HO­TE­LES POR HO­RAS

USA UN RA­TO LA HA­BI­TA­CIÓN Y SI­GUE CON TUS PLA­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ALE­XAN­DRA MA­ZA / M. V.

TE­NER EL SER­VI­CIO y la co­mo­di­dad de un ho­tel ya no im­pli­ca gas­tar­se 60 eu­ros co­mo mí­ni­mo en una no­che. Por la mi­tad, pue­des dis­fru­tar de ellos las ho­ras que eli­jas, en un pack de tres, seis u ocho. Dor­mir la sies­ta, des­can­sar un po­co an­tes de se­guir tu via­je o apro­ve­char un ra­to de un ho­tel de lu­jo está en tu mano. Aní­ma­te, es­ta ten­den­cia se ins­ta­la en Ga­li­cia

Que se­pas que la pró­xi­ma vez que te asal­te el sue­ño en mi­tad de un via­je o que te en­cuen­tres en el ae­ro­puer­to con una de esas eter­nos re­tra­sos de va­rias ho­ras, tie­nes otra op­ción que que­dar­te ma­tan­do el tiem­po muer­to mien­tras acu­mu­las can­san­cio.

Los ho­te­les por ho­ras han lle­ga­do a Ga­li­cia. Ya no se im­po­ne la ho­ra de sa­li­da y en­tra­da al ho­tel, tú eres el que eli­ge la fran­ja que te con­ven­ga se­gún tus ne­ce­si­da­des. Con es­te nue­vo for­ma­to de­bes es­co­ger las ho­ras que es­ta­rás en él me­dian­te unos packs de tres, seis u ocho ho­ras. El pro­ce­di­mien­to no pue­de ser más sen­ci­llo. Lo se­lec­cio­nas a tra­vés de la pá­gi­na web o apli­ca­ción de By

Hours, y al se­gun­do tie­nes he­cha tu re­ser­va. «El clien­te pue­de ha­cer la re­ser­va en la mis­ma puer­ta del ho­tel», ex­pli­ca Ro­sa Gon­zá­lez, re­la­cio­nes pú­bli­cas de By Hours. Pa­ra que un ho­tel pue­da ofre­cer es­tos ser­vi­cios de­be pa­sar pri­me­ro por el fil­tro de es­ta pla­ta­for­ma, ya que ellos pre­fie­ren que el ho­tel es­té en el cen­tro de la ciu­dad o cer­ca del ae­ro­puer­to. Ade­más, el es­ta­ble­ci­mien­to de­be­rá te­ner de tres a cin­co es­tre­llas y una re­cep­ción 24 ho­ras, pa­ra que el clien­te pue­da en­trar y sa­lir cuan­do desee. «El ho­tel eli­ge las fran­jas ho­ra­rias que quie­re tra­ba­jar, cla­ro, pe­ro el usua­rio tie­ne mu­cha más fle­xi­bi­li­dad», ma­ti­za Ro­sa Gon­zá­lez.

Es­ta pro­pues­ta sur­gió ha­ce seis años en Bar­ce­lo­na, cuan­do sus fun­da­do­res se pre­gun­ta­ron por qué se po­dían al­qui­lar bi­cis, coches y has­ta un dis­fraz por ho­ras, pe­ro no una ca­ma. Se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra so­lu­cio­nar ese pro­ble­ma y ac­tual­men­te tie­nen en Es­pa­ña 900 ho­te­les, de los cua­les 10 es­tán Ga­li­cia: Hay uno en A Co­ru­ña, tres en San­tia­go de Com­pos­te­la y seis en Vi­go.

«Yo iba a A Co­ru­ña, co­mía y me echa­ba la sies­ta en un ho­tel an­tes de vol­ver a mi ca­sa», ase­gu­ra Jo­sé Luis Ló­pez, el due­ño, aun­que tam­bién jar­di­ne­ro, co­ci­ne­ro y lo que ha­ga fal­ta, del Ho­tel Asa­dor Ro­xos de San­tia­go. Co­mo le gus­tó la idea de­ci­dió im­plan­tar­la en su ho­tel. «Creo que ha­bía una ne­ce­si­dad, hay gen­te que quie­re des­can­sar un ra­to an­tes de se­guir su via­je», sos­tie­ne.

Lo pu­so en mar­cha ha­ce cin­co me­ses, y aun­que la gen­te to­da­vía se está adap­tan­do a es­te nue­vo for­ma­to ho­te­le­ro, es una ten­den­cia que irá a más. «Con las re­des soy un po­co tor­pe, pe­ro la gen­te vie­ne mu­cho por­que lo en­cuen­tra en In­ter­net», cuen­ta Jo­sé, quien tam­bién ex­pli­ca que es­te ser­vi­cio lo usa más en tem­po­ra­da ba­ja, por­que en tem­po­ra­da al­ta tie­ne el ho­tel lleno. No hay una edad de­ter­mi­na­da pa­ra apun­tar­se a es­ta ten­den­cia, pe­ro los hos­te­le­ros sí que han de­tec­ta­do que son los jó­ve­nes de en­tre 20 y 50 años los que más sue­len usar­lo.

«So­le­mos te­ner una o dos re­ser­vas por se­ma­na de es­te ti­po, y la ma­yo­ría son del pa­que­te de tres ho­ras», in­di­ca Mar­cos La­me­la, el di­rec­tor co­mer­cial del Ho­tel Ser­co­tel Tres Lu­ces de Vi­go. Y el Ho­tel Ze­nit de A Co­ru­ña va a re­ser­va dia­ria, pe­ro tam­bién coin­ci­de en que la op­ción pre­fe­ri­da de los hués­pe­des es la de tres ho­ras. «Te­ne­mos mu­chas per­so­nas que es­co­gen es­ta al­ter­na­ti­va, la ma­yo­ría es gen­te de ne­go­cios que duer­me unas ho­ras an­tes de co­ger su vue­lo», apun­ta Eli­sa­beth Es­té­vez, di­rec­to­ra del ho­tel co­ru­ñés.

LOS GRAN­DES GA­NAN

Las ven­ta­jas es­tán cla­ras, los clien­tes pa­gan me­nos, en­tran y sa­len cuan­do quie­ren y los ho­te­le­ros sa­can más be­ne­fi­cios. «Creo que la úni­ca des­ven­ta­ja es que la gen­te no sa­be que se pue­de ha­cer es­to», afirma Ro­sa Gon­zá­lez. Y pa­ra Eli­sa­beth Es­té­vez, to­do son ven­ta­jas: «Una ha­bi­ta­ción se pue­de usar dos ve­ces en un día, op­ti­mi­zas to­do mu­cho más», re­la­ta. Rita So­bra­do, vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Hos­te­le­ría de San­tia­go, opi­na que es­to lo pue­den ofre­cer los ho­te­les gran­des, pe­ro no los pe­que­ños. «Los gran­des son los que pue­den ha­cer­lo, por­que tie­nen ca­ma­re­ras de pi­sos con­tra­ta­das pa­ra que arre­glen la ha­bi­ta­ción a cual­quier ho­ra, los pe­que­ños no tie­nen esa ven­ta­ja», de­cla­ra. «En mi ho­tel ten­go ser­vi­cio de lim­pie­za de 9 a 14 ho­ras, lue­go ya no po­dría ha­cer­lo», sos­tie­ne. Pa­ra ella la ven­ta­ja es que fac­tu­ran mu­cho más, pe­ro la gran des­ven­ta­ja es el tiem­po, «hay que te­ner dis­po­ni­bi­li­dad siem­pre». A par­tir de aho­ra, el sue­ño no te va a pi­llar des­pre­ve­ni­do.

Una ha­bi­ta­ción se pue­de usar has­ta dos ve­ces en un mis­mo día”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.