La vio­len­cia pa­sa a pri­mer plano en la cam­pa­ña elec­to­ral de Bra­sil

El ul­tra Bol­so­na­ro se ve obli­ga­do a en­friar la agre­si­vi­dad de sus par­ti­da­rios tras ha­ber con­tri­bui­do a la po­la­ri­za­ción del país pa­ra sa­car par­ti­do de ella

La Voz de Galicia (A Coruña) - - INTERNACIONAL - MI­GUEL PI­ÑEI­RO

«No­so­tros no so­mos un pe­li­gro pa­ra la de­mo­cra­cia, so­mos un pe­li­gro pa­ra los que in­sis­ten en no ser bra­si­le­ños». En uno de sus es­ca­sos ac­tos de cam­pa­ña des­de que su­frió un ata­que vio­len­to con­tra su per­so­na, Jair Bol­so­na­ro in­sis­tió en di­vi­dir el país en­tre sus vo­tan­tes y el res­to, a los que ge­ne­ral­men­te re­ga­la el ape­la­ti­vo de co­mu­nis­tas: una es­tra­te­gia que ha lle­va­do la ten­sa po­la­ri­za­ción que vi­ve Bra­sil des­de ha­ce al­go más de dos años a su pun­to de ebu­lli­ción en los es­ca­sos días que fal­tan pa­ra la ce­le­bra­ción de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el pró­xi­mo día 28.

Ese pun­to de fer­vor se ha so­bre­pa­sa­do en va­rias oca­sio­nes pa­ra ma­ni­fes­tar­se en vio­len­cia fí­si­ca. Po­cas ho­ras des­pués del cla­ro re­sul­ta­do en la pri­me­ra vuel­ta, el pro­fe­sor de ca­poei­ra Ro­mual­do da Cos­ta co­men­ta­ba la ju­ga­da en un bar, la­men­tan­do la si­tua­ción pa­ra el PT. Un sim­pa­ti­zan­te de Bol­so­na­ro acu­dió por la es­pal­da y lo apu­ña­ló, pro­vo­can­do la muer­te del hom­bre de 63 años, co­no­ci­do de la vi­da en la ca­lle de Sal­va­dor de Bahía. Unos días des­pués, una mu­jer de 19 años fue agre­di­da en el otro ex­tre­mo del país, en Por­to Ale­gre, por dos hom­bres que le gra­ba­ron una es­vás­ti­ca con una na­va­ja por lle­var una ca­mi­se­ta con el le­ma #EleNão. La po­li­cía lo­cal le qui­tó im­por­tan­cia al asun­to por­que la víc­ti­ma aca­bó por no de­nun­ciar y por es­ti­mar que lo que le gra­ba­ron fue un sím­bo­lo bu­dis­ta.

Así, has­ta 50 ac­tos de vio­len­cia fí­si­ca y ver­bal, so­bre to­do con­tra mu­je­res, ne­gros y/o miem­bros de la co­mu­ni­dad LGTB, se re­co­gen en in­for­mes co­mo el de la agen­cia Pú­bli­ca en co­la­bo­ra­ción con el ins­ti­tu­to Open Know­led­ge Bra­sil. Las no­ti­cias so­bre pa­li­zas, ame­na­zas con ar­mas (co­mo la que de­nun­ció una mi­li­tan­te del PSOL du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral) o ver­ba­les (ca­si siem­pre ha­cien­do re­fe­ren­cia a si­tua­cio­nes que cam­bia­rán en cuan­to Bol­so­na­ro man­de) inun­dan las re­des so­cia­les y tam­bién al­gu­nos es­pa­cios en la pren­sa.

El can­di­da­to ul­tra­con­ser­va­dor no pu­do elu­dir el de­ba­te. «Mu­cho cui­da­do con ha­blar con los me­dios. Re­co­men­da­mos no ha­blar con ellos. Gran par­te de los me­dios son de iz­quier­das y quie­ren des­gas­tar­me. Se in­ven­tan es­tas agre­sio­nes», di­jo en una de sus úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes. Lue­go, se vio obli­ga­do a mo­de­rar ese dis­cur­so. «No ne­ce­si­ta­mos los vo­tos de quien agre­de a otro. ¿Qué cul­pa ten­go yo de que al­guien que vis­ta una ca­mi­se­ta con mi ros­tro ha­ga eso?» Fi­nal­men­te, acu­cia­do por la pre­sión de la opi­nión pú­bli­ca se vio obli­ga­do a po­ner co­to al mo­vi­mien­to que él mis­mo in­ci­tó. «Ha­go una lla­ma­da a Bra­sil pa­ra que de­je las pa­sio­nes de la­do. No es­ta­mos dispu­tan­do un Fla­men­go-Flu­mi­nen­se (en re­fe­ren­cia al par­ti­do de fút­bol más im­por­tan­te de Río de Ja­nei­ro)», de­cla­ró ayer se­gún O Glo­bo.

Bol­so­na­ro fue víc­ti­ma de la vio­len­cia, aun­que el ata­que que le apar­tó de la cam­pa­ña elec­to­ral fue atri­bui­do más a un des­equi­li­bra­do que a un mi­li­tan­te po­lí­ti­co. En un país don­de la emo­ti­vi­dad se vi­ve a flor de piel en un am­plio es­pec­tro de te­mas, des­de la re­li­gión al fút­bol pa­san­do por la po­lí­ti­ca, la ex­tre­ma ra­di­ca­li­za­ción que se vi­ve con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ha pues­to en aler­ta a va­rios sec­to­res de la so­cie­dad.

Mano du­ra

Una par­te del elec­to­ra­do de Bol­so­na­ro iden­ti­fi­ca a su can­di­da­to con la mano du­ra con­tra los de­lin­cuen­tes, es­tig­ma­ti­za­dos en la ju­ven­tud ne­gra, y tam­bién con el odio al PT, ca­ri­ca­tu­ri­za­dos co­mo co­mu­nis­tas. La ter­ce­ra pa­ta del pen­sa­mien­to más po­pu­lar en­tre los que apo­yan al ul­tra­de­re­chis­ta es la más es­tric­ta mo­ra­li­dad evan­gé­li­ca, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te a lo que Bol­so­na­ro lla­ma «ideo­lo­gía de gé­ne­ro». Bor­des afi­la­dos de es­tos pen­sa­mien­tos son los que aca­ban cau­san­do en­con­tro­na­zos en el día a día, bo­rran­do la ima­gen de to­le­ran­cia y di­ver­si­dad de la que hi­zo ban­de­ra Bra­sil du­ran­te años. La si­tua­ción ha lle­ga­do al pun­to de que la por­ta­voz del Al­to Co­mi­sio­na­do de De­re­chos hu­ma­nos de la ONU, Ra­vi­na Sham­da­sa­ni, se re­fi­rió a la si­tua­ción que vi­ve Bra­sil. «Pe­di­mos a los lí­de­res po­lí­ti­cos que con­de­nen pú­bli­ca­men­te cual­quier ac­to de vio­len­cia du­ran­te es­te pe­río­do elec­to­ral, y ha­gan un lla­ma­mien­to pa­ra ex­pre­sar­se de for­ma pa­cí­fi­ca y con to­tal res­pe­to por los de­re­chos de los de­más».

Han si­do do­cu­men­ta­dos 50 agre­sio­nes con­tra mu­je­res, ne­gros y el co­lec­ti­vo LGTB

AN­DRE LU­CAS DPA

Ar­mas con­tra losban­di­dos. El mie­do a la de­lin­cuen­cia que pa­de­ce Bra­sil es­tá im­pul­san­do el vo­to a Bol­so­na­ro, que cuen­ta con par­ti­da­rios acé­rri­mos en­tre los ven­de­do­res de ar­mas. El sec­tor, aho­ra en de­cli­ve, cuen­ta las ho­ras que fal­tan pa­ra la vic­to­ria del ul­tra pa­ra ha­cer su agos­to. «Es­pe­re­mos que en­tre y arre­gle to­do», di­jo a DPA el en­car­ga­do de Top Gun, un es­ta­ble­ci­mien­to que se de­di­ca a es­te ti­po de comercio en Río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.