LAS ME­JO­RES VIS­TAS

RE­CO­RRE­MOS LOS LO­CA­LES CON UN BUEN HO­RI­ZON­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ALE­XAN­DRA MAZA / N. S.

NO SON MI­RA­DO­RES PE­RO PODRÍAN... Aun­que se aca­ba el ve­rano, re­sis­ten las te­rra­ci­tas. To­mar­se una co­pa con las me­jo­res vis­tas es de los ma­yo­res pla­ce­res que te­ne­mos en Ga­li­cia. Por eso, YES ha­ce un re­co­rri­do es­pe­cial pa­ra des­cu­brir­te al­gu­nas de las más es­pec­ta­cu­la­res y re­la­jan­tes. Acom­pá­ña­nos a dis­fru­tar­las. Sién­ta­te con tiem­po

Vis­tas al puer­to de Vi­go, al fa­ro de Fis­te­rra, a la ciu­dad de A Coruña o a los ca­ño­nes del Sil. Ga­li­cia tie­ne una va­rie­dad in­fi­ni­ta de pai­sa­jes y es­tos mi­ra­do­res lo re­fle­jan. He­mos en­con­tra­do mu­chas vis­tas di­fe­ren­tes, pe­ro to­das coin­ci­den en al­go: son im­pre­sio­nan­tes. To­mar­se una co­pa, un vi­ni­to o co­mer se vuel­ven aquí una ex­pe­rien­cia «vis­to­sa».

TO­DA LA RI­BEI­RA SA­CRA

¿Quieres ver to­do el ca­ñón del Sil to­mán­do­te una bue­na cer­ve­za? En­ton­ces ven­te has­ta A Tei­xei­ra (Ou­ren­se), a la Ca­sa Gran­de de Cris­to­sen­de, don­de ya lle­va 18 años Mar Vázquez, re­gen­te de es­te es­ta­ble­ci­mien­to es­pe­cial. Ha­ce so­lo dos, consiguió com­prar la par­ce­la pa­ra am­pliar su te­rreno y se hi­zo así con una de las me­jo­res vis­tas de la Ri­bei­ra Sa­cra. «Des­de aquí se pue­de ver el ca­ñón del Sil, la zo­na de vi­ñe­dos de Lu­go y Ou­ren­se y to­das las po­bla­cio­nes que se en­cuen­tran cer­ca del río y la mon­ta­ña», apun­ta Mar.

En los al­re­de­do­res hay po­ca po­bla­ción, por lo que la ma­yo­ría de la clien­te­la que po­de­mos en­con­trar­nos son hués­pe­des del ho­tel o gen­te de pa­so. Re­lax ga­ran­ti­za­do. «Si vie­nes a vi­si­tar la Ri­bei­ra Sa­cra pa­sas por aquí, esa es la ra­zón por la que vie­nen tan­tos tu­ris­tas», de­ta­lla. Apar­te del en­torno ca­rac­te­ri­za­do por la na­tu­ra­le­za y una bue­na be­bi­da fres­qui­ta, tam­bién po­drás «ol­vi­dar­te» de tus ni­ños, por­que tie­nen un jar­dín pa­ra en­tre­te­ner­se y ju­gar mien­tras tú dis­fru­tas de la tran­qui­li­dad que te ofre­ce es­te lu­gar. «El si­tio se pres­ta a un vi­ni­to», dice Isa­bel Somoza una clien­ta, y la ca­ja del bar lo re­fle­ja: «el 90 % de la gen­te que vie­ne pi­de tres tipos de be­bi­das, o un com­bi­na­do, o un vino de la zo­na o una cer­ve­za», con­fir­ma. Y es que es­tas in­creí­bles vis­tas con al­go en la mano se ven y se sien­ten mu­cho me­jor. «La pri­me­ra vez que fui no me es­pe­ra­ba ver es­to, y la se­gun­da di­je: ¡Aquí ten­go que traer a mis ami­gos!», ex­cla­ma Isa­bel. La me­jor ho­ra pa­ra vi­si­tar es­te en­cla­ve con vis­tas de lu­jo es al fi­nal del día pa­ra te­ner ese mo­men­to im­pa­ga­ble que es la pues­ta de sol.

Si eres noc­turno, la te­rra­za se en­cuen­tra abier­ta has­ta la una du­ran­te el ve­rano. «Lo que más me gus­ta de las vis­tas es el río, es in­creí­ble ver los ca­ta­ma­ra­nes na­ve­gar des­de aquí», cuen­ta Mar. ¿Con qué vis­ta te que­das tú?

LO ME­JOR DE LA DO­MUS

Lle­van re­gen­tan­do dos años el res­tau­ran­te, des­de que re­ci­bie­ron la con­ce­sión. «Es un en­cla­ve per­fec­to, el res­tau­ran­te no pue­de es­tar en me­jor si­tio por­que es un edi­fi­cio muy cul­tu­ral», afir­ma Ana Car­ba­llal, ge­ren­te del lo­cal. Apar­te de la bue­na ubi­ca­ción, el res­tau­ran­te va acom­pa­ña­do de ar­mo­nía y un fan­tás­ti­co tra­to a los co­men­sa­les. «Mu­cha gen­te vie­ne por las vis­tas, pe­ro tam­bién por el tra­to con el clien­te», re­la­ta Ana.

El lo­cal lo va­le, ya que las vis­tas a la ciu­dad de A Coruña y a to­da la pla­ya de Ria­zor so­lo se pue­den encontrar aquí. «Se pa­re­cen a las vis­tas del mon­te de San Pe­dro pe­ro es­tas aún me gus­tan más...», afir­ma Isa­bel, clien­ta ha­bi­tual del res­tau­ran­te. Des­de es­ta vis­ta se pue­de apre­ciar has­ta el úl­ti­mo ra­yo de sol. «El atar­de­cer es ma­ra­vi­llo­so des­de aquí, te sien­tes so­bre el mar pe­ro a la vez le­jos, es al­go im­pa­ga­ble», dice Isa­bel. Es­ta asi­dua de la Do­mus vi­ve al otro ex­tre­mo de la ciu­dad pe­ro vie­ne a es­te lo­cal a me­nu­do pa­ra dis­fru­tar del me­nú del día que ofre­cen. «Des­cu­brí es­te si­tio de re­bo­te, bus­ca­ba un lu­gar pa­ra una ce­le­bra­ción fa­mi­liar y una per­so­na me lo re­co­men­dó y me que­dé», in­di­ca.

La Do­mus es una ca­sa abier­ta a to­do el mun­do: «El ti­po de pú­bli­co que vie­ne es de ni­vel me­dio-al­to y en torno a los 50 años», de­ta­llan. En es­te res­tau­ran­te se pue­de ir a co­mer o a ce­nar, pe­ro so­lo abren de no­che los fi­nes de se­ma­na. Su es­pe­cia­li­dad es el arroz con bo­ga­van­te y los pes­ca­dos. «So­le­mos es­co­ger los que son po­co ha­bi­tua­les, co­mo el sal­mo­ne­te o la ca­bra», ex­pli­ca Ana. «Cuan­do más gen­te vie­ne es cuan­do hay tem­po­ral», cuen­ta, pe­ro no es­pe­res al in­vierno, que las vis­tas a Ria­zor y el Or­zán son siem­pre buenas.

VIS­TAS AL MA­RÍ­TI­MO

El Marina Da­vi­la se lle­va la palma en lo que se re­fie­re a vis­tas del Sky­li­ne vi­gués. Des­de el otro la­do de la ciu­dad, en el mue­lle de Bou­za, se en­cuen­tra es­te ex­clu­si­vo res­tau­ran­te que tie­ne dos te­rra­zas con po­de­río, la de­lan­te­ra pa­ra

de­gus­tar sus pla­tos en las ho­ras de la co­mi­da y la ce­na, y la pos­te­rior pa­ra to­mar­se una co­pa. So­lo tie­nes que ele­gir qué quieres to­mar hoy y es­co­ger en el me­nú de vis­tas si pre­fie­res Vi­go o las Cíes. Car­los Fernández fue maî­tre en di­fe­ren­tes ho­te­les, y a día de hoy es el ge­ren­te de es­te res­tau­ran­te. «To­do es ma­ra­vi­llo­so has­ta que vie­ne el vien­to del nor­te», ad­mi­te Car­los rién­do­se. «En­tre se­ma­na hay mu­chos em­pre­sa­rios por la tran­qui­li­dad que tie­nen aquí — ex­pli­ca Car­los— y el fin de se­ma­na sue­le ha­ber tu­ris­tas, gen­te que nos en­cuen­tra por In­ter­net». La ho­ra pa­ra vi­si­tar­lo da un po­co igual, ya que tie­ne un am­plio ho­ra­rio, aun­que la gen­te pre­fie­re ir so­bre to­do cuan­do aca­ba la tar­de. «Hay más gen­te por la no­che que por el día», sos­tie­ne Car­los. «Es­tás en Vi­go pe­ro pa­re­ce que sea cual­quier otro si­tio, ves el bu­lli­cio de la ciu­dad a lo le­jos», re­la­ta el ge­ren­te. «No que­re­mos ma­si­fi­car­lo, nos gus­ta que sea así de re­la­jan­te», afir­ma. Si quieres co­ger el me­jor si­tio ¡da­te pri­sa!, el afo­ro es de 40 per­so­nas.

EL FIN ES EL PRIN­CI­PIO

Por es­ta te­rra­za nos va­mos has­ta el fin del mun­do, y nun­ca me­jor di­cho. O Se­má­fo­ro tie­ne las me­jo­res vis­tas al fa­ro y al in­fi­ni­to, y si nos coin­ci­de con la pues­ta de sol no po­de­mos pe­dir más. «La gen­te nos lla­ma pa­ra re­ser­var me­sa a las 20 ho­ras, pa­ra lle­gar jus­to a tiem­po y po­der ver el atar­de­cer», cuen­ta Jacinto Pi­ca­llo, res­pon­sa­ble del es­ta­ble­ci­mien­to. Mu­cha clien­te­la vie­ne di­rec­ta­men­te has­ta aquí por el ho­tel, pe­ro otros son tu­ris­tas o pe­re­gri­nos que es­tán de pa­so y no quie­ren per­der­se las vis­tas que ofre­ce. Do­lo­res Rivas vi­ve en A Coruña pe­ro tie­ne su se­gun­da re­si­den­cia en Fis­te­rra.

«Voy por las vis­tas, me en­can­ta dis­fru­tar del en­torno», ase­gu­ra. El en­torno es in­me­jo­ra­ble, aquel que visita la Cos­ta da Mor­te vie­ne has­ta aquí. «Al­gu­nos vie­nen a dar un pa­seo, pe­ro la ma­yo­ría de la gen­te se que­da a ce­nar», dice Jacinto. «To­mar­te un vino blan­co con tus ami­gos o la fa­mi­lia es al­go in­com­pa­ra­ble», con­clu­ye Do­lo­res. Aun­que si quieres dis­fru­tar de es­te mágico si­tio en so­le­dad, ten­drás que evi­tar las ho­ras cla­ve. «De 14 a 14.30 ho­ras y de 20 a 22.00 es cuan­do más gen­te hay».

Aquí no hay ho­ra de cie­rre, apun­ta Jacinto. «Ce­rra­mos la te­rra­za cuan­do se va la gen­te». No te­ne­mos pri­sa...

FO­TO: AGOSTIÑO IGLE­SIAS

CA­SA GRAN­DE DE CRIS­TO­SEN­DEA TEI­XEI­RA Su vis­ta so­bre el Ca­ñón del Sil no tie­ne pre­cio. «Es in­creí­ble ver a los ca­ta­ma­ra­nes na­ve­gar des­de aquí», cuen­ta Mar, al fren­te del lo­cal.

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

DO­MUSA CORUÑA «Cuan­do más gen­te vie­ne es cuan­do hay tem­po­ral», sor­pren­de Ana, ge­ren­te del es­ta­ble­ci­mien­to. Pe­ro con olas o sin olas, las vis­tas de es­te res­tau­ran­te se me­re­cen una ola, y mu­cho.

FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

MARINA DA­VI­LAVI­GO «Hay más gen­te por la no­che que por el día», re­ve­la Car­los. Es­tas vis­tas ma­ri­nas de lu­jo te es­pe­ran, so­lo tie­nes que ele­gir la ho­ra a la que pre­fie­res ir.

FO­TO: ANA GAR­CÍA

O SE­MÁ­FO­ROFIS­TE­RRA ¿Quién iba a pen­sar que las me­jo­res vis­tas iban a es­tar al fi­nal de la tierra? Pues sí... Es­te es­ta­ble­ci­mien­to va ser­vi­do de te­rra­zas, y a ca­da cual, me­jor. Asó­ma­te a sa­bo­rear­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.