fá­cil­men­te, tam­bién de­ja­mos de ponernos en la piel de otras per­so­nas por­que no en­ten­de­mos lo que pien­san, con lo que au­men­ta el fa­na­tis­mo. Ade­más, nos cues­ta más pa­la­dear la be­lle­za. Y crear­la. En úl­ti­ma ins­tan­cia es­tá en jue­go la de­mo­cra­cia. Por­que va­mos a lo fá­cil. Y nos re­fu­gia­mos en los lu­ga­res co­mu­nes, en la in­for­ma­ción no con­tras­ta­da. Nos que­da­mos a mer­ced de los de­ma­go­gos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.