Ga­fas, ale­tas... ¡y ac­ción!

SUMÉRGETE Y VE­RÁS Hoy re­co­rre­mos Ga­li­cia ba­jo el agua pa­ra lle­var­te a las me­jo­res zo­nas de bu­ceo. Y ahí pue­des pa­sear­te en­tre bos­ques, acan­ti­la­dos y has­ta res­tos ar­queo­ló­gi­cos. De­ja el es­trés en la su­per­fi­cie y lán­za­te a los fon­dos, que no tie­nen na­da que

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VE RA NO - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

Si­nun­ca te has cal­za­do las ale­tas, pre­pá­ra­te. Lo pri­me­ro que vas a ex­pe­ri­men­tar ahí aba­jo es la in­gra­vi­dez, co­mo si fue­ses un pá­ja­ro en pleno vue­lo. Lo se­gun­do, el si­len­cio. La au­sen­cia de to­do ese so­ni­do cons­tan­te tan pro­pio de la vi­da so­bre el agua. Y lo ter­ce­ro, la sen­sa­ción de me­ter­te en un mun­do to­tal­men­te di­fe­ren­te. Pa­ra mu­chos, bu­cear se ha con­ver­ti­do en una au­tén­ti­ca cu­ra de es­trés tras qui­tar­se la mo­chi­la de los pro­ble­mas y de­jar­la en la su­per­fi­cie. Lo úni­co que lle­va­rás a la es­pal­da ba­jo el mar es la bo­te­lla de oxí­geno. «La bom­bo­na so­lo es la del bu­tano», es­pe­ta Ali­cia Ca­rri­llo, una de las fun­da­do­ras de Bu­ceo Finisterre. Nos lo cuen­ta allí, en el fin del mun­do. Es­ta bu­cea­do­ra ex­pe­ri­men­ta­da sue­le lle­var a sus gru­pos de in­mer­sio­nes por la ría de Cor­cu­bión, por las is­las Lo­bei­ras o por uno de los la­dos del ca­bo de Fisterra.

Ca­da ru­ta tie­ne su en­can­to. «Por la par­te de la ría ves bo­ga­van­tes, né­co­ras, con­grios y crus­tá­ceos», cuen­ta la ins­truc­to­ra, que ase­gu­ra que la su­ya es la zo­na con ma­yor bio­di­ver­si­dad de Eu­ro­pa: «Hay mu­chí­si­ma vi­da, y te en­cuen­tras mu­chas crías. Es por unir­se la ría y la cos­ta, que da lu­gar a mu­cho mi­cro­or­ga­nis­mo, que sir­ve de ali­men­to pa­ra los pe­ces». Co­mo ve­re­mos un po­co más ade­lan­te, en Arou­sa tam­bién ba­rren pa­ra ca­sa y no es­tán dis­pues­tos a ce­der­les el pues­to de las aguas con ma­yor bio­di­ver­si­dad eu­ro­pea. Pe­ro no en­tre­mos en po­lé­mi­cas, que aquí ya he­mos di­cho que el es­trés se que­da fue­ra. Con­ti­nua­mos la in­mer­sión, que en es­te ca­so es de prin­ci­pian­tes, y nos que­da­mos a dos o cua­tro me­tros de pro­fun­di­dad. Con un po­co de suer­te, se pue­de ju­gar con los pul­pos e, in­clu­so, con al­gu­na xi­bia.

«Tam­bién te­ne­mos res­tos de bar­cos, co­mo los de la Ba­yon­nai­se, que tie­ne den­tro con­grios enor­mes, cen­to­lla, ca­ma­rón, boi fran­cés...», di­ce la bu­cea­do­ra, que nos cuen­ta que, al igual que en la su­per­fi­cie, en el fon­do tam­bién hay bos­ques, pe­ro de al­gas. «Lla­man mu­chí­si­mo la aten­ción de la gen­te que nun­ca los ha vis­to o que no está ha­bi­tua­da a es­tas aguas. De­pen­dien­do de la épo­ca del año, los en­con­tra­mos fron­do­sos (a par­tir de ma­yo o ju­nio), o so­lo que­dan los es­ti­pes, que se com­por­tan co­mo el ta­llo de una plan­ta.

La zo­na cos­te­ra des­de Fisterra, co­mo trans­cu­rre en mar abier­to, nos per­mi­te bu­cear por zo­nas de acan­ti­la­dos, tan im­pre­sio­nan­tes co­mo los de arri­ba. «De re­pen­te te en­cuen­tras pa­re­des de vein­te me­tros, y tie­nen de to­do: anémo­nas, es­pon­jas, pe­ces lu­na, lu­bi­nas, sar­gos...». Lo bueno del Atlán­ti­co, nos di­cen aquí y en to­da Ga­li­cia, es que a uno o dos me­tros ya en­cuen­tras vi­da. Eso tam­bién in­clu­ye a los co­ra­les, que por Fisterra se mul­ti­pli­can en for­ma de gor­go­nias ro­sas y ama­ri­llas.

CON­SE­JOS PA­RA EM­PE­ZAR

«Lo que más cues­ta es es­tar tan­to tiem­po ba­jo el agua y te­ner que res­pi­rar por la bo­ca. Es muy im­por­tan­te no te­ner mie­do, re­la­jar­te, dis­fru­tar del mo­men­to. Em­pe­za­mos por el agua por las ro­di­llas. ¿Que te ago­bias? Sa­les, que no pa­sa na­da», co­men­ta Ali­cia, que tam­bién avi­sa de que nues­tro oí­do tie­ne que acos­tum­brar­se po­co a po­co a la pre­sión que so­por­ta­rá ba­jo el agua. Ella lo sa­be muy bien, por­que ha lle­ga­do a des­cen­der mu­cho. «¿No te so­bre­co­ge des­cen­der a 42 me­tros?», le pre­gun­to. «La ver­dad es que co­mo lo hi­ce pa­ra ver el Ma­ría del Car­men, un bar­co que es par­te de nues­tra his­to­ria... es que es in­creí­ble», res­pon­de re­vi­vién­do­lo con in­ten­si­dad. Eso sí, uno no pue­de es­tar a tan­ta pro­fun­di­dad el tiem­po que le da la ga­na. «En el bu­ceo de­por­ti­vo ma­ne­ja­mos unas ta­blas, y yo a esa pro­fun­di­dad no pue­do es­tar más de nue­ve mi­nu­tos. Lle­vo un or­de­na­dor

BU­CEO FINISTERRE FISTERRA Los bos­ques de al­gas lla­man mu­chí­si­mo la aten­ción de la gen­te que nun­ca los ha vis­to o que no está ha­bi­tua­da a es­tas aguas” Con el ex­ce­so de ni­tró­geno pue­de que em­pie­ces a bai­lar una mui­ñei­ra”

de bu­ceo, que es co­mo una pul­se­ra que me pi­ta y me avi­sa a un mi­nu­to de te­ner que su­bir», se­ña­la la ins­truc­to­ra, que tam­po­co re­gre­sa a la su­per­fi­cie de cual­quier ma­ne­ra: «Hay que ir a die­ci­ocho me­tros por mi­nu­to, y fiar­se siem­pre del or­de­na­dor más res­tric­ti­vo de los que lle­ve­mos los bu­cea­do­res que ha­ga­mos jun­tos la in­mer­sión. Y a cin­co me­tros de lle­gar a la su­per­fi­cie, hay que pa­rar siem­pre du­ran­te tres mi­nu­tos. No pue­des sa­lir de gol­pe».

Es­to de que va­yan, al me­nos, dos bu­cea­do­res jun­tos no es ca­sual. Y es que su­mer­gir­se en­tre tan­ta bur­bu­ja se sube a la ca­be­za. «A par­tir de los trein­ta me­tros pue­des su­frir la bo­rra­che­ra del bu­ceo, por ex­ce­so de ni­tró­geno en tu cuer­po. Hay que cui­dar mu­cho del com­pa­ñe­ro por si em­pie­za a ha­cer co­sas ra­ras y tie­nes que su­bir­le un me­tro, por­que se te pue­de dar por qui­tar­te el re­gu­la­dor o bai­lar una mui­ñei­ra».

FO­TO: ANA GARCÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.