“Aho­ra nos reuni­mos en la is­la de To­ra­lla” Las

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DEGENTE -

reunio­nes fa­mi­lia­res de los Re­go­jo, con raí­ces en Fer­mo­se­lle (Za­mo­ra) y el lus­tre de ha­ber fun­da­do un im­pe­rio del tex­til que lle­gó a ocu­par el ter­cer pues­to en el rán­king na­cio­nal, so­lían ser en el pa­zo de Re­don­de­la. Aho­ra la costumbre si­gue en pie, si no en el pa­zo, en To­ra­lla, co­mo una is­la aje­na al pa­so del tiem­po en la que siem­pre es ve­rano en fa­mi­lia. «Cuan­do uno tie­ne 11 hi­jos, 29 nie­tos, con los res­pec­ti­vos yer­nos y nue­ras, se for­ma un gru­po im­por­tan­te. En­ton­ces, es­tas reunio­nes las ha­ce­mos so­bre to­do en ve­rano, cuan­do la gen­te sue­le es­tar de va­ca­cio­nes», com­par­te Pe­dro Re­go­jo, in­ge­nie­ro in­dus­trial tex­til que fir­ma un le­ga­do fa­mi­liar que no des­cui­da los detalles y apre­cia el sa­bor de la bue­na me­sa. Y com­par­ti­do, más. «La úl­ti­ma de es­tas reunio­nes [el pa­sa­do domingo en To­ra­lla] fue de las más pe­que­ñas que he­mos te­ni­do. Es­ta­ba mi hi­ja Ma­ría con su ma­ri­do, Fran, y sus seis hi­jos; mi hi­jo Jo­sé Ma­ría con su mu­jer, Ana, y sus seis hi­jos. Tam­bién es­ta­ba mi nie­to ma­yor, que es­tá em­pe­zan­do quin­to de Me­di­ci­na, y una hi­ja de mi hi­jo Fe­li­pe», de­ta­lla Pe­dro, que es­ta vez echó en fal­ta a su hi­jo y su nue­ra de A Co­ru­ña, «que son un pack de nue­ve, con sus sie­te hi­jos».

La fa­mi­lia Re­go­jo in­vier­te el de­sola­do ma­pa de­mo­grá­fi­co ga­lle­go. «Por no­so­tros... el país va avan­zan­do», sos­tie­ne con gra­cia nues­tro an­fi­trión.

Pe­dro Re­go­jo tie­ne una gran afi­ción a la co­ci­na, ad­qui­ri­da a par­tir de los 40 años en un via­je a Lon­dres. «A la vuel­ta a ca­sa, le di­je a mi mu­jer, Po­ti: ‘Quie­ro apren­der a co­ci­nar’, y ella me dio el li­bro Pa­so a pa­so», re­ve­la. Aho­ra tie­ne ya su pro­pio re­ce­ta­rio de 30 o 40 pla­tos, pre­pa­ra es­to­fa­dos y 11 ti­pos de arro­ces que ha­cen las de­li­cias de su gen­te. «Mis nie­tos son de pi­ñón fi­jo: mi­la­ne­sa con cuan­tas más pa­ta­tas fri­tas me­jor. Pe­ro los ma­yo­res son más exi­gen­tes...», co­men­ta. ¿Bue­na mano y pa­so a pa­so? «Ya sa­bes que el se­cre­to de la vi­da es el amor. Co­ci­nar pa­ra gen­te ex­tra­ña de­be de ser di­fí­cil —con­si­de­ra Re­go­jo—. Pe­ro co­ci­nar pa­ra tus hi­jos, tus nie­tos y tu mu­jer es lo me­jor».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.