«Ga­li­cia es­tá en una bue­na po­si­ción pa­ra afron­tar los re­tos que vie­nen»

La Voz de Galicia (A Coruña) - - A FONDO -

Cuen­ta que la lla­ma­da pa­ra ser mi­nis­tra es una de esas «a las que no se pue­de de­cir no». Re­nun­ció —por aho­ra— a una ca­rre­ra en la Co­mi­sión Eu­ro­pea (es­ta­ba al car­go del pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio) pa­ra su­mar­se a un Go­bierno en fran­ca mi­no­ría y de fu­tu­ro in­cier­to. «No te­nía en mis pla­nes vol­ver a Es­pa­ña a cor­to pla­zo, pe­ro cuan­do el pre­si­den­te me lla­mó, to­da mi fa­mi­lia me apo­yó, y es­toy en­can­ta­da, es una gran ilu­sión con­tri­buir a un Go­bierno que li­de­ra una agen­da con la que me sien­to ple­na­men­te com­pro­me­ti­da».

—Una de­ci­sión arries­ga­da...

—En la vi­da to­das las de­ci­sio­nes com­por­tan ries­gos, pe­ro tam­bién opor­tu­ni­da­des. Lo que más pe­só fue tra­ba­jar por mi país des­de una po­si­ción dis­tin­ta, y en un mo­men­to muy re­le­van­te. Es un Go­bierno que va a te­ner mu­cho re­co­rri­do.

—¿Le lla­mó Fei­joo pa­ra fe­li­ci­tar­la?

—Me man­dó una car­ta muy ca­ri­ño­sa.

—Si­guien­do en Ga­li­cia, ¿dón­de ve for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des? Es una eco­no­mía ex­por­ta­do­ra, pe­ro con dos gigantes, In­di­tex y PSA, que dis­tor­sio­nan las ci­fras.

—La si­tua­ción eco­nó­mi­ca es po­si­ti­va, se ha re­du­ci­do el des­em­pleo, gra­cias al es­fuer­zo de los ciu­da­da­nos y em­pre­sas. Ga­li­cia se en­fren­ta a re­tos co­mu­nes con el res­to de Es­pa­ña, co­mo la de­sigual­dad y la ne­ce­si­dad de avan­zar pa­ra re­du­cir el des­em­pleo y las bre­chas so­cia­les. Y tie­ne otros es­pe­cí­fi­cos: el en­ve­je­ci­mien­to y la des­po­bla­ción. Es­tá en bue­na po­si­ción pa­ra en­fren­tar los re­tos que vie­nen por de­lan­te.

—¿Se ve vol­vien­do a Ga­li­cia, con un pues­to po­lí­ti­co?

—(Ri­sas) Si al­go he apren­di­do es que no sir­ve de mu­cho ha­cer pla­nes so­bre es­tos te­mas. Es­toy en­tre­ga­da al car­go de mi­nis­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.