Cuan­do la edu­ca­ción se­xual es el porno

El uso de webs eró­ti­cas se dis­pa­ra en­tre los ado­les­cen­tes y ba­ja la edad de sus pri­me­ras re­la­cio­nes. Ex­per­tos aler­tan de que ese mo­de­lo sin for­ma­ción «es una bom­ba de re­lo­je­ría»

La Voz de Galicia (A Coruña) - - SOCIEDAD - JA­VIER BE­CE­RRA

El es­ce­na­rio es de tor­men­ta per­fec­ta. Los es­tu­dios es­ta­ble­cen que la me­dia de edad de las pri­me­ras re­la­cio­nes se­xua­les en­tre los jó­ve­nes es­pa­ño­les se en­cuen­tra al­re­de­dor de los 15 años. A su vez, los da­tos del equi­po del pro­fe­sor An­to­nio Rial Bou­be­ta de la USC ha­blan del cre­cien­te con­su­mo de por­no­gra­fía por par­te de me­no­res, que se ha duplicado en los úl­ti­mos tres años. Y to­do ello sin que den­tro del sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol exis­ta la edu­ca­ción se­xual obli­ga­to­ria. To­do se re­du­ce a ta­lle­res pun­tua­les, que al­gu­nos co­le­gios con­cier­tan mo­tu pro­prio con ayun­ta­mien­tos o aso­cia­cio­nes. Na­da más.

An­te es­ta si­tua­ción los pro­fe­sio­na­les dan la voz de alar­ma y ad­vier­ten de las con­se­cuen­cias que es­ta si­tua­ción pue­de traer si no se co­rri­ge. «Es­to es una bom­ba de re­lo­je­ría a va­rios ni­ve­les», advierte el psi­có­lo­go clí­ni­co ou­ren­sano Ri­car­do Fan­di­ño. Jun­to a Vanesa Ro­drí­guez ha tra­ta­do el

te­ma en el li­bro La lu­cha se­xual de los ado­les­cen­tes en la hi­per­mo­der­ni­dad. «Te­ner ese mo­de­lo es te­rri­ble. La gran ma­yo­ría es una por­no­gra­fía muy ma­chis­ta, fa­lo­cén­tri­ca y cen­tra­da en el coi­to. Ahí no se atien­de a la em­pa­tía ni al res­pe­to por el otro. Pe­ro, ade­más, es im­po­si­ble de re­pro­du­cir en la vi­da nor­mal. ¿Có­mo se re­pro­du­ce en un pri­mer en­cuen­tro se­xual el mo­de­lo por­no­grá­fi­co? Eso es­tá lla­ma­do al fra­ca­so. Y ge­ne­ra una gran de­cep­ción».

En una lí­nea si­mi­lar se pro­nun­cia Be­lén Mon­te­sa, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga de San­tia­go. Sos­tie­ne que «la por­no­gra­fía su­po­ne una agre­sión pa­ra el desa­rro­llo psi­coe­mo­cio­nal de los jó­ve­nes», ya que, ade­más de dar ofre­cer una idea de la se­xua­li­dad «sin afec­to, con la mu­jer co­si­fi­ca­da y vio­len­ta», tie­ne un efec­to se­cun­da­rio: «Pro­du­ce una des­en­si­bi­li­za­ción. Ven esos com­por­ta­mien­tos co­mo po­si­bles. Y son po­si­bles en las fan­ta­sías, pe­ro no en la reali­dad».

La se­xó­lo­ga Mar­ti­na Gon­zá­lez, di­rec­to­ra del cen­tro de se­xo­lo­gía Con mu­cho gus­to, sub­ra­ya que el pro­ble­ma va mu­cho más allá: «Nos echa­mos las ma­nos a la ca­be­za por lo mal que ges­tio­nan las re­la­cio­nes y echa­mos la cul­pa al porno, mien­tras man­te­ne­mos re­la­cio­nes cen­tra­das en el coi­to­cen­tris­mo, asumimos la he­te­ro­se­xua­li­dad has­ta que se de­mues­tra la con­tra­rio, se­gui­mos trans­mi­tien­do es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro nor­ma­ti­vos y ma­chis­tas o trans­mi­ti­mos los mi­tos del amor romántico». Por ello ape­la a una edu­ca­ción se­xual des­de la in­fan­cia que abar­que «as­pec- tos co­mo la au­to­es­ti­ma, los afec­tos, el au­to­co­no­ci­mien­to, la co­mu­ni­ca­ción, las re­la­cio­nes y los víncu­los que es­ta­ble­ce­mos con los de­más, los ro­les, el gé­ne­ro, la di­ver­si­dad se­xual, el pla­cer o el con­sen­ti­mien­to».

Has­ta el mo­men­to, la edu­ca­ción se­xual, que los ex­per­tos con­si­de­ran to­tal­men­te in­su­fi­cien­te en Es­pa­ña, ha es­ta­do muy cen­tra­da en la pre­ven­ción. «Se plan­tea pa­ra evi­tar em­ba­ra­zos y en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual», se­ña­la Be­lén Mon­te­sa. «Va­mos a lo ur­gen­te —aña­de—. Lle­ga­mos a la ado­les­cen­cia, en lu­gar de ha­cer­lo des­de la in­fan­cia pro­mo­vien­do lo bueno, no evi­tan­do lo ma­lo». Las con­se­cuen­cias son pa­ra Ri­car­do Fan­di­ño cla­ras: «Los chi­cos y las chi­cas no sa­ben y creen que sa­ben. Y co­mo creen que sa­ben no bus­can más allá. El al­ta­voz de la por­no­gra­fía es mu­chí­si­mo más po­ten­te que cual­quier otra in­for­ma­ción que ten­ga».

Re­gu­la­da por ley

El Go­bierno pre­ten­de cam­biar la si­tua­ción y, al igual que ocu­rre en países co­mo Sue­cia, Ale­ma­nia y Fran­cia, lle­var el te­ma a las au­las. El bo­rra­dor de la Ley de Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia pre­vé que to­dos los co­le­gios in­clu­yan edu­ca­ción afec­ti­vo-se­xual des­de los seis años. Y has­ta los 16. Es­ta se adap­ta­ría al ni­vel ma­du­ra­ti­vo del alumno e in­clui­ría as­pec­tos co­mo la di­ver­si­dad se­xual, el co­no­ci­mien­to del pro­pio cuer­po y del otro, la pre­ven­ción y de­tec­ción de la vio­len­cia o la pre­ven­ción de em­ba­ra­zos no desea­dos.

«Me­nos es na­da, pe­ro a los seis años se­gui­mos lle­gan­do tar­de, por­que edu­ca­mos des­de el na­ci­mien­to y no lo es­ta­mos ha­cien­do bien», pien­sa Mar­ti­na Gon­zá­lez. «De­pen­de mu­cho de có­mo se lle­ve a ca­bo», apun­ta Be­lén Mon­te­sa. «Tie­ne que ser una edu­ca­ción cien­tí­fi­ca, no ideo­ló­gi­ca. Es­ta­mos don­de es­ta­mos por­que nos lo he­mos ga­na­do a pul­so. He vis­to en co­le­gios co­mo lle­ga­ban, les da­ban con­do­nes a los chi­cos y se los en­se­ña­ban a po­ner con un plá­tano. Si yo a los 14 años les es­toy en­se­ñan­do eso lo que les es­toy di­cien­do es "Se te pa­sa el arroz". Y a lo me­jor ni si­quie­ra sa­be lo que le gus­ta real­men­te».

An­to­nio Rial Bou­be­ta tam­bién de­fien­de en­trar en la es­cue­la. Po­ne el acen­to en la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca: «Los ries­gos de­ri­va­dos de In­ter­net y de nues­tra pro­pia in­ge­nui­dad co­mo pa­dres y ma­dres son ma­yo­res que en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Se ha acor­ta­do el trán­si­to por la ado­les­cen­cia. Nues­tros hi­jos vi­ven ca­da vez más jó­ve­nes ex­pe­rien­cias pa­ra las que no es­tén pre­pa­ra­dos. Hay que edu­car. Es­ta so­cie­dad pi­de ha­cer­lo me­jor que an­tes».

La de­man­da pa­re­ce exis­tir. Chus Díaz, psi­có­lo­ga del Cen­tro de Orien­ta­ción Fa­mi­liar de A Co­ru­ña que coor­di­na los ta­lle­res de edu­ca­ción se­xual del Ayun­ta­mien­to, lo co­rro­bo­ra: «He­mos te­ni­do que am­pliar el nú­me­ro de ho­ras del año pa­sa­do». Ri­car­do Fan­di­ño in­di­ca que no se que­da en los jó­ve­nes: «Gru­pos de pa­dres nos so­li­ci­tan ca­da vez más for­ma­ción al ver la si­tua­ción». Aho­ra el te­ma mi­ra ya al Con­gre­so de los Dipu­tados.

«¿Có­mo se re­pro­du­ce en una pri­me­ra vez el mo­de­lo por­no­grá­fi­co? Es­tá lla­ma­do al fra­ca­so y la gran de­cep­ción»

Ri­car­do Fan­di­ño Psi­có­lo­go clí­ni­co «La por­no­gra­fía su­po­ne una agre­sión pa­ra el desa­rro­llo psi­coe­mo­cio­nal de los jó­ve­nes que la ven»

Be­lén Mon­te­sa Psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga «Nues­tros hi­jos vi­ven ca­da vez más jó­ve­nes ex­pe­rien­cias pa­ra las que no es­tán lis­tos, hay que edu­car»

An­to­nio Rial Bou­be­ta Pro­fe­sor de la USC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.