To­das so­mos multiorgásmicas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE SEXO - TEX­TO: A. ABE­LEN­DA

¿ES UN MI­TO? Di­cen que to­das las mu­je­res tie­nen es­te ma­ná, aun­que no to­das lo se­pan. En reali­dad, «sa­be­mos muy po­co de la

can­ti­dad de pla­cer que po­de­mos lle­gar a sen­tir». Las se­xó­lo­gas Na­ya­ra Mal­ne­ro y Mar­ti­na Gon­zá­lez Vei­ga res­pon­den, e in­vi­tan a no po­ner­se lí­mi­tes sin po­ner­se a prue­ba. «Si te cen­tras en ren­dir, de­jas de

sen­tir». El re­lax es lo pri­me­ro

To­das­las mu­je­res son mu­tior­gás­mi­cas... di­cen. ¿Qué hay de cier­to en el mi­to?. «¿Mi­to, cuál es el mi­to?», en­ca­ja con iro­nía la se­xó­lo­ga Na­ya­ra Mal­ne­ro, au­to­ra del blog Sex­pe­ri­men­tan­do. ¿En­ton­ces, to­das las mu­je­res son multiorgásmicas? «Sí», ase­gu­ra. «No es un mi­to, es un he­cho. To­das so­mos multiorgásmicas, o to­das po­de­mos ser­lo», pun­tua­li­za. Es­ta con­di­ción fa­vo­ra­ble a la mul­ti­pli­ca­ción su­ce­si­va de pla­cer se da en la mu­jer por­que en ella, ex­pli­ca, no exis­te el pe­río­do re­frac­ta­rio, que es el tiem­po que pa­sa des­de que se pro­du­ce la eya­cu­la­ción has­ta que se vuel­ve a sen­tir ex­ci­ta­ción. «Los hom­bres se duer­men des­pués de te­ner se­xo, las mu­je­res ge­ne­ral­men­te no, por­que la re­la­ja­ción en ellos se pro­du­ce de ma­ne­ra más brus­ca que en no­so­tras. En nues­tro ca­so, va más des­pa­cio; al no te­ner ese pe­río­do re­frac­ta­rio, po­de­mos te­ner otro or­gas­mo si hay es­ti­mu­la­ción», afir­ma. En cam­bio, ellos tie­nen pe­río­do re­frac­ta­rio que guar­dar ¡y no re­fresh! «Una vez que eya­cu­lan, no pue­den al­can­zar otro or­gas­mo en la mis­ma se­sión. Los hom­bres que pue­den con­se­guir múl­ti­ples or­gas­mos son los que prac­ti­can la eya­cu­la­ción re­tró­gra­da», ex­pli­ca. Pe­ro de­ja­mos el tan­tra pa­ra otra oca­sión...

Con­vie­ne no su­cum­bir a la pre­sión de las me­tas en la ca­ma, acon­se­jan las ex­per­tas con­sul­ta­das por YES. «Hay per­so­nas con vul­va que pue­den en­ca­de­nar va­rios or­gas­mos, y hay otras que ne­ce­si­tan to­mar­se un tiem­po pa­ra vol­ver a ex­pe­ri­men­tar un or­gas­mo. Hay per­so­nas que tie­nen va­rios or­gas­mos, per­so­nas que uno, y otras que nin­guno, y una mis­ma per­so­na pue­de ex­pe­ri­men­tar di­fe­ren­cias en sus re­la­cio­nes. Co­mo se­res bio­psi­co­so­cia­les, hay mu­chos fac­to­res que nos in­flu­yen a la ho­ra de vi­vir un or­gas­mo. Y la sa­tis­fac­ción es sub­je­ti­va y mul­ti­fac­to­rial, es al­go que no se pue­de me­dir en nú­me­ros», sos­tie­ne la se­xó­lo­ga y te­ra­peu­ta de pa­re­ja Mar­ti­na Gon­zá­lez Vei­ga, al fren­te del cen­tro Con Mu­cho Gus­to, de San­tia­go.

Con las pren­das de­be­rían caer los nú­me­ros, re­mi­tir la an­sie­dad por el ba­re­mo, pe­ro nos pue­den las me­dias. ¿Cuál pue­de ser el pro­me­dio de or­gas­mos de una mu­jer en un día? «Es al­go que de­pen­de de ca­da uno...», des­li­za Mal­ne­ro. «To­dos so­mos di­fe­ren­tes —afir­ma Mar­ti­na Gon­zá­lez—. Te­ne­mos sen­si­bi­li­da­des y gus­tos dis­tin­tos». Pe­ro hay un in­gre­dien­te co­mún en el bie­nes­tar se­xual y el pla­cer, y es el re­lax. «Es im­por­tan­te ge­ne­rar un en­torno en el que la per­so­na se sien­ta có­mo­da, te­ner en cuen­ta sus gus­tos y tiem­pos y ges­tio­nar­los bien. No so­mos má­qui­nas, ni hay bo­to­nes má­gi­cos ni con­se­jos que sir­van pa­ra to­das. Lo me­jor es no to­mar­se el or­gas­mo co­mo una prue­ba. Si te cen­tras en ren­dir, de­jas de sen­tir», ad­vier­te Mar­ti­na, que sub­ra­ya que hay tan­tas ma­ne­ras de vi­vir la se­xua­li­dad co­mo per­so­nas. «Los hom­bres ex­pe­ri­men­tan el pla­cer de múl­ti­ples ma­ne­ras, las mu­je­res tam­bién. Y no es cues­tión tan­to de se­xos co­mo de per­so­nas. Si lo pen­sa­mos fría­men­te es lo­co pen­sar que to­do el mun­do dis­fru­ta igual, ¿no?», plan­tea.

Las mu­je­res tam­bién po­de­mos ser «eya­cu­la­do­ras pre­co­ces», aven­tu­ra Na­ya­ra Mal­ne­ro, «pe­ro pa­ra no­so­tras eso no se­ría un pro­ble­ma»,

No so­mos má­qui­nas, no hay con­se­jos má­gi­cos que sir­van pa­ra to­dos”

pues no pon­dría en en­tre­di­cho la con­cien­cia de nues­tra pro­pia fe­mi­ni­dad... ¿o sí?

¿Y si una mu­jer se duer­me tras la pri­me­ra «ex­plo­sión», es atí­pi­co, im­pli­ca es­to que tie­ne un pro­ble­ma? «No, es nor­mal. No­so­tras tam­bién nos re­la­ja­mos... Te­ner la po­si­bi­li­dad de en­ca­de­nar va­rios or­gas­mos no quie­re de­cir que ten­gas que te­ner­los», acla­ra Mal­ne­ro, quien su­gie­re, en cual­quier ca­so, no po­ner­se lí­mi­tes.

Pro­bar tie­ne su pun­to, y se­gún las úl­ti­mas no­ti­cias que te­ne­mos, el pun­to G no exis­te. «Y es­to se de­mues­tra en la úl­ti­ma re­vi­sión cien­tí­fi­ca rea­li­za­da en el 2015 cen­tra­da en la anato­mía clí­ni­ca del pun­to G. La exis­ten­cia de un Pun­to G anató­mi­co que­da por de­mos­trar», avan­za Mar­ti­na Gon­zá­lez. Así que qui­zá el doc­tor Grä­fen­berg se que­de sin le­tra gran­de en el ma­pa eró­geno de la mu­jer. Y cai­ga un mi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.