Ra­ve­lla es­tu­dia fór­mu­las pa­ra ali­viar los pun­tos ne­gros del trá­fi­co

El go­bierno lo­cal tie­ne pen­dien­te una ci­ta con la em­pre­sa de trans­por­te ur­bano pa­ra ana­li­zar po­si­bles cam­bios en el ser­vi­cio

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - PORTADA - RO­SA ESTÉVEZ

Dar­le un cam­bio ra­di­cal a la ciu­dad. Cam­biar su fi­so­no­mía, ale­jan­do a los co­ches del cen­tro y ga­nan­do es­pa­cio pa­ra los pea­to­nes y las fa­mi­lias. Ese es el plan maes­tro que el go­bierno de Alberto Va­re­la ha de­ci­di­do eje­cu­tar du­ran­te es­te man­da­to y que, en es­tos mo­men­tos, cris­ta­li­za en las obras que se es­tán rea­li­zan­do en la plaza de Ga­li­cia, la pie­dra maes­tra so­bre la que gi­ra to­da la tra­ma. Los tra­ba­jos, que no es­ta­rán lis­tos has­ta prin­ci­pios del pró­xi­mo mes, han le­van­ta­do una gran ex­pec­ta­ti­va y es­tán su­je­tos a un fé­rreo mar­ca­je por par­te de los gru­pos de la opo­si­ción y, tam­bién, de los ve­ci­nos que ca­da día com­prue­ban su evo­lu­ción.

So­bre la nue­va plaza de Ga­li­cia se han di­cho mu­chas co­sas. Es­pe­cial­men­te, so­bre los pro­ble­mas de trá­fi­co que, se­gún mu­chos, ha ge­ne­ra­do la pea­to­na­li­za­ción de par­te de ese es­pa­cio. El PP ha pues­to el fo­co, en su­ce­si­vas oca­sio­nes, so­bre los atas­cos que se re­gis­tran en la ciu­dad. Por un­ha Ma­rea na Vi­la vol­vía es­ta se­ma­na a in­ci­dir so­bre esa cues­tión, ad­vir­tien­do de que los au­to­bu­ses ur­ba­nos lle- ga­ban a acu­mu­lar, en de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios, re­tra­sos de más de vein­te mi­nu­tos. Esas cuen­tas no cua­dran con las del go­bierno lo­cal. Se­gún ex­pli­ca Paola María, la con­ce­ja­la de Ur­ba­nis­mo, los da­tos que ellos ma­ne­jan no apun­tan a que exis­tan pro­ble­mas de trá­fi­co es­pe­cial­men­te gra­ves en la ciu­dad. Aún así, di­ce, el eje­cu­ti­vo es­tá muy pen­dien­te de ese asun­to. Man­tie­nen reunio­nes pe­rió­di­cas con la Po­li­cía Lo­cal, que re­co­no­ce que hay ca­lles en las que el trá­fi­co se ha in­ten­si­fi­ca­do. Pe­ro esa reali­dad no res­pon­de­ría tan­to al cie­rre de la plaza de Ga­li­cia, di­cen des­de el Con­ce­llo, co­mo a un ma­yor uso del vehícu­lo tras los años de la cri­sis. Sea co­mo fue­re, exis­ten zo­nas con­flic­ti­vas, co­mo Ro­sa­lía de Cas­tro, y se bus­can al­ter­na­ti­vas pa­ra in­ten­tar ali­viar la si­tua­ción en esos lu­ga­res.

Los bu­ses ur­ba­nos

¿Y qué di­ce la em­pre­sa Be­ni­to Aba­lo de to­do es­to? La con­ce­sio­na­ria del ser­vi­cio de bu­ses re­co­no­ce que los cam­bios en la tra­ma ur­ba­na es­tán pro­vo­can­do re­tra­sos, al­gu­nos im­por­tan­tes, en las ho­ras pun­tas. Las nue­ve de la ma­ña­na, y al­re­de­dor de la una de la tar­de, son mo­men­tos crí­ti­cos en los que sí se pue­den lle­gar a acu­mu­lar re­tra­sos de vein­te mi­nu­tos. «Pe­di­mos dis­cul­pas a nues­tros usua­rios, pe­ro que­re­mos tras­la­dar­les que va­mos a te­ner una reunión con el Con­ce­llo pa­ra in­ten­tar cam­bios en el ser­vi­cio que me­jo­ren la si­tua­ción», di­cen des­de la fir­ma res­pon­sa­ble del trans­por­te ur­bano.

MAR­TI­NA MISER

Las obras de la plaza si­guen des­per­tan­do un gran in­te­rés en­tre los vian­dan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.