“Des­de el prin­ci­pio hu­bo quí­mi­ca en­tre las dos” S

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VAPOR ELLAS -

ue­gra... ¿Y ami­ga? Le­ti­cia y Mart­ha son la muestra de que sí es po­si­ble. Su ca­so es­ca­pa a ese tó­pi­co que pro­cla­ma la in­com­pa­ti­bi­li­dad de es­te la­zo fa­mi­liar que tan­tas ve­ces ha­ce aguas. «¿Que qué te­ne­mos en co­mún?», di­ce Le­ti­cia. «Puues el amor por su hi­jo y nues­tra me­ta de man­te­ner­lo en lí­nea», co­men­ta en­tre car­ca­ja­das. El ni­ño mi­ma­do de la ca­sa (es hi­jo úni­co) tie­ne suer­te de ser la dia­na de los afec­tos de es­tas dos mu­je­res que en­se­gui­da co­nec­ta­ron. «Co­no­cí a mi sue­gra en el 2009. Y des­de el prin­ci­pio hu­bo quí­mi­ca. Ella es una per­so­na ma­ra­vi­llo­sa, de men­te jo­ven y muy sar­cás­ti­ca». Le­ti­cia tie­ne 32 años, es abo­ga­da, y de­jó su Ga­li­cia na­tal pa­ra em­bar­car­se en una aven­tu­ra ame­ri­ca­na. Na­ci­da en Fe­rrol aun­que cria­da en A Co­ru­ña, co­no­ció a su ma­ri­do Ja­son es­tan­do de va­ca­cio­nes. Ella iba a vi­si­tar a su her­ma­na, que estaba tra­ba­jan­do en un ho­tel en Ba­li. Él, na­tu­ral de Los Ángeles, ha­bía ele­gi­do es­te mis­mo des­tino pa­ra ha­cer surf con sus ami­gos. La chis­pa pren­dió en­tre ellos. Era el 2008. Un año más tar­de Le­ti­cia se gra­duó en De­re­cho y se mu­dó a L.A. pa­ra tra­ba­jar en el con­su­la­do de Es­pa­ña. Una re­la­ción a ca­ba­llo en­tre dos con­ti­nen­tes que se­lla­rían do­ce me­ses des­pués en Ares (A Co­ru­ña). Aman­te de la na­tu­ra­le­za, Le­ti­cia vi­ve en Oran­ge County (Ca­li­for­nia) co­mo su sue­gra, con la que ca­si com­par­te más tiem­po que con su pro­pia pa­re­ja. De he­cho, tra­ba­jan jun­tas. Mart­ha, de 71 años, es due­ña de una em­pre­sa de jar­di­ne­ría. Le­ti lle­va los asun­tos le­ga­les y la con­ta­bi­li­dad. «Mi sue­gra fue mi men­to­ra en te­mas de fi­nan­zas e in­ver­sio­nes». Com- par­ten al­muer­zo a dia­rio: «Es que nues­tras ofi­ci­nas es­tán a seis me­tros de dis­tan­cia». Es­ta ga­lle­ga ha lle­va­do a la cos­ta oes­te de los EE.UU. al­gu­na que otra tra­di­ción es­pa­ño­la, co­mo la co­mi­da fa­mi­liar de los do­min­gos. «Mi sue­gra no co­ci­nó en su vi­da —con­fie­sa— pe­ro des­de que tie­ne una nue­ra es­pa­ño­la se es­fuer­za bas­tan­te». Mart­ha aco­gió a su nue­ra «con los bra­zos abier­tos».

«Me in­clu­yó en to­dos los pla­nes, in­clu­so los que ha­cía con sus ami­gas. Siem­pre me pre­gun­ta­ba si me que­ría unir», aña­de. Pla­nes que abar­can des­de ir al ci­ne, ju­gar al pó­ker y al con­ti­nen­tal (cos­tum­bre sa­gra­da to­dos los fi­nes de semana), ir de com­pras o via­jar, una de sus pa­sio­nes com­par­ti­das. Jun­tas han ido ya a Lon­dres, el Gran Ca­ñón, Las Ve­gas, Ari­zo­na, San Fran­cis­co, Ha­wái, Ma­drid, Bar­ce­lo­na, y por su­pues­to, Ga­li­cia. So­lo hay que ver­las en la ima­gen pa­ra dar­se cuen­ta del gra­do de com­pli­ci­dad que han al­can­za­do. ¿Es­ta­rá ce­lo­so Ja­son?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.