Los chi­cos de 18 años de­be­rían es­tu­diar lo que les gus­ta”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Es­tá acos­tum­bra­do a acon­se­jar a los jó­ve­nes an­tes de ini­ciar la Universidad. Pa­ra es­te pro­fe­sor lo im­por­tan­te es la vo­ca­ción, y ase­gu­ra que no hay ca­rre­ras más im­por­tan­tes que otras. Las de Le­tras —in­sis­te— son igual de fun­da­men­ta­les en la for­ma­ción. No to­do pa­sa por ha­cer In­for­má­ti­ca, Ma­te­má­ti­cas o Me­di­ci­na

Pe­dro Ar­mas es pro­fe­sor de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, pe­ro tam­bién vi­ce­pre­si­den­te de la CIUG (Co­mi­sión Interuniversitaria de Ga­li­cia), por eso es­tá muy acos­tum­bra­do a tra­tar con jó­ve­nes que no tie­nen cla­ra su vo­ca­ción cuan­do ini­cian la ca­rre­ra y es­tá ha­bi­tua­do a acon­se­jar­los cuan­do van a de­ci­dir­se por unos es­tu­dios; y tam­bién a abrir­les un ho­ri­zon­te en ca­so de que es­tén de­ba­tién­do­se en la du­da.

—Hay mu­cha ob­se­sión con en­fo­car a los alum­nos ha­cia el mer­ca­do la­bo­ral. ¿Pe­ro un chi­co o una chi­ca de­be­ría ele­gir es­tu­diar lo que le gus­ta? ¿Se­guir su vo­ca­ción?

—Mi con­se­jo es: es­tu­dia lo que quie­ras y pue­das. Es fun­da­men­tal el apar­ta­do vo­ca­cio­nal, «haz lo que te gus­te», «dé­ja­te lle­var por tu vo­ca­ción». Pe­ro tam­bién es ver­dad que a es­tas eda­des la vo­ca­ción no siem­pre es­tá muy de­fi­ni­da. La otra par­te es «lo que pue­das», que im­pli­ca la va­ria­ble de las no­tas que has sa­ca­do y la par­te eco­nó­mi­ca, cla­ro.

—Va­le, esas son va­ria­bles. ¿Pe­ro tú co­mo ex­per­to estás a fa­vor de que se de­jen lle­var por su pa­sión?

—Sí, sí, cla­ro. Lo pri­me­ro es que se de­jen lle­var por su vo­ca­ción. ¿Qué su­ce­de? Ellos tie­nen un pla­zo pa­ra pen­sar a qué ca­rre­ras ir, tie­nen mu­chas op­cio­nes: pue­den po­ner has­ta cinco ca­rre­ras dis­tin­tas y has­ta diez si es­tán re­pe­ti­das en dis­tin­tos cam­pus. Por ejem­plo, si hay En­fer­me­ría en Fe­rrol, A Co­ru­ña y San­tia­go pue­den re­pe­tir­la co­mo op­ción. Por eso les in­sis­ti­mos en las char­las de orien­ta­ción en que tie­nen que co­lo­car­las en su or­den de pre­fe­ren­cia, eso es vi­tal. La apli­ca­ción in­for­má­ti­ca los va a con­vo­car (hay has­ta ocho con­vo­ca­to­rias) siem­pre aten­dien­do a sus ór­de­nes de pre­fe­ren­cia y a su no­ta. Y ahí ob­ser­va­mos que a ve­ces el alumno no tie­ne las co­sas tan cla­ras. En oca­sio­nes po­nen pri­me­ro Me­di­ci­na, lue­go De­re­cho, Pe­rio­dis­mo... Con 18 años no siem­pre es­tá cla­ra la vo­ca­ción.

—Pe­ro lue­go es­tá la pre­sión fa­mi­liar: «Muy bien, te gus­ta la li­te­ra­tu­ra, pe­ro es­to no tie­ne fu­tu­ro la­bo­ral». ¿Qué de­ben ha­cer los pa­dres?

—La fa­mi­lia de­be pri­me­ro co­no­cer bien a su hi­jo. Eso se da por su­pues­to. Es im­por­tan­te sa­ber las ca­pa­ci­da­des que tie­ne, por­que a ve­ces él pue­de que­rer al­go y des­pués te­ner una frus­tra­ción el pri­mer año por­que no es lo que pen­sa­ba...

—La fa­mi­lia pue­de in­fluir mu­cho...

—Es re­co­men­da­ble que los de­jen ele­gir; aho­ra bien, pue­den acon­se­jar. La clave es no pre­sio­nar. Lo ideal es que se in­for­men real­men­te so­bre las ca­rre­ras, que no se de­jen lle­var so­lo por un nom­bre, o por que unos ami­gos les di­cen no sé qué, o por que el tí­tu­lo les lla­ma la aten­ción, o las sa­li­das... Lo me­jor es que los chi­cos en­tren en los pla­nes de es­tu­dio. Te pon­go un ejem­plo: Psi­co­lo­gía des­de ha­ce unos años tie­ne una fuer­te car­ga de cien­cias, una par­te clí­ni­ca. An­tes era más Psi­co­lo­gía so-

cial, pues si no hay una bue­na in­for­ma­ción, un alumno pue­de ele­gir sin sa­ber dón­de se me­te. Lo bueno es que hus­meen, que se acer­quen a las fa­cul­ta­des, que ha­blen con los alum­nos que es­tán es­tu­dian­do la ca­rre­ra y que les pre­gun­ten có­mo es.

—Los do­bles gra­dos, que aho­ra hay tan­tos, esas do­bles li­cen­cia­tu­ras, ¿có­mo los ves tú? ¿Son com­bi­na­cio­nes ló­gi­cas?

—Al­gu­nas, pen­san­do en el mer­ca­do la­bo­ral, tie­nen cier­ta ló­gi­ca, co­mo ADE (Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas) y De­re­cho. A ve­ces te quie­res de­di­car a la em­pre­sa, pe­ro a la par­te de le­gis­la­ción. O Em­pre­sa­ria­les y Tu­ris­mo, si vas al doble gra­do, te di­ri­ges al ám­bi­to tu­rís­ti­co con cri­te­rio em­pre­sa­rial... Pe­ro la gen­te que va a los do­bles gra­dos nor­mal­men­te

ya es­tá muy en­fo­ca­da.

—To­da la vi­da hu­bo ca­rre­ras que se pu­sie­ron de mo­da. Ha­ce 30 años era Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, an­tes In­ge­nie­ría de Ca­mi­nos, aho­ra es­tán Ma­te­má­ti­cas e In­for­má­ti­ca... ¿Es­to no es una bur­bu­ja?

—Hay ci­clos que tie­nen ex­pli­ca­ción ló­gi­ca por el mer­ca­do de tra­ba­jo. Ha­ce años los apa­re­ja­do­res o ar­qui­tec­tos eran de­man­da­dos, lle­gó la cri­sis y el ci­clo ca­yó.

—Pe­ro si to­do el mun­do quie­re ha­cer Ma­te­má­ti­cas, o los di­ri­gi­mos a In­for­má­ti­ca, pue­de ha­ber sa­tu­ra­ción y en cinco años tal vez no ten­gan tra­ba­jo.

—Los in­for­má­ti­cos si­guen con una de­man­da al­ta, y siem­pre ha­brá mé­di­cos. Sí es ver­dad que mu­chos te­le­cos de aque­lla ge­ne­ra­ción tra­ba­ja­ron des­pués de in­for­má­ti­cos. Por eso hay que es­tu­diar lo que te ape­te­ce, por­que el mer­ca­do la­bo­ral va por otro la­do. Ahí es­tán las ca­rre­ras de Le­tras, que son fun­da­men­ta­les tam­bién, y mu­chas ve­ces ve­mos que al­tos eje­cu­ti­vos de gran­des em­pre­sas son li­cen­cia­dos en Hu­ma­ni­da­des o en una Fi­lo­lo­gía.

—Tú hi­cis­te His­to­ria, ¿vol­ve­rías a ma­tri­cu­lar­te en lo mis­mo?

—Sí, sí. Cla­ro, lo mío eran los ma­pas des­de pe­que­ñi­to. Yo sa­bía que que­ría ha­cer Geo­gra­fía o al­go vin­cu­la­do a los ma­pas. Yo lo vol­ve­ría a ha­cer. Por­que si hay un mo­men­to en la vi­da en que pue­des to­mar esas de­ci­sio­nes es con esa edad. Al fi­nal, son años de tu vi­da que tie­nes que es­for­zar­te, pe­ro hay que dis­fru­tar­los, y no me re­fie­ro so­lo a la vi­da uni­ver­si­ta­ria, sino a apren­der y apa­sio­nar­te con lo que es­tu­dias. Así da­rás bien em­plea­da tu for­ma­ción, lue­go que te abra más o me­nos puer­tas la­bo­ra­les, eso ya son las cir­cuns­tan­cias. Pe­ro en la for­ma­ción, un jo­ven de­be ti­rar por aque­llo que le lle­na, que le gus­ta.

—Lue­go es­tán esas ca­rre­ras con nom­bres mo­der­nos, que no sa­bes muy bien qué son.

—Yo siem­pre di­go que las ca­rre­ras de­ben te­ner nom­bre de ca­rre­ra [ri­sas]. Es­tán las no­ve­da­des que a ve­ces fun­cio­nan, co­mo Cri­mi­no­lo­xía, Bio­tec­no­lo­xía, Xes­tión In­dus­trial de Mo­da son nue­vas, pe­ro la de­no­mi­na­ción es cla­ra.

—Eso es dis­tin­to.

—Pe­ro Pai­sa­xe es­te año es una li­cen­cia­tu­ra no­ve­do­sa (son cua­tro cur­sos), que se ofre­ce en Lu­go, y bueno, aca­ba­mos de abrir la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria, y a ver. Hay ca­rre­ras que tie­nen cla­ra­men­te com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les (Ar­qui­tec­tu­ra, De­re­cho, Me­di­ci­na...), pe­ro la Universidad de­be te­ner otro ti­po de ca­rre­ras, es el tem­plo del sa­ber.

—La for­ma­ción cul­tu­ral de­be ser apre­cia­da en cual­quier ám­bi­to, ¿no?

—Cla­ro, cla­ro. Na­die es­tu­dia Hu­ma­ni­da­des pen­san­do en que hay una pla­za de hu­ma­nis­ta en nin­gún si­tio. Hay gen­te que ha he­cho una ca­rre­ra de Le­tras y lue­go es­tá en un de­par­ta­men­to de Goo­gle, en una gran em­pre­sa...

—Al fi­nal pue­de pe­sar mu­cho más la per­so­na­li­dad, la ac­ti­tud... pa­ra que te es­co­jan en un tra­ba­jo. Aho­ra que to­do el mun­do es­tá preo­cu­pa­do por el in­glés, ¿có­mo le di­ces a al­guien que sa­ber ga­le­go le pue­de abrir puer­tas?

—Cla­ro, cla­ro, al fi­nal im­por­tan tus ap­ti­tu­des, tu ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y ade­más se pue­de ser anal­fa­be­to en ocho idio­mas [ri­sas]. Hay cues­tio­nes que no son au­to­má­ti­cas. No hay una lí­nea di­rec­ta en­tre es­tu­diar una ca­rre­ra y te­ner un tra­ba­jo. En cual­quier ca­so, no hay ca­rre­ras más im­por­tan­tes que otras, unas pue­den te­ner una apli­ca­ción más cla­ra, pe­ro na­da más.

—Ne­ce­si­ta­mos la Fi­lo­so­fía.

—Efec­ti­va­men­te, y no es­tá tan mal en cuan­to a de­man­da. Por ejem­plo, en San­tia­go aho­ra mis­mo se ofre­cen 65 pla­zas y hay 56 per­so­nas que la tie­nen de pri­me­ra pre­fe­ren­cia, y la han pe­di­do más de 70. Ahí es­tá.

—Yo me que­do con esa idea de que un chi­co o una chi­ca de­be es­tu­diar lo que le gus­ta.

—Sí, son años de tu vi­da pa­ra dis­fru­tar de la ca­rre­ra, de esa for­ma­ción. Y so­lo vas a dis­fru­tar si ha­ces al­go que te sa­tis­fa­ce. Y que na­die con­si­de­re un pa­so atrás equivocarse y cam­biar de es­tu­dios; por­que tam­bién hay otras per­so­nas que han des­cu­bier­to des­pués al­go que les en­can­tó.

FO­TO: ÁNGEL MANSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.