El Agra es el ba­rrio con ma­yor den­si­dad de po­bla­ción y el más mul­ti­cul­tu­ral

Es el ba­rrio con ma­yor den­si­dad de po­bla­ción de Ga­li­cia y uno de los más mul­ti­cul­tu­ra­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - - PORTADA - MI­LA MÉN­DEZ A CO­RU­ÑA / LA VOZ

El ma­pa­mun­di es­tá aquí. Lo re­pre­sen­tan con sus acen­tos, ves­tua­rios, co­lo­res y ma­ne­ras. En el dis­tri­to de­mar­ca­do por las ron­das de Ou­tei­ro y Ne­lle re­si­den más per­so­nas por me­tro cua­dra­do que en bue­na par­te de los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos. En to­tal son cer­ca de 30.000 ha­bi­tan­tes, ca­si tan­tos co­mo los que tie­ne Olei­ros (35.000 cen­sa­dos), más que los de Cu­lle­re­do (29.600) y Cam­bre (24.100) o el do­ble que Sa­da (15.000). Uno de ca­da diez co­ru­ñe­ses vi­ven en el Agra. Uno de ca­da diez ha­bi­tan­tes de es­te ba­rrio es ex­tran­je­ro.

Las oe­ne­gés con­ta­bi­li­zan has­ta 30 países dis­tin­tos de ori­gen. Aquí es­tán SOS Ra­cis­mo, Vi­ra­ven­tos y Equus Ce­bra. En la Sa­gra­da Fa­mi­lia, dis­tri­to ale­da­ño y con un por­cen­ta­je de ex­tran­je­ros dos pun­tos su­pe­rior, se ubi­can los co­lec­ti­vos Ecos do Sur y Eco­de­sa­rro­llo Gaia. El éxo­do ru­ral fue el ori­gen del ba­rrio ha­ce 70 años. El en­ve­je­ci­mien­to de sus mo­ra­do­res y la lle­ga­da de ve­ci­nos más exó­ti­cos es su pre­sen­te. «A la ho­ra de in­te­grar­se, la po­bla­ción his­pa­noha­blan­te lo ha te­ni­do más fá­cil. Ellas fue­ron con­si­guien­do tra­ba­jo co­mo asis­ten­tas en ca­sas. Ellos en la cons­truc­ción. Mu­chos han cum­pli­do su mi­sión. En­viar di­ne­ro a sus fa­mi­lias o ayu­dar a que sus hi­jos pue­dan es­tu­diar», cuen­ta Gui­ller­mo Fer­nán­dez-Oban­za, de Eco­de­sa­rro­llo Gaia. El me­nu­deo de es­tu­pe­fa­cien­tes, el pa­ro y el ais­la­mien­to so­cial son las prin­ci­pa­les ame­na­zas.

Los se­ne­ga­le­ses son una de las co­mu­ni­da­des más im­por­tan­tes. «So­lo en­tre el 2002 y el 2010 pre­pa­ra­mos a 151 pa­ra ser ma­ri­ne­ros», aña­de Gui­ller­mo. Cheikh Fa­yé lle­gó «el 6 de agos­to del 2003». Tie­ne una me­mo­ria pre­ci­sa. Su ob­je­ti­vo era Ita­lia pe­ro un ami­go se lo des­acon­se­jó, «me di­jo que Ga­li­cia no es­ta­ba tan sa­tu­ra­da y era más fá­cil vi­vir aquí si no te­nías pa­pe­les», ex­pli­ca. ¿Y aho­ra? «Ten­go per­mi­so de re­si­den­cia des­de el 2005».

Es­tu­dió Geo­gra­fía e His­to­ria en su país. Aquí en­la­za tra­ba­jos tem­po­ra­les, en el puer­to o en la cons­truc­ción. No pa­ra de ha­cer cur­sos, ha­bla cas­te­llano, se atre­ve con el ga­lle­go y pu­bli­có una bio­gra­fía. «Leo en la pren­sa que los jó­ve­nes, mu­chos con tí­tu­lo, se van en bus­ca de un fu­tu­ro me­llor. Los po­lí­ti­cos tie­nen que re­te­ner­los, la ju­ven­tud se que­da en su tie­rra si allí se vi­ve bien». Sa­be de lo que ha­bla. Cuan­do lle­ga a la pla­za de As Con­chi­ñas, el úni­co par­que pa­ra un ba­rrio con mi­les de al­mas, sa­lu­da a Ri­car­do Sei­xo. Se co­no­cen. Cheikh es so­cio de la aso­cia­ción de ve­ci­nos Agra do Or­zán, pre­si­di­da por Ri­car­do, uno de los ni­ños de la pe­re­gri­na­ción ru­ral que en­ri­que­ció en los se­sen­ta a ur­bes co­mo la co­ru­ñe­sa.

«Gus­ta­ría­nos ter máis so­cios co­mo Cheikh, pe­ro non so­mos quen de con­se­gui­lo. Fan co­ma nós na emi­gra­ción, crean co­lec­ti­vos en­tre si», ad­mi­te Ri­car­do, que des­ta­ca uno de los ba­res más ge­nui­nos del Agra, Ma­má Áfri­ca. «O com­por­ta­men­to dos in­mi­gran­tes, en xe­ral, é exem­plar. Me­llor que o de moi­tos na­ti­vos do ba­rrio ás ve­ces», de­fien­de Sei­xo. «A in­mi­gra­ción non é un pro­ble­ma pa­ra min, pe­ro po­de aca­bar sen­do. Hai que deseñar plans pa­ra in­te­gra­los, pa­ra ver on­de po­den tra­ba­llar», avi­sa.

Ga­brie­la es de Ve­ne­zue­la. En el Agra se hi­zo ami­ga de Ya­ni­na, de Co­lom­bia, y de Gra­cie­la, de Ar­gen­ti­na. To­do un cri­sol la­ti­noa­me­ri­cano. «Te sien­tes bien cuan­do ca­mi­nas y es­cu­chas otro vo­ca­bu­la­rio. Hay la­ti­nos de to­das par­tes y los ve­ci­nos se sa­lu­dan», re­sal­ta Ga­brie­la, que abrió un cen­tro de yo­ga y pi­la­tes. «Es un ejem­plo vi­vo de lo que son las cul­tu­ras con­vi­vien­do. Es cier­to que aún pue­de ha­ber un po­co de ra­cis­mo, es al­go que hay que tra­ba­jar, pe­ro no me que­jo, son to­le­ran­tes», aña­de Ya­ni­na. «Ha­ce 17 años que es­toy acá. Ya soy ga­lle­ga, ¡an­ti­ar­gen­ti­na ga­lle­ga!», di­ce son­rien­do Gra­cie­la, au­tó­no­ma.

An­te la pre­gun­ta de si el Agra es cos­mo­po­li­ta, res­pon­de: «Es acep­tar que el mun­do es nues­tro, de las per­so­nas. To­dos bus­ca­mos dón­de es­tar me­jor. Mi fa­mi­lia se fue a Va­len­cia. Yo eché raí­ces aquí —res­pi­ra pro­fun­do—. ¡Me emo­ciono! Ele­gir de dón­de ‘que­rés’ ser es más im­por­tan­te que dón­de ‘na­cés’», ter­mi­na.

«Ya soy ga­lle­ga, ¡an­ti­ar­gen­ti­na ga­lle­ga! Ele­gir de dón­de ‘que­rés’ ser es más im­por­tan­te que dón­de ‘na­cés’» Gra­cie­la Ro­sa­les Ar­gen­ti­na y aho­ra co­ru­ñe­sa «Leo en la pren­sa que los jó­ve­nes se van en bus­ca de un fu­tu­ro ‘me­llor’. Los po­lí­ti­cos tie­nen que re­te­ner­los» Cheikh Fa­yé Se­ne­ga­lés en trá­mi­te de na­cio­na­li­zar­se «O com­por­ta­men­to dos in­mi­gran­tes, en xe­ral, é exem­plar. Me­llor que o de moi­tos na­ti­vos do ba­rrio» Ri­car­do Sei­xo Pte. Asoc. de ve­ci­nos Agra do Or­zán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.