Con ilu­mi­na­ción pe­ro sin ve­ci­nos

El úl­ti­mo pla­zo del Ayun­ta­mien­to pa­ra que los re­si­den­tes en­tra­sen a vi­vir aca­bó en sep­tiem­bre. No hay nue­va fe­cha a la es­pe­ra del fin de los tra­ba­jos pa­ra co­nec­tar los edi­fi­cios a la red eléc­tri­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - - PORTADA - XO­SÉ GA­GO A CO­RU­ÑA / LA VOZ

Tam­po­co fue en sep­tiem­bre. Ese fue el úl­ti­mo pla­zo que dio el go­bierno lo­cal pa­ra que los coo­pe­ra­ti­vis­tas del Ofi­má­ti­co ac­ce­die­sen a las vi­vien­das que han cons­trui­do en ese po­lí­gono. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la elec­tri­ci­dad que no lle­ga a sus ho­ga­res y que les im­pi­de que se les con­ce­dan las li­cen­cias de pri­me­ra ocu­pa­ción, alum­bra ya un po­lí­gono en el que no vi­ve na­die. La ur­ba­ni­za­ción del Ofi­má­ti­co in­clu­yó la co­lo­ca­ción de 600 fa­ro­las, que es­ta mis­ma se­ma­na ba­ña­ron de luz sus ca­lles de­sier­tas y las par­ce­las va­cías. Los agu­je­ros ne­gros en me­dio de tal des­plie­gue lu­mí­ni­co fue­ron los edi­fi­cios le­van­ta­dos por los coo­pe­ra­ti­vis­tas, to­da­vía ca­ren­tes de su­mi­nis­tro. Cuan­do lo ten­gan, y al fin lle­guen los ve­ci­nos, al po­lí­gono aún le que­da­rán mu­chos me­ses de desa­rro­llo, ya que el go­bierno lo­cal tam­po­co ha cum­pli­do aún el com- pro­mi­so que ad­qui­rió con los pro­mo­to­res pa­ra im­pul­sar el res­to de la ur­ba­ni­za­ción. Esas ta­reas es­tán pen­dien­tes des­de el 2016, cuan­do los tri­bu­na­les anu­la­ron la ad­ju­di­ca­ción de las obras apro­ba­das en los úl­ti­mos días del go­bierno bi­par­ti­to, en el 2011.

Pe­ro esos no son los úni­cos pla­zos que han caí­do. An­tes de sep­tiem­bre, el Ayun­ta­mien­to ha­bía mar­ca­do el lí­mi­te pa­ra dar las li­cen­cias de pri­me­ra ocu­pa­ción en agos­to, tam­bién en ju­lio, y en enero de es­te año. Aún más atrás, la fe­cha se ha­bía pues­to en las Na­vi­da­des del 2017, y an­tes en oc­tu­bre, in­clu­so en ve­rano del año pa­sa­do. De he­cho, el pla­zo ori­gi­nal que se mar­có el Ayun­ta­mien­to pa­ra otor­gar las li­cen­cias de pri­me­ra ocu­pa­ción, se­gún el acuer­do que fir­mó con la Xun­ta y los pro­mo­to­res, era la pri­ma­ve­ra del 2017. El go­bierno lo­cal se sal­tó ese lí­mi­te por una dis­tan­cia olím­pi­ca, bas­te de­cir que las obras se ad­ju­di­ca­ron en ma­yo, en me­dio de la pri­ma­ve­ra en la que de­bían es­tar aca­ba­das. Así, pla­zo tras pla­zo has­ta hoy, cuan­do 200 fa­mi­lias es­pe­ran pa­ra en­trar en sus vi­vien­das.

Una lar­ga y pa­cien­te es­pe­ra

La pa­cien­cia de los afec­ta­dos nu­ca se ha col­ma­do, a pe­sar de las ad­ver­ten­cias. El 15 de agos­to del 2017, Lu­ciano Ron, de la coope­ra­ti­va A Car­no­cha, la pri­me­ra en ter­mi­nar las obras de su edi­fi­cio en ju­nio del año pa­sa­do, lan­zó un avi­so al go­bierno lo­cal: «Ou te­mos a li­cen­za e, por tan­to, ac­ce­so ás no­sas ca­sas na pri­mei­ra se­ma­na de ou­tu­bro, ou as ocu­pa­mos igual e, por ri­ba, acam­pa­mos en Ma­ría Pi­ta». Do­ce me­ses des­pués no hay li­cen­cias por nin­gu­na par­te, pe­ro tam­po­co mo­vi­li­za­cio­nes y mu­cho me­nos oku­pa­cio­nes o acam­pa­das en Ma­ría Pi­ta.

Pe­se a su nú­me­ro, los coo­pe­ra­ti­vis­tas han evi­ta­do el en­fren­ta­mien­to con el go­bierno lo­cal, con la ex­cep­ción de un pe­que­ño gru­po que a tra­vés de las re­des so­cia­les in­ter­pe­la ca­si a dia­rio al al­cal­de y sus edi­les. Por lo ge­ne­ral nun­ca re­ci­ben res­pues­ta de los car­gos pú­bli­cos o de la cuen­ta del Ayun­ta­mien­to. Sí les re­pli­can per­fi­les pró­xi­mos afi­nes a la Ma­rea Atlán­ti­ca, que les re­cuer­dan in­cum­pli­mien­tos de man­da­tos an­te­rio­res, o les acu­san de pro­xi­mi­dad al PP o al PSOE.

El fi­nal de la es­pe­ra de los coo­pe­ra­ti­vis­tas de­be­ría es­tar pró­xi­mo. En agos­to, el Ayun­ta­mien­to dio por ter­mi­na­dos los tra­ba­jos mí­ni­mos pa­ra do­tar sus vi­vien­das de ser­vi­cios. Son, efec­ti­va­men­te, las obras que de­bían ha­ber es­ta­do lis­tas en pri­ma­ve­ra del 2017. No so­lo se li­ci­ta­ron des­pués, en ma­yo de aquel año, es que ade­más lo tra­ba­jos que iban a du­rar seis me­ses du­pli­ca­ron ese pla­zo. Pe­ro a pe­sar del fin de la obra, las li­cen­cias no han lle­ga­do aún.

El úl­ti­mo obs­tácu­lo es la co­ne­xión de los edi­fi­cios a la red eléc­tri­ca. Jo­sé Ra­món Mos­que­ra de la coope­ra­ti­va Co­fun­co­vi, ex­pli­ca que el arre­glo de una se­rie de pe­que­ñas de­fi­cien­cias de­tec­ta­das por la ges­to­ra de la red, Na­turgy (an­tes Fe­no­sa), se ha alar­ga­do du­ran­te se­ma­nas. Pe­ro es­pe­ran que es­tos días que­de to­do lis­to y el Ayun­ta­mien­to pue­da con­ce­der las li­cen­cias.

El Ayun­ta­mien­to aca­bó en agos­to de es­te año una obra pro­me­ti­da pa­ra la pri­ma­ve­ra del 2017 La co­ne­xión eléc­tri­ca de las vi­vien­das de­pen­de de pe­que­ñas de­fi­cien­cias Las 200 fa­mi­lias afec­ta­das no se han mo­vi­li­za­do, aun­que lo plan­tea­ron en agos­to del 2017

E. PÉ­REZ

El Ofi­má­ti­co cuen­ta con 600 fa­ro­las que alum­bran ca­lles de­sier­tas, mien­tras los due­ños de los pi­sos si­guen es­pe­ran­do po­der en­trar a vi­vir.

E. PÉ­REZ

El Ofi­má­ti­co, la no­che del mar­tes, to­tal­men­te ilu­mi­na­do. So­lo el in­te­rior de los edi­fi­cios es­tá a os­cu­ras. La fal­ta de co­ne­xión a la red im­pi­de en­trar a vi­vir a 200 fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.