Hay co­sas que Ai­ta­na y yo nos te­ne­mos que de­jar pa­ra no­so­tros”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - Luis Ce­pe­da CAN­TAN­TE

Su ál­bum «Prin­ci­pios» ha si­do dis­co de oro y su sin­gle «Es­ta vez» ha ba­ti­do ré­cords en YouTu­be, pe­ro Ce­pe­da ase­gu­ra que so­lo el tiem­po podrá de­mos­trar si ha lle­ga­do a la mú­si­ca pa­ra que­dar­se. Su con­cier­to el 16 de fe­bre­ro en San­tia­go es uno de los más es­pe­ra­dos por los fans que en «OT» se vol­ca­ron con él pa­ra sal­var­lo. ¿Y Ai­ta­na? «¡Pe­ro si ya lo sa­béis to­do!», bro­mea

ALuis po­cos le lla­man por el nom­bre, por­que Ce­pe­da se ha con­ver­ti­do en to­do un ape­lli­do de éxi­to des­de que en­tró en Ope­ra­ción Triun­fo. Sus fans ya se mos­tra­ron in­con­di­cio­na­les con él cuan­do se­ma­na a se­ma­na lo vo­ta­ban pa­ra que per­ma­ne­cie­se en la Aca­de­mia y el man­tra de sus se­gui­do­res (so­bre to­do se­gui­do­ras) es que «Ce­pe­da trans­mi­te». Él no pue­de más que sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do con esa fór­mu­la ín­ti­ma. «Soy can­tan­te y con­tan­te, no hay rutinas en la mú­si­ca, la úni­ca ma­ne­ra es com­po­ner des­de lo más per­so­nal, mis le­tras son mi his­to­ria», ase­gu­ra es­te ou­ren­sano de 29 años que ven­drá a San­tia­go el 16 de fe­bre­ro (Pa­la­cio de Con­gre­sos) a pre­sen­tar su dis­co Prin­ci­pios. La mi­tad de Ai­te­da no se plan­tea un dúo mu­si­cal por el mo­men­to con Ai­ta­na, que pa­ra él es «una ni­ña lle­na de luz».

—Vas éxi­to tras éxi­to: dis­co de oro, un mo­go­llón de fans in­con­di­cio­na­les. ¿Có­mo te sien­tes? —Pues aho­ra mis­mo muy bien, pe­ro con ga­nas de ha­cer mi tra­ba­jo con vis­tas al fu­tu­ro, y a ver si si­gue así la co­sa. Es­toy dis­fru­tan­do el mo­men­to, pe­ro es­to es una ca­rre­ra de fon­do.

—Tu dis­co se lla­ma «Prin­ci­pios». Si vol­vie­ras atrás, al prin­ci­pio, ¿te ha­brías ima­gi­na­do así? —No, no, ja­más me ima­gi­né lle­gar a es­te pun­to, que ten­dría tan­ta gen­te pen­dien­te de mí, es­pe­ran­do el dis­co, tan­ta gen­te con­ten­ta con el dis­co. Yo pensaba que al sa­lir de la Aca­de­mia ten­dría al­gu­na opor­tu­ni­dad de to­car por ahí, pe­ro ja­más pen­sé que ten­dría es­ta re­per­cu­sión.

—¿Y có­mo la es­tás en­ca­jan­do? ¿Tra­gas mu­cha sa­li­va? —Yo si­go sien­do igual que an­tes, no lo he re­ca­pa­ci­ta­do, no me he pa­ra­do a pen­sar có­mo lle­var­lo, sim­ple­men­te lo lle­vo.

—Pe­ro su­bir­te al es­ce­na­rio y ver a esa can­ti­dad de gen­te gri­tan­do tu nom­bre tie­ne que des­ubi­car un po­co. Ha si­do de gol­pe.

—Sí, cla­ro que des­ubi­ca, pe­ro se vi­ve con ello, es muy bo­ni­to. Lo vi­vo en po­si­ti­vo, no me cohí­bo. Es que esas co­sas no se pien­san, se dis­fru­tan sin más, so­lo le veo el la­do bueno. —¿A la ho­ra de ini­ciar es­te dis­co tu­vis­te cla­ro lo que que­rías ha­cer o te sen­tis­te pre­sio­na­do de al­gu­na ma­ne­ra?

—A mí con el dis­co me die­ron to­tal li­ber­tad, ha­blé con Ma­nuel Martos pa­ra ver si ha­cía un sin­gle con­mi­go, y lue­go si era po­si­ble el dis­co. Me sen­té con mi pro­duc­tor y tra­ba­jé co­mo qui­se ha­cer­lo yo, con el es­ti­lo que que­ría yo y las le­tras que que­ría ha­cer. Sí tu­ve to­tal li­ber­tad, en la mú­si­ca es de lo que se tra­ta, no pue­des can­tar una can­ción en­ci­ma de un es­ce­na­rio que no te gus­te, por­que al fi­nal se va a no­tar. El dis­co me ha sa­li­do de den­tro, de la úni­ca ma­ne­ra que pue­de sa­lir.

—¿Tú eres una per­so­na que se im­pon­ga una ru­ti­na a la ho­ra de tra­ba­jar?

—No, no. Aho­ra mis­mo no ten­go nin­gu­na ru­ti­na [ri­sas], tra­ba­jo cuan­do me to­ca tra­ba­jar, es du­ro por­que a ve­ces no des­can­sas, pe­ro sí que no sé lle­var nin­gu­na ru­ti­na en es­to. Cuan­do te sa­le una can­ción y es­tás ins­pi­ra­do, pues te sa­le, pe­ro no me fuer­zo. No hay que for­zar­se por­que si no no sa­le.

—Com­po­ner es­tos te­mas ha si­do un pro­ce­so de me­ses, por­que «Lle­gas tú» ya la can­tó Ai­ta­na en la Aca­de­mia.

—Sí, hay co­sas que te­nía de an­tes, otras que sa­lie­ron ahí y otras pos­te­rio­res. Ca­da vez que veía que te­nía al­go más que­da­ba con mi pro­duc­tor si no­ta­ba que de ahí podía sa­lir un te­ma.

TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.