Are­nas mo­ve­di­zas

Co­lón, ese ge­no­ci­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

se di­ce que en la úl­ti­ma vi­si­ta que Chá­vez (Hu­go) reali­zó a Bue­nos Ai­res le es­pe­tó a Cristina Kirch­ner, por aquel en­ton­ces pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na: «¿Qué ha­ce una estatua aquí de es­te ge­no­ci­da?», en re­fe­ren­cia al co­no­ci­do mo­nu­men­to a Cris­tó­bal Co­lón que se en­cuen­tra en las in­me­dia­cio­nes de la Ca­sa Ro­sa­da. Ten­ga o no al­go que ver, lo cier­to es que al po­co tiem­po la estatua de ese par­que fue des­mon­ta­da y al­ma­ce­na­da en al­gu­na par­te de la ciu­dad sin que, por el mo­men­to, ha­ya si­do re­co­lo­ca­da don­de de­cían las au­to­ri­da­des que la iban a plan­tar. En la ciu­dad de Los Án­ge­les, co­mo sa­be­mos, un mo­vi­mien­to im­pul­sa­do por un pe­cu­liar con­ce­jal lla­ma­do Mitch O'fa­rrell ha con­se­gui­do re­mo­ver una estatua del ma­rino ge­no­vés (si es que era ge­no­vés) con el ar­gu­men­to de que era, efec­ti­va­men­te, un ge­no­ci­da y que abrió el ca­mino pa­ra que con­quis­ta­do­res de­pra­va­dos y des­al­ma­dos aca­ba­ran con la vi­da y cos­tum­bres de los pri­mi­ti­vos po­bla­do­res de aque­llas tie­rras. En Nue­va York ca­da año cre­ce la po­lé­mi­ca acer­ca de la ce­le­bra­ción del Co­lum­bus Day, una fies­ta con des­fi­le in­clui­do que vie­ne ce­le­brán­do­se des­de ha­ce dé­ca­das por im­pul­so, fun­da­men­tal­men­te, de la co­mu­ni­dad ita­lia­na de la ciu­dad, nu­me­ro­sí­si­ma y bien or­ga­ni­za­da, co­mo sa­be­mos. El pro­pio al­cal­de, Bill de Bla­sio, es de as­cen­den­cia ita­lia­na y se sien­te en­tre la es­pa­da y la pa­red: co­mo buen pro­gre de pa­co­ti­lla se des­ha­ce pen­san­do en cam­biar ese des­fi­le por otro de so­li­da­ri­dad con los in­dí­ge­nas víc­ti­mas de los via­jes de Co­lón (dán­do­se la cir­cuns­tan­cia de que Co­lón ja­más pi­só te­rri­to­rio al­guno de lo que hoy son los Es­ta­dos Uni­dos), pe­ro co­mo hi­jo y nie­to de ita­lia­nos te­me que se lo echa­ran en ca­ra en for­ma de pa­pe­le­tas. La estatua del in­tré­pi­do ma­rino en Co­lum­bus Cir­cle es ob­je­to de iras de al­gu­nos co­lec­ti­vos mi­no­ri­ta­rios que pi­den su re­ti­ra­da, mien­tras que la que se en­cuen­tra en el in­te­rior de Cen­tral Park ha si­do víc­ti­ma de no po­cos ata­ques con pin­tu­ra y de­más. Char­lot­tes­vi­lle, en Virginia, inau­gu­ró la cos­tum­bre de ven­ti­lar­se la pre­sen­cia del al­mi­ran­te y lue­go si­guie­ron otras, des­de Seattle a Den­ver. El es­ta­do de Ver­mont re­ti­ró de su fes­ti­vi­dad el Día de Co­lón pa­ra sus­ti­tuir­lo por el de los Pue­blos In­dí­ge­nas o el de la Re­sis­ten­cia In­dí­ge­na, que ya no me acuer­do. Y así. Sin ne­ce­si­dad de sa­lir de Es­pa­ña, un pu­ña­do de re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos afec­ta­dos por una se­ve­ra y co­lec­ti­va es­tul­ti­cia lle­va años ana­li­zan­do la his­to­ria de ha­ce cin­co si­glos con los cri­te­rios del si­glo XXI. Así ha­blan tam­bién de ins­tau­rar el Día del Pue­blo In­dí­ge­na en lu­gar de la fies­ta de la His­pa­ni­dad, co­mo en Amé­ri­ca, don­de al­gu­nos paí­ses han ido ha­cien­do des­apa­re­cer el 12 de Oc­tu­bre. La muy san­dia e ig­no­ran­te al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, re­ti­ró de una pla­za la estatua y el nom­bre del marqués de Co­mi­llas acu­sán­do­le de es­cla­vis­ta ¡dos­cien­tos años des­pués de su na­ci­mien­to! Si la re­vi­sión de la His­to­ria se de­ja en ma­nos de quie­nes creen que no se hi­cie­ron las co­sas si­glos atrás con los cá­no­nes de con­duc­ta so­cial de ho­ga­ño y que eso es con­de­na­ble, en­ton­ces ja­más se­re­mos ca­pa­ces de es­ta­ble­cer un re­la­to ve­rí­di­co y equi­li­bra­do de las co­sas. Ga­nar ba­ta­llas se­te­cien­tos años des­pués no sir­ve ab­so­lu­ta­men­te de na­da. Co­lón, fue­ra o no el pri­me­ro en lle­gar a aquel con­ti­nen­te, fue un vi­sio­na­rio, un au­daz ma­rino, un arries­ga­do via­je­ro ha­cia una in­cóg­ni­ta, un hom­bre de su tiem­po y un in­can­sa­ble de­fen­sor de su pro­yec­to, que no le com­pra­ron las Co­ro­nas de In­gla­te­rra o de Por­tu­gal, pe­ro sí los Re­yes Ca­tó­li­cos: tra­zó una ru­ta, se me­tió en tres ‘cas­ca­ro­nes’ y des­cu­brió un con­ti­nen­te. Y cam­bió el mun­do. Y los es­pa­ño­les que lle­ga­ron des­pués co­me­tie­ron, ló­gi­ca­men­te, las bar­ba­ri­da­des que se co­me­tían en aquel en­ton­ces, pe­ro se mez­cla­ron

Un pu­ña­do de po­lí­ti­cos afec­ta­dos por una se­ve­ra es­tul­ti­cia lle­va años ana­li­zan­do la his­to­ria de ha­ce cin­co si­glos con cri­te­rios del si­glo XXI

Qcon la po­bla­ción y ahí si­guen sus des­cen­dien­tes. Peor suer­te co­rrie­ron aque­llos in­dí­ge­nas que fue­ron arra­sa­dos por los an­te­pa­sa­dos del cre­tino de O’fa­rrell, do­ta­dos de una efi­ca­cia de­mo­le­do­ra: no de­ja­ron ni uno. Des­mon­tar a Co­lón no es so­lo des­mon­tar a Co­lón. Po­de­mos sa­ber­lo bien si ob­ser­va­mos, por ejem­plo, quié­nes son los que lo in­ten­tan den­tro de Es­pa­ña: re­vo­lu­cio­na­rios ma­ma­rra­chos que as­pi­ran a bo­rrar pa­sa­dos re­cien­tes que han va­li­do re­con­ci­lia­ción y pro­gre­so. Co­lón no fue, ni mu­cho me­nos, un ge­no­ci­da. Pe­ro quie­nes le acu­san de ello sí que son un pu­ña­do de im­bé­ci­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.