Hu­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE -

quie­re vivir en Val­do­vi­ño, su tie­rra na­tal, pe­ro no lo con­si­gue. Ca­da vez que lo in­ten­ta le sur­ge una opor­tu­ni­dad la­bo­ral: la úl­ti­ma irre­cha­za­ble. Se pre­sen­tó a un con­cur­so con otros 45.000 as­pi­ran­tes pa­ra 12 pues­tos, y co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, uno de ellos fue a caer en ma­nos de un ga­lle­go. El co­me­ti­do des­pier­ta en­vi­dia: re­co­rrer mu­chos paí­ses du­ran­te un año con un suel­do de 2.500 eu­ros al mes y va­ca­cio­nes. Pe­ro acér­quen­se a la le­tra pe­que­ña, por­que tam­bién tra­ba­jan, co­mo se pue­de ver en las re­des so­cia­les, que sir­ven de cua­derno de bi­tá­co­ra. Los 12 ele­gi­dos se in­te­gran en oe­ne­gés lo­ca­les con un do­ble ob­je­ti­vo: crear im­pac­to en las co­mu­ni­da­des, por­que tie­nen que aco­ger a un gru­po de gen­te de di­fe­ren­tes cul­tu­ras, y con­cien­ciar de otras reali­da­des tra­ba­jan­do en lo mis­mo que ha­cen ellos du­ran­te unos días.

Hu­go se en­cuen­tra en el ecua­dor del pro­yec­to, y ha apro­ve­cha­do las «va­ca­cio­nes» pa­ra pi­sar su ca­sa y cam­biar la ma­le­ta, por­que pa­sa­rá del frío del he­mis­fe­rio nor­te al ca­lor de la mi­tad sur. «Via­jar pue­de via­jar cual­quie­ra, si tie­ne tiem­po y di­ne­ro o am­bas. Pe­ro es­ta ma­ne­ra de via­jar que no es la tí­pi­ca del tu­ris­ta, que lle­ga a un si­tio, co­me en el res­tau­ran­te de Tri­pad­vi­sor, se ha­ce fotos y se va. Vi­vi­mos con la gen­te, nos va­mos a to­mar al­go a los si­tios lo­ca­les, con­ver­sa­mos so­bre sus vi­das. Pa­ra mí es la me­jor ma­ne­ra de via­jar», ex­pli­ca.

De su bo­ca no sa­le un pe­ro a la ex­pe­rien­cia aun­que a ba­se de in­sis­tir aflo­ja: «La gen­te se que­ja de la fal­ta de in­ti­mi­dad, pe­ro yo lo que peor lle­vo es ha­cer y des­ha­cer la ma­le­ta ca­da cin­co días». La con­vi­ven­cia en­tre los 12 in­te­gran­tes de la ex­pe­di­ción —a día de hoy que­dan diez, uno tu­vo que aban­do­nar por­que fue se­lec­cio­na­do pa­ra GH Bra­sil y otro por mo­ti­vos fa­mi­lia­res— es «in­ten­sa». Des­de que par­tie­ron el pa­sa­do 8 de enero de Lis­boa ape­nas se han se­pa­ra­do. Via­jan, tra­ba­jan, duer­men y co­men sin des­pe­gar­se, y aun así se que­dan con ga­nas de más. En sus días li­bres or­ga­ni­zan sa­li­das jun­tos, al­go que no sor­pren­de ya que se en­cuen­tran so­los y le­jos de ca­sa, pe­ro lo que sí lla­ma la aten­ción es que des­pués de seis me­ses pe­ga­dos se jun­ten en va­ca­cio­nes. «Es­toy en mi ca­sa en Val­do­vi­ño y mi com­pa­ñe­ra Gemma de As­tu­rias se ha ve­ni­do unos días», co­men­ta.

Fue su pa­dre el que le in­for­mó de la con­vo­ca­to­ria cuan­do la vio en el pe­rió­di­co. Y no fue­ron po­cos los co­no­ci­dos que le ad­vir­tie­ron de que «es­to era pa­ra él». Hu­go es­ta­ba tra­ba­jan­do en Polonia, en Goo­gle, pe­ro no fue un obs­tácu­lo. Con un test de per­so­na­li­dad se­lec­cio­na­ron a 84 en­tre los 45.000 par­ti­ci­pan­tes; en la si­guien­te ron­da, con las prue­bas de in­glés que­da­ron 30, que gra­ba­ron un ví­deo ex­pli­can­do por qué te­nían que ser ele­gi­dos, co­mo pa­so pre­vio al úl­ti­mo round, una en­tre­vis­ta per­so­nal. «Nun­ca ja­más en mi vi­da pen­sé que me iban a co­ger, y me­nos cuan­do vi que se pre­sen­ta­ron 45.000 per­so­nas. No le di im­por­tan­cia, pa­sé la pri­me­ra prue­ba ‘de ca­sua­li­dad’, pe­ro cuan­do que­dá­ba­mos 17 me lo em­pe­cé a creer».

Sin du­da, la ex­pe­rien­cia que traía en la mo­chi­la le abrió las puer­tas. An­tes de em­pe­zar el pro­yec­to Hu­go ha­bía vi­si­ta­do 41 paí­ses y tra­ba­ja­do en sie­te. «Los de Eu­ro­pa, me­nos Ru­ma­nía, fue­ron paí­ses re­pe­ti­dos, pe­ro apro­ve­ché los días li­bres pa­ra vi­si­tar los que no ha­bía vis­to: Mol­da­via, Ko­so­vo...». La lis­ta ac­tua­li­za­da as­cien­de a 53 y to­da­vía cre­ce­rá más en los pró­xi­mos me­ses por­que «de Latinoamérica ca­si no vi­si­té nin­guno». ¿Y cuál ele­gi­rías pa­ra vivir? «Ga­li­cia, sin du­da».

Su pa­so por Fe­rrol es­tos días de re­lax es la me­jor prue­ba de que a es­te jo­ven la tie­rra le ti­ra. Y mu­cho. «Es el si­tio en el que es­toy más tran­qui­lo, más en paz, que me gus­ta más el pai­sa­je... Mis com­pa­ñe­ros me va­ci­lan un mon­tón por­que no pa­ro de ha­blar de Ga­li­cia. To­dos los ami­gos que he he­cho por el mundo los he traí­do aquí unos días», co­men­ta.

Siem­pre emi­gró con fe­cha de vuel­ta: que si un Eras­mus, una be­ca Leo­nar­do, un ve­rano en Ir­lan­da o el pro­yec­to de fin de carrera en Es­co­cia, y cuan­do ha­bía lo­gra­do su ob­je­ti­vo de con­se­guir tra­ba­jo aquí su je­fe lo man­dó pa´Fran­cia. «Si me das mil eu­ros me que­do, —le di­je— cuan­do en Fran­cia me pa­ga­ban más del do­ble, por­que yo me que­ría que­dar. Me cos­tó mu­cho ir­me», ex­pli­ca. Des­pués de dos años re­gre­só pa­ra que­dar­se, pe­ro tam­po­co pu­do ser.

El me­jor tra­ba­jo que le ofre­cie­ron es­ta­ba a mi­les de ki­ló­me­tros, en Polonia, en Goo­gle. El ter­cer in­ten­to pa­ra asen­tar­se fue el pa­sa­do mes no­viem­bre y en­ton­ces lo lla­ma­ron del World Li­fe Ex­pe­rien­ce: «el me­jor tra­ba­jo del mundo», y a la vis­ta es­tá en su Ins­ta­gram (@hu­gao_7) A fi­na­les de año Hu­go in­ten­ta­rá asen­tar­se de nue­vo en Ga­li­cia, —«pe­ro las me­jo­res opor­tu­ni­da­des siem­pre vie­nen de fue­ra, es una pe­na por­que el Es­ta­do se ha gas­ta­do mu­cho di­ne­ro en mí»— y el pues­to que­da­rá li­bre. La si­guien­te edi­ción ya es­tá en marcha. Los in­tere­sa­dos ya pue­de echar el cu­rrícu­lo, so­bre to­do si quie­ren co­brar a fin de mes, por­que la prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción de la ini­cia­ti­va son las ins­crip­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.