¡QUÉ SE VA­YAN TO­DOS!

QUE NO­SO­TROS NOS QUE­DA­MOS DE RO­DRÍ­GUEZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ME­LIS­SA RO­DRÍ­GUEZ

¿SO­LO EN CA­SA POR UNOS DÍAS? Se­gún co­mo lo mi­res, pe­ro es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra mar­car tus pro­pias re­glas: mú­si­ca a to­do vo­lu­men, re­co­ger más tar­de los pla­tos de la co­mi­da o ver en bu­cle esa se­rie que te tie­ne en­gan­cha­do. Si tu fa­mi­lia o tus ami­gos te «aban­do­nan», apro­ve­cha pa­ra cam­biar de ape­lli­do por unos días.

Es ve­rano. Unos se van de va­ca­cio­nes y otros se que­dan tra­ba­jan­do, pe­ro ha­ce buen tiem­po y no tie­ne sen­ti­do amar­gar­se. Así es tal y co­mo ve Shey­la Ber­mú­dez Lista (A Co­ru­ña, 1996) su vi­da. Y eso que ella, sí que ten­dría mo­ti­vos de so­bra pa­ra ha­cer­lo es­te año. Su ru­ti­na ha cam­bia­do. Des­de que te­nía 7 años, su pa­dre Ricardo, su her­mano Es­te­ban y ella ins­tau­ra­ron una tra­di­ción: ir­se de va­ca­cio­nes la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to. Así, vi­si­ta­ron Por­tu­gal, Bar­ce­lo­na, Gre­cia… en la bús­que­da de en­con­trar des­can­so en pla­yas y zoos, sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos. Has­ta es­te año.

Shey­la ha co­men­za­do a tra­ba­jar y le re­sul­ta im­po­si­ble re­unir va­rios días li­bres, lo que le im­pi­de ir­se con ellos. Se que­da­rá so­la en ca­sa por pri­me­ra vez, pues aun­que vi­ve en Car­ba­llo con su ma­dre y su her­mano, tra­ba­ja des­de que sa­le el sol has­ta pri­me­ra ho­ra de la tar­de, de mo­do que con su pro­ge­ni­to­ra ape­nas coin­ci­di­rá por su jor­na­da la­bo­ral, que es de tar­de-no­che, y su her­mano «vai un pou­co por libre» de­bi­do a la di­fe­ren­cia de edad. Por el mo­men­to, no ha he­cho plan al­guno. No obs­tan­te, con­fie­sa: «Vou ter máis tem­po pa­ra es­tar tran­qui­la e de­di­ca­lo a min mes­ma».

Sa­be de lo que ha­bla, pues a fi­na­les de ju­lio y prin­ci­pios de agos­to de es­te año ya ha ex­pe­ri­men­ta­do la so­le­dad en cuan­to a amis­ta­des se re­fie­re. «Os meus ami­gos mar­cha­ron de va­ca­cións a Va­len­cia se­te días, co­mo vi­ña­mos fa­cen­do nos úl­ti­mos anos cun des­tino di­fe­ren­te, e eu ti­ven que que­dar aquí po­lo meu tra­ba­llo», ex­pli­ca. Pe­ro no se que­dó tum­ba­da en el so­fá. Ideó un plan al­ter­na­ti­vo pa­ra apro­ve­char el tiem­po el má­xi­mo po­si­ble, ese que has­ta aho­ra le fal­tó o al que no su­po sa­car­le par­ti­do. La fa­mi­lia, el des­can­so y la lec­tu­ra for­ma­ron par­te de él. Pe­ro hu­bo más. Se que­dó de Ro­drí­guez.

El tra­ba­jo y las la­bo­res do­més­ti­cas lle­nan el día de prin­ci­pio a fin. So­lo unos

po­cos lo­gran sa­car tiem­po pa­ra lle­var a ca­bo sus re­tos per­so­na­les, y no es el ca­so de Shey­la. Ella mis­ma ex­pre­sa que es­tá cen­tra­da por com­ple­to en el tra­ba­jo. Tal es el ca­so, que su fa­mi­lia se que­dó re­le­ga­da a un se­gun­do plano: «Té­ñoa un pou­co des­coi­da­da», di­ce.

TIEM­PO PA­RA LA FA­MI­LIA

Lo que pri­me­ro se le pa­só por la ca­be­za en esa se­ma­na en la que sus ami­gos es­tu­vie­ron le­jos, fue de­di­car­le más tiem­po: «Vi­si­tei a mi­ña avoa, e al­gún día que mi­ña nai li­brou apro­vei­tei pa­ra ir con ela á praia. Pe­ro a di­fe­ren­za de ba­ñar­me e xo­gar ás ra­que­tas, co­mo fa­go sem­pre cos com­pa­ñei­ros, de­di­quei­me a des­can­sar na toa­lla e a con­ver­sar con ela», ex­pli­ca.

Y pa­ra ter­mi­nar el día, su si­tio pre­fe­ri­do: la te­rra­za de su ca­sa. No pa­ra to­mar el sol, sino pa­ra dis­fru­tar de una de las co­sas que más le gus­ta ha­cer y que en su ru­ti­na, por fal­ta de tiem­po, te­nía aban­do­na­da: la lec­tu­ra. «Apro­vei­tei pa­ra avan­zar nos li­bros e pa­ra po­ñer­me ao día na ac­tua­li­da­de in­for­ma­ti­va», co­men­ta. Aho­ra mis­mo, es­tá le­yen­do uno de los éxi­tos del año, el de Le­ti­cia Do­le­ra, Mor­der la manzana, que se­gún la pro­pia lec­to­ra cuen­ta, tra­ta de ex­pli­car que el fe­mi­nis­mo no es lo con­tra­rio al ma­chis­mo. «Con is­to bus­co sa­ber qué res­pon­der a cer­tas cou­sas. Es­tou moi in­vo­lu­cra­da con es­te mo­ve­men­to», ar­gu­men­ta. Otros de los li­bros es­co­gi­dos fue­ron los de mis­te­rio, «os que che fan pen­sar». Y es que a Shey­la le en­can­ta in­da­gar has­ta lo más pro­fun­do de las le­tras.

En su pri­me­ra se­ma­na de Ro­drí­guez tam­bién op­tó por ver la te­le­vi­sión, al­gu­na se­rie en In­ter­net y es­cu­char mú­si­ca. Al de­por­te, con­fie­sa, no le dio op­ción: «Té­ñoo apar­ca­do. Non vai co­mi­go». So­bre có­mo afron­ta­rá la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to so­la en ca­sa, lo pri­me­ro que se le vie­ne a la ca­be­za es que no ten­drá que pe­lear­se con na­die: «Non vou ter con quen dis­cu­tir so­bre a au­to­es­co­la e a Play, nin con quen co­mer nin cear, pe­ro fa­rei un bo­ca­ta na­da máis che­gar á ca­sa ao me­dio­día e co­lle­rei rum­bo á praia cos ami­gos co­rren­do». ¿Quién di­jo que no te­nía plan?

SHEY­LA BER­MÚ­DEZ LISTASIN AMI­GOS Y FA­MI­LIA DOS SE­MA­NAS Es­ta jo­ven de 22 años apro­ve­cha el tiem­po que se que­da so­la en ve­rano pa­ra des­can­sar y vi­si­tar a fa­mi­lia­res que ha­ce mu­cho que no ve. Pe­ro, so­bre to­do, pa­ra in­da­gar has­ta lo más pro­fun­do en los li­bros, ver la te­le­vi­sión y se­rieson­li­ne y es­cu­char mú­si­ca.

FO­TO: ANA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.