La mar­ca Ca­sa­do fren­te a la de Ri­ve­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - - ESPAÑA -

El es­cán­da­lo de los ERE frau­du­len­tos pa­ga­dos por la Jun­ta de An­da­lu­cía vol­ve­rá a co­lar­se en la cam­pa­ña elec­to­ral, cu­yo ini­cio el día 16 de no­viem­bre se­rá jus­to des­pués, o coin­ci­dien­do, con los ale­ga­tos fi­na­les de los 22 ex al­tos car­gos juz­ga­dos por pre­va­ri­ca­ción, y en al­gu­nos ca­sos ade­más mal­ver­sa­ción. En­tre ellos, va­rios ex­con­se­je­ros y los ex­pre­si­den­tes Ma­nuel Cha­ves y Jo­sé An­to­nio Gri­ñán. Su fo­to an­te el juez se mez­cla­rá de nue­vo con los ac­tos de cam­pa­ña. Tam­bién por esas fe­chas se pro­du­ci­rá la pe­ti­ción fi­nal de pe­na de la Fis­ca­lía y el re­la­to de cul­pa­bi­li­dad o no que es­ta­ble­ce.

Y es que el pre­si­den­te de la Sa­la, el juez Juan An­to­nio Ca­lle, es­tá dis­pues­to a que se cum­plan los pla­zos pre­vis­tos pa­ra la con­clu­sión del jui­cio que se ini­ció ha­ce un año y cu­ya sen­ten­cia, en cual­quier ca­so, no se co­no­ce­rá has­ta al me­nos seis me­ses des­pués. Por eso, es­ta se­ma­na anun­ció se­sio­nes ex­tras del jui­cio, en ma­ña­na y tar­de, pa­ra res­pe­tar el ca­len­da­rio, re­pro­chan­do de pa­so las tác­ti­cas di­la­to­rias de al­gu­nos abo­ga- El pri­mer exa­men al que se so­me­te­rá la mar­ca Ca­sa­do se­rá el de los co­mi­cios an­da­lu­ces del 2 de di­ciem­bre. Re­sis­tir fren­te a Ciu­da­da­nos se con­si­de­ra vi­tal en las fi­las po­pu­la­res y fuen­tes de la for­ma­ción en la co­mu­ni­dad tras­la­dan que, a día de hoy, los li­be­ra­les «es­tán le­jos» en las en­cues­tas. La ver­da­de­ra prue­ba de fue­go, en to­do ca­so, pa­ra el pre­si­den­te del PP se­rán las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas de ma­yo. Y, en esa oca­sión, ca­si más im­por­tan­te que el nú­me­ro to­tal de vo­tos se­rá exa­mi­nar, ase­gu­ra un ve­te­rano del par­ti­do, «qué par­te de la tar­ta se lle­va Ciu­da­da­nos». Una pri­me­ra pis­ta a te­ner en cuen­ta en vís­pe­ras de las ge­ne­ra­les. an­te­rior a Díaz e in­ves­ti­ga­do ya en los juz­ga­dos, y que plan­tea las elec­cio­nes co­mo un re­fe­ren­do: al­can­zar los 40 años de so­cia­lis­mo en la re­gión o el cam­bio po­lí­ti­co, con un PP co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va al ser el úni­co que ga­ran­ti­za no pac­tar con el PSOE. Es en ese es­ce­na­rio en el que C’s se des­mar­ca de sus ex­so­cios. La for­ma­ción de Al­bert Ri­ve­ra bus­ca así ama­rrar el vo­to de cen­tro y de­re­cha y des­pla­zar a los po­pu­la­res en el li­de­raz­go de la opo­si­ción, lo que ci­men­ta­ría un as­cen­so en pró­xi­mas ci­tas elec­to­ra­les.

El PP an­da­luz ya re­tó a C’s a fir­mar an­te no­ta­rio que no pac­ta­rán con el PSOE. Y aun­que les ati­zan por ser­vir de mu­le­ta es­tos años, re­co­no­cen que ne­ce­si­tan a la for­ma­ción na­ran­ja pa­ra con­for­mar un eje­cu­ti­vo de la al­ter­nan­cia y ha­cer pre­si­den­te a Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla. «Pre­si­den­te le tie­nen que ha­cer los an­da­lu­ces, no yo», le es­pe­tó Ma­rín. Pe­se al cho­que, C’s ten­dría muy di­fí­cil jus­ti­fi­car que, si se da la su­ma de es­ca­ños con el PP, no abra la puer­ta al cam­bio en An­da­lu­cía des­pués de 37 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.