Be­lle­za: pon freno a la rosácea

La rosácea es uno de los tras­tor­nos de la piel más fre­cuen­tes, aun­que mu­chos de quie­nes la pa­de­cen no lo se­pan. Si te ru­bo­ri­zas por cual­quier co­sa, si la ca­ra te arde... ¡aten­ción! Tu piel re­quie­re cui­da­dos es­pe­cia­les. Te con­ta­mos cuá­les.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ste­fa­nie Mi­lla / Fo­to­gra­fía Sa­bi­ne Lie­wald

El nom­bre de es­te tras­torno sue­na a flor. A un co­lor sua­ve y mi­mo­so. Pe­ro la reali­dad es me­nos tier­na. La rosácea es una afec­ción cu­tá­nea que a me­nu­do pa­sa inad­ver­ti­do por quie­nes lo pa­de­cen o in­clu­so es des­co­no­ci­do has­ta el mo­men­to del diag­nós­ti­co y del que, ade­más, aún que­da mu­cho por des­cu­brir. Si te ru­bo­ri­zas a me­nu­do, si a ve­ces la piel te arde, si no­tas gra­ni­tos que pa­re­cen ac­né pe­ro no lo son… si­gue le­yen­do.

SEN­TI­DO Y SEN­SI­BI­LI­DAD

No to­das las pie­les sen­si­bles pue­den pa­de­cer rosácea, pe­ro to­das aque­llas con rosácea son sen­si­bles. Co­mo ex­pli­ca la doc­to­ra Li­dia Ma­ro­ñas, der­ma­tó­lo­ga del hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre, «es­ta es una piel hi­per­reac­ti­va. Reac­cio­na de una ma­ne­ra más rá­pi­da y más in­ten­sa a di­fe­ren­tes des­en­ca­de­nan­tes, co­mo los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, el sol, los cos­mé­ti­cos, los me­di­ca­men­tos… Ex­pe­ri­men­ta fal­ta de con­fort, pi­cor, ar­dor e in­to­le­ran­cia a al­gu­nos pro­duc­tos». El 40 por cien­to de la po­bla­ción se que­ja de te­ner la piel sen­si­ble. Pe­ro… no, sen­si­bi­li­dad no es igual a rosácea, aun­que es un fac­tor pri­mor­dial.

LA ROSÁCEA PUE­DE ES­TAR ASO­CIA­DA A PRO­BLE­MAS EN LOS OJOS. SI TE LLO­RAN O PI­CAN, ¡CUI­DA­DO! UNA RE­GLA DE ORO CON­SIS­TE EN PRO­BAR LOS COS­MÉ­TI­COS EN EL CUE­LLO AN­TES DE UTI­LI­ZAR­LOS EN EL ROS­TRO

La rosácea se pue­de ma­ni­fes­tar en tres es­ta­dos clí­ni­cos. En el ni­vel 1 hay ro­je­ces tran­si­to­rias, que­ma­zón y en­ro­je­ci­mien­to. En el ni­vel 2 se dan ro­je­ces y cu­pe­ro­sis per­ma­nen­tes (ve­ni­tas en la ca­ra). Y en el ni­vel 3 apa­re­ce la rosácea in­fla­ma­to­ria.

DETECTARLA: EL PRI­MER PA­SO

Co­mo en un pri­mer ni­vel el en­ro­je­ci­mien­to es pun­tual y des­apa­re­ce, mu­cha gen­te no acu­de al der­ma­tó­lo­go has­ta que las ro­je­ces se han he­cho cró­ni­cas o cuan­do apa­re­cen las le­sio­nes in­fla­ma­to­rias. El doc­tor Ig­na­cio Sán­chez Car­pin­te­ro, der­ma­tó­lo­go de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal, lo ex­pli­ca: «La rosácea es muy fre­cuen­te. Pe­ro al­gu­nos pa­cien­tes con cu­pe­ro­sis no son cons­cien­tes de es­te pro­ble­ma y no bus­can so­lu­ción, y ve­mos con fre­cuen­cia a pa­cien­tes que pien­san que su­fren ac­né cuan­do en reali­dad es rosácea».

PRI­ME­ROS SÍN­TO­MAS

«A ve­ces es di­fí­cil di­fe­ren­ciar una piel sen­si­ble de una rosácea, ya que en las dos si­tua­cio­nes la to­le­ran­cia a las cre­mas es de­fi­cien­te», co­men­ta Sán­chez Car­pin­te­ro. Pe­ro la rosácea da la ca­ra so­bre to­do a tra­vés de las ro­je­ces. En la fa­se ini­cial, co­no­ci­da co­mo 'cu­pe­ro­sis', quien la pa­de­ce sue­le te­ner sen­sa­ción de au­men­to de ca­lor en la zo­na, por ejem­plo, tras cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra y des­pués de co­mer ali­men­tos muy es­pe­cia­dos o de to­mar be­bi­das al­cohó­li­cas. Cuan­do la rosácea ya es­tá es­ta­ble­ci­da y apa­re­cen le­sio­nes in­fla­ma­to­rias si­mi­la­res al ac­né, se de­be ac­tuar sin di­la­ción: cuan­to an­tes se de­tec­te, más fá­cil se­rá man­te­ner­la ba­jo con­trol. Los pa­cien­tes que se cui­dan dia­ria­men­te y si­guen los con­se­jos mé­di­cos con­si­guen reducir tan­to el nú­me­ro co­mo la se­ve­ri­dad de los bro­tes.

UN TRAS­TORNO CON MÚL­TI­PLES CAU­SAS

Una de las ra­zo­nes por las que no siem­pre es fá­cil con­tro­lar la rosácea es por su na­tu­ra­le­za mul­ti­fac­to­rial. Ade­más de pro­ble­mas vas­cu­la­res, se ha ob­ser­va­do que las per­so­nas afec­ta­das pre­sen­tan ma­yor sen­si­bi­li­dad a un áca­ro que to­dos te­ne­mos en la piel, el Der­mo­dex fo­llicu­lorum. Tam­bién se ba­ra­ja un com­po­nen­te ge­né­ti­co, ya que es­tu­dios de la So­cie­dad Na­cio­nal de Rosácea de Es­ta­dos Uni­dos afir­man que apro­xi­ma­da­men­te un 40 por cien­to de los pa­cien­tes afir­ma­ba te­ner un pa­rien­te con sín­to­mas si­mi­la­res.

PA­CIEN­CIA Y CUI­DA­DOS CON­TI­NUOS

Los der­ma­tó­lo­gos ase­gu­ran que la rosácea no se pue­de cu­rar, pe­ro sí tra­tar y man­te­ner ba­jo con­trol. El doc­tor Sán­chez Car­pin­te­ro lo ex­pli­ca. «Es un pro­ble­ma der­ma­to­ló­gi­co cró­ni­co. Ni si­quie­ra los tra­ta­mien­tos ac­tua­les son ca­pa­ces de erra­di­car­la de for­ma de­fi­ni­ti­va. Al ser un pro­ble­ma de ti­po in­fla­ma­to­rio, es fre­cuen­te que cur­se en bro­tes con tem­po­ra­das me­jo­res o peo­res. El tra­ta­mien­to, ló­gi­ca­men­te, dis­mi­nu­ye la fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de esos bro­tes. En el ca­so de los pa­cien­tes que pa­dez­can so­la­men­te cu­pe­ro­sis, se pue­de me­jo­rar sus­tan­cial­men­te con la apli­ca­ción de lá­se­res vas­cu­la­res». TRA­TA­MIEN­TOS: EN MA­NOS DE PRO­FE­SIO­NA­LES El pri­mer pa­so, ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te, es evi­tar to­do aque­llo que irri­te la piel, así co­mo co­no­cer los fac­to­res que pue­den cau­sar los bro­tes. Ade­más, en oca­sio­nes ha­cen fal­ta pro­to­co­los mé­di­cos más ex­haus­ti­vos. Se­gún Sán­chez Car­pin­te­ro, «los bro­tes se pue­den tra­tar con an­ti­bió­ti­cos con ca­pa­ci­dad an­ti­in­fla­ma­to­ria, co­mo las te­tra­ci­cli­nas, un an­ti­bió­ti­co que se man­tie­ne du­ran­te va­rias se­ma­nas con bue­na to­le­ran­cia. Tam­bién se pau­tan en mu­chas oca­sio­nes pre­pa­ra­dos tó­pi­cos con di­fe­ren­tes an­ti­bió­ti­cos, co­mo la eri­tro­mi­ci­na o la clin­da­mi­ci­na. El me­tro­ni­da­zol y la iver­mec­ti­na tó­pi­ca tam­bién son efi­ca­ces por su ac­ción fren­te al pa­rá­si­to Der­mo­dex fo­llicu­lorum, así co­mo la apli­ca­ción de pre­pa­ra­dos con áci­do aze­lai­co. Pa­ra me­jo­rar el en­ro­je­ci­mien­to di­fu­so, se pue­den apli­car pre­pa­ra­dos que ten­gan efec­to va­so­cons­tric­tor, co­mo la bri­mo­ni­di­na. La doc­to­ra Ma­ro­ñas aña­de que, en ca­so de te­ner va­sos san­guí­neos di­la­ta­dos vi­si­bles o una cu­pe­ro­sis lla­ma­ti­va, se sue­le re­cu­rrir al tra­ta­mien­to con lá­ser PDL o de luz pul­sa­da pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos vi­si­bles.

SÍ, TAM­BIÉN EN LOS OJOS…

Ojos ro­jos, llo­ro­sos, apa­ri­ción de or­zue­los, sen­sa­ción de que­ma­zón… Sí: la rosácea pue­de aso­ciar­se con al­te­ra­cio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas que de­ben con­sul­tar­se con el mé­di­co es­pe­cia­lis­ta.

RE­GLAS DE ORO COSMÉTICAS

Si pi­ca, fue­ra La re­gla de oro pa­ra pie­les sen­si­bles y más aún pa­ra aque­llas con rosácea: si se aplica un cos­mé­ti­co y se sien­te que irri­ta, pi­ca o in­clu­so 'so­lo' mo­les­ta, de­be re­ti­rar­se in­me­dia­ta­men­te ¡y no vol­ver a usar­lo ja­más! Mi­ni­ma­lis­mo sa­lu­da­ble Cuan­tos me­nos cos­mé­ti­cos se usen, me­jor. Así re­du­ces las po­si­bi­li­da­des de irri­tar la piel. A prue­ba En ca­so de du­da, con­vie­ne pro­bar los cos­mé­ti­cos nue­vos en el cue­llo, el es­co­te o la ca­ra in­ter­na del co­do. Lis­ta de irri­tan­tes Si un cos­mé­ti­co pro­du­ce una reac­ción irri­ta­ti­va, con­vie­ne apun­tar los in­gre­dien­tes que apa­re­cen en el INCI (el eti­que­ta­do que se en­cuen­tra de for­ma obli­ga­to­ria en to­dos los cos­mé­ti­cos) pa­ra crear una guía per­so­nal de com­po­nen­tes que se de­ben evi­tar.

DE­POR­TE Y ROSÁCEA: ¿SE PUE­DEN COM­BI­NAR?

To­do aque­llo que su­pon­ga au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral tie­ne el po­ten­cial de exa­cer­bar la rosácea o pro­vo­car un bro­te. Y el ejer­ci­cio es una de ellas. Por tan­to, ¿hay que ele­gir en­tre piel y se­den­ta­ris­mo? No. La cla­ve es­tá en evi­tar un ca­len­ta­mien­to ex­ce­si­vo. Ha­cer de­por­te en am­bien­tes fres­cos y evi­tar lle­gar a su­dar mu­cho, con in­ter­va­los más cor­tos de en­tre­na­mien­to. ¿Otra op­ción? Ejer­ci­cio de ba­ja in­ten­si­dad o de­por­tes acuá­ti­cos, así co­mo to­do aque­llo que se prac­ti­que en en­tor­nos fres­cos. Ade­más, con­vie­ne ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra cu­tá­nea: usar agua ter­mal pa­ra re­fres­car el ros­tro, apli­car toa­llas fres­cas en el cue­llo y be­ber mu­cho lí­qui­do son tru­cos que ayu­dan a evi­tar los bro­tes.

MA­QUI­LLA­JE: UN BUEN ALIA­DO

La com­bi­na­ción de una ru­ti­na cos­mé­ti­ca sua­ve y un ma­qui­lla­je co­rrec­tor pue­den ayu­dar a me­jo­rar los sín­to­mas de rosácea más vi­si­bles, co­mo el en­ro­je­ci­mien­to. Con­vie­ne apos­tar siem­pre por pro­duc­tos pa­ra pie­les muy sen­si­bles. Y cuan­tos me­nos, me­jor. A ma­yor va­rie­dad de cos­mé­ti­cos, ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de que al­guno pro­duz­ca reac­ción. Al apli­car el ma­qui­lla­je, ¡sua­vi­dad! Na­da de ti­rar, fro­tar ni da­ñar la piel de nin­gu­na ma­ne­ra. Los correctores ver­des son per­fec­tos pa­ra di­si­mu­lar el en­ro­je­ci­mien­to y co­rre­gir el tono cu­tá­neo, así co­mo los ma­qui­lla­jes mi­ne­ra­les (con me­nor po­ten­cial irri­tan­te) con sub­to­nos ama­ri­llos. Los ma­qui­lla­jes correctores (dis­po­ni­bles en far­ma­cias) son la me­jor op­ción pa­ra cu­brir ro­je­ces o pá­pu­las, ya que tie­nen una co­ber­tu­ra in­ten­sa. En oca­sio­nes, la rosácea cur­sa con pro­ble­mas ocu­la­res, por lo que con­vie­ne es­co­ger cos­mé­ti­cos li­bres de fra­gan­cias y lo más hi­poa­ler­gé­ni­cos po­si­ble y reducir al má­xi­mo el nú­me­ro de pro­duc­tos usa­dos.

PER­SO­NAL E IN­TRANS­FE­RI­BLE

No to­dos los pa­cien­tes con rosácea reac­cio­nan de igual for­ma an­te las mis­mas sus­tan­cias. Es cier­to que al­gu­nas son las más co­mu­nes (sol, es­trés...), pe­ro otras de­pen­den de ca­da per­so­na. Un es­tu­dio de la So­cie­dad Na­cio­nal de Rosácea de Es­ta­dos Uni­dos iden­ti­fi­có es­tas cau­sas co­mo las más fre­cuen­tes a la ho­ra de pro­vo­car un bro­te: Ex­po­si­ción so­lar. Es­trés emo­cio­nal. Ca­lor. Vien­to. Ejer­ci­cio in­ten­so. Con­su­mo de al­cohol. Ba­ños ca­lien­tes. Frío. Co­mi­da pi­can­te. Hu­me­dad am­bien­tal. Ca­lor en es­pa­cios ce­rra­dos. De­ter­mi­na­dos cos­mé­ti­cos. Be­bi­das ca­lien­tes. Una bue­na idea es lle­var un dia­rio so­bre la rosácea, don­de no so­lo se apun­ten los cos­mé­ti­cos que se usan dia­ria­men­te, tam­bién otros fac­to­res am­bien­ta­les que pue­dan es­tar im­pli­ca­dos en un bro­te. Re­co­no­cer los dis­pa­ra­do­res de es­tos epi­so­dios ayu­da a evi­tar­los.

LOS CORRECTORES VER­DES SON PER­FEC­TOS PA­RA DI­SI­MU­LAR LAS RO­JE­CES Y CO­RRE­GIR EL TONO

Prín­ci­pe Harry

Re­née Zell­we­ger

Bill Clin­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.