LA MEJOR SAN­GRÍA

CON HIE­LO, CAR­GA­DA, sua­ve, de vino, de si­dra... Las va­rie­da­des son in­fi­ni­tas, so­lo cam­bia la per­so­na que la pi­da. He­mos ido en bus­ca de la mejor san­gría por Ga­li­cia, y es­ta­mos se­gu­ros de que la he­mos en­con­tra­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: A. LÓ­PEZ PENIDE, ALE­XAN­DRA MA­ZA /S.F.

RE­CO­RRE­MOS LOS LO­CA­LES DON­DE SE PRE­PA­RA RI­CA, RI­CA

Vino tin­to, azú­car, li­món o na­ran­ja, fru­ta pi­ca­da, un cho­rri­to de un li­cor y mu­cho hie­lo. No ca­be du­da de que la san­gría se ha po­si­cio­na­da con fuer­za co­mo una de las be­bi­das del ve­rano y, de unos años a es­ta par­te, se ha ido qui­tan­do el sam­be­ni­to de ser so­lo pa­ra gui­ris. Bue­na par­te de la cul­pa de es­ta tran­si­ción se en­cuen­tra en las va­ria­cio­nes in­tro­du­ci­das so­bre la re­ce­ta ori­gi­nal, al­go que ha per­mi­ti­do, in­clu­so, que apa­rez­ca en la car­ta de al­gu­nos res­tau­ran­tes Mi­che­lin, tan­to de Es­pa­ña co­mo de Por­tu­gal, los dos úni­cos paí­ses que, se­gún la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, tie­nen la ex­clu­si­vi­dad a la ho­ra de em­plear es­ta de­no­mi­na­ción. En el res­to de es­ta­dos, des­de ha­ce cua­tro años, se tie­nen que con­ten­tar con ofre­cer una «be­bi­da aro­ma­ti­za­da a ba­se de vino».

Pe­ro, ¿dón­de se de­gus­ta la mejor san­gría de Ga­li­cia? YES re­co­rre al­gu­nos de los es­pa­cios más des­ta­ca­dos a la ho­ra de ofre­cer es­te clá­si­co es­ti­val.

TRES TI­POS EN PON­TE­VE­DRA

En el ca­so de la cre­pe­ría Cre-Cot­tê, en­cla­va­da en pleno co­ra­zón del cas­co his­tó­ri­co, no so­lo ofre­cen una ver­sión, sino tres: la tra­di­cio­nal de vino, la al­ter­na­ti­va as­tu­ria­na con ba­se de si­dra o la in­no­va­do­ra de ca­va. El res­to de in­gre­dien­tes son co­mu­nes —co­ñac, un po­co de ga­seo­sa, fru­ta y azú­car—, así co­mo la téc­ni­ca a la ho­ra de com­bi­nar­los. «Las tres tie­nen igual de­man­da, por­que to­do de­pen­de de los gus­tos de ca­da uno», apun­ta Raúl Fac­cio­la Mo­rei­ra, quien ges­tio­na es­te ne­go­cio jun­to con su ho­mó­lo­go de San­tia­go de Com­pos­te­la. Eso sí, reconoce que «la de ca­va es distinta a lo que se pue­de en­con­trar ha­bi­tual­men­te, aun­que em­pie­zan a pro­li­fe­rar mu­cho las que se ha­cen con be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas, ca­so del al­ba­ri­ño, que ya las pro­pias bo­de­gas la em­bo­te­llan y co­mer­cia­li­zan».

Fren­te a es­ta reali­dad Raúl revela que el prin­ci­pal se­cre­to es «ha­cer­la no­so­tros mismos, es ca­se­ra. La ha­ce­mos des­de siem­pre. En el ca­so de la de vino, em­plea­mos un tin­to bueno, mien­tras que en las otras un ca­va brut o una si­dra dul­ce».

Si bien es cier­to que la san­gría se ha ve­ni­do aso­cian­do con la épo­ca es­ti­val, la reali­dad es que aho­ra no es ra­ro que se con­su­ma en otros pe­río­dos del año. Es al­go si­mi­lar a lo que ocu­rre con los he­la­dos, que has­ta ha­ce no mu­chos años prác­ti­ca­men­te es­ta­ban des­te­rra­dos al ve­rano, pe­ro hoy ca­da vez ex­tra­ña me­nos que se con­su­man en oto­ño o, in­clu­so, en in­vierno, es­ta­cio­nes en las que las he­la­de­rías per­ma­ne­cen abier­tas.

En to­do ca­so, no ca­be du­da de que la característica que mejor de­fi­ne a es­ta be­bi­da es la de ser «fres­qui­ta», al­go que la con­vier­te en una apues­ta ideal «de ca­ra al ve­rano. En­tra muy bien».

De igual mo­do, en los úl­ti­mos tiem­pos, Raúl Fac­cio­la ha po­di­do ob­ser­var có­mo su de­man­da por par­te de la clien­te­la del Cre-Cot­tê ha ido pau­la­ti­na­men­te in­cre­men­tán­do­se has­ta el pun­to de que se ha ter­mi­na­do por con­ver­tir en «un pro­duc­to es­tre­lla. Lle­vo vein­te años con las cre­pes y vein­te años que lle­va­mos ha­cien­do san­gría. Des­de siem­pre ha te­ni­do mu­chí­si­ma sa­li­da».

NO ES BEN­DI­TA PE­RO CA­SI

«Afru­ta­da, fres­qui­ta y fá­cil de compartir», así es co­mo ven­de Al­fon­so, el due­ño de Glo­ria Ben­di­ta, su san­gría. Lle­van ya cin­co años pre­pa­rán­do­la y es una de las más es­pe­cia­les de A Co­ru­ña. El sa­bor es di­fe­ren­te por­que la rea­li­zan con un vino de Men­cía, y es la uva tin­ta lo que le da ese to­que es­pe­cial y di­fe­ren­te al res­to de los si­tios, al­go que so­lo apre­cia­réis si os ani­máis y vais a pro­bar­la. Ade­más del vino, aña­den unos to­ques de des­ti­la­dos, nor­mal­men­te ron o gi­ne­bra, y pa­ra no de­jar­nos se­cos, tie­nen pie­dad de no­so­tros y sue­len aña­dir man­za­na, na­ran­ja y li­món. «A los que son más afru­ta­dos tam­bién les da­mos la po­si­bi­li­dad de aña­dir un po­co de fre­sa», afir­ma el due­ño. Con to­dos es­tos in­gre­dien­tes, no nos ex­tra­ña que se ha­ya con­ver­ti­do en una de las me­jo­res san­grías de la ciu­dad.

«La san­gría em­bo­te­lla­da no tie­ne na­da que ver con la he­cha al mo­men­to», nos cuen­ta. Ellos creen que su ela­bo­ra­ción es un pro­ce­so que tie­ne que es­tar to­tal­men­te cal­cu­la­do, y pa­ra que siem­pre les que­de en su pun­to exac­to tie­nen to­das las me­di­das bien mar­ca­das. No to­do el mun­do pue­de ha­cer­lo.

La san­gría, odia­da y ama­da a par­tes igua­les, es una be­bi­da que tie­ne su pun­to, y cuan­ta más ma­ña y prác­ti­ca pa­ra ha­cer­la, mejor. En Glo­ria Ben­di­ta in­ten­tan que sea muy sua­ve y afru­ta­da. «A la gen­te le gus­ta que sea li­ge­ri­ta, así les per­mi­te be­ber mu­cho más», cuen­ta Ja­vier, el ca­ma­re­ro que la pre­pa­ra. ¿A quién no le gus­ta gri­tar en ve­rano: ‘tráe­me otra y que es­té fres­qui­ta’? «La ha­ce­mos du­ran­te to­do el año, pe­ro en ve­rano ape­te­ce mu­cho más, ven­de­re­mos 450 san­grías des­de aho­ra has­ta fi­nal de agos­to, 5 más o me­nos ca­da día», di­ce cons­cien­te de que en­gan­cha.

De he­cho, ya tie­nen clien­tes de san­gría. «Hay gen­te que vie­ne so­lo pa­ra pro­bar­la», afir­ma Al­fon­so. Sue­len ven­der el for­ma­to de un li­tro, por­que a la gen­te le gus­ta compartir, pe­ro tam­bién tie­nen una ver­sión de me­dio li­tro pa­ra los que vie­nen so­los. Acom­pa­ña­do

o en so­li­ta­rio, qué más da, lo im­por­tan­te es dis­fru­tar de es­ta be­bi­da re­fres­can­te.

LA RE­CE­TA BA­JO LLA­VE

La fa­mi­lia Mén­dez Bu­ga­llo lle­va 13 años en hos­te­le­ría, pe­ro so­lo han pa­sa­do dos des­de que abrie­ron A Ca­sa Pe­que­na. La ubi­ca­ción acom­pa­ña, es­tán so­la­men­te a sie­te ki­ló­me­tros de San­xen­xo, aun­que por es­ta san­gría es­ta­ría­mos dis­pues­tos a ha­cer los ki­ló­me­tros que hi­cie­ran fal­ta. «La san­gría es co­mo una tor­ti­lla o una em­pa­na­da, siem­pre es di­fe­ren­te», apun­ta Esther, due­ña del es­ta­ble­ci­mien­to, y es que de­pen­dien­do de la fru­ta que le pon­gan, del vino, o sim­ple­men­te quién la ha­ga, su in­creí­ble sa­bor va­ría. En A Ca­sa Pe­que­na so­lo to­can la ja­rra dos per­so­nas, los en­car­ga­dos de crear dia­ria­men­te es­ta ma­ra­vi­lla. «La re­ce­ta so­lo la sa­be­mos mi pa­dre y yo, por eso es tan es­pe­cial», afir­ma Pe­dro. Su pa­dre fue el que creó la re­ce­ta, y des­de ese día no han pa­ra­do de cau­ti­var a to­dos los pa­la­da­res que pa­san por aquí y la prue­ban. No nos quie­ren dar pis­tas de la re­ce­ta, es un se­cre­to guar­da­do ba­jo lla­ve, pe­ro sí sa­be­mos que lo ha­cen con un vino tin­to jo­ven y que les en­can­tan los to­ques de cí­tri­cos. Al­go es al­go. «To­do lo que po­de­mos ha­cer lo ha­ce­mos no­so­tros, el 95% de los pro­duc­tos que ven­de­mos son nues­tros». Es­te sí que es un se­cre­to a vo­ces, ya que to­dos los ve­ci­nos de la zo­na sa­ben que la co­mi­da lo pe­ta, y la san­gría to­da­vía más. «Si unos pi­den re­fres­cos y otros vino, siem­pre les ofrez­co la san­gría y aca­ban en­can­ta­dos, es­ta be­bi­da aca­ba unién­do­los a to­dos», cuen­ta Pe­dro. En es­to de la hos­te­le­ría ca­da uno tie­ne sus tru­cos, al­gu­nos pre­fie­ren pre­pa­rar­la en el mo­men­to pa­ra que no se le va­yan la gra­cia chis­pean­te y otros son mu­cho más pre­vi­so­res. «A mí me gus­ta de­jar­la pre­pa­ra­da por la ma­ña­na —di­ce Pe­dro— creo que el vino tie­ne que ma­ce­rar, así que ya la ten­go lista pa­ra ser­vir­la cuan­do me la pi­den». Tam­bién son de de­jar la san­gría he­cha los del bar Mi­lon­gas. La pre­pa­ra al pun­to de la ma­ña­na Ma­riano, el encargado de es­te es­ta­ble­ci­mien­to. «Al me­dio­día ven­de­mos mu­chí­si­mas, es­tá muy fres­qui­ta y a la gen­te le en­can­ta que sea tan re­fres­can­te», apun­ta. Na­die sa­le de es­te es­ta­ble­ci­mien­to des­hi­dra­ta­do, pe­ro mu­cho me­nos tris­te. «Si prue­ban nues­tra san­gría sa­len más ale­gres del bar, eso se­gu­ro», afir­ma Ma­riano. Y es que es­ta be­bi­da se ven­de to­do el año, a sus fans les en­can­tan to­das sus va­rian­tes y no­so­tros ya no sa­be­mos con cuál que­dar­nos. ¿Qué más se pue­de pe­dir? Mar­chan­do una ja­rra.

FO­TO: EMI­LIO MOL­DES

Raúl Fac­cio­laCre-Cot­tê El prin­ci­pal se­cre­to de las tres ver­sio­nes de san­gría que ofrece es­ta cre­pe­ría es la ela­bo­ra­ción pro­pia, de tal mo­do que la ba­se es ca­va brut, un vino tin­to de ca­li­dad o una si­dra dul­ce que se com­bi­nan con co­ñac, un po­co de ga­seo­sa, fru­ta tro­cea­da y, cla­ro es­tá, azú­car.

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Bar Mi­lon­gasSAN­TIA­GO En San­tia­go les gus­ta ser­vir­laen una co­pa de ba­lón con mu­cho hie­lo y, por lo tan­to, bien fres­qui­ta. El ver­da­de­ro se­cre­to de su re­ce­ta es que es ar­te­sa­na, así que hay que acer­car­se pa­ra pro­bar­la. «Siprue­ban nues­tra san­gría sa­len más ale­gres del bar, eso se­gu­ro», ase­gu­ra Ma­riano, eldue­ño del lo­cal.

FO­TO: MAR­TI­NA MISER

Res­tau­ran­te A Ca­sa Pe­que­naMEA­ÑO To­do el mun­do que en­tra en es­te res­tau­ran­te sa­le con­ten­to. La san­gría es­ta de mo­da, la pi­den los más jó­ve­nes y los no tan­to. No hay mejor lu­gar pa­ra dis­fru­tar­la que en su ma­ra­vi­llo­so jar­dín de ve­rano. Te es­tán es­pe­ran­do.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Res­tau­ran­te Glo­ria Ben­di­taA CO­RU­ÑA Se ha ga­na­do el tí­tu­lo de una de las me­jo­res san­grías de A Co­ru­ña. «No sé si so­mos la mejor, pe­ro una de las me­jo­res de Co­ru­ña es­toy se­gu­ro», di­ce Al­fon­so, due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to. Y es que sa­ber que te la pre­pa­ran en el mo­men­to con el má­xi­mo ca­ri­ño no tie­ne pre­cio. «Ya te­ne­mos clien­tes de san­gría, gen­te que vie­ne has­ta aquí so­lo pa­ra pro­bar­la», aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.