La ar­queo­lo­gía del con­tra­ban­do de ta­ba­co

El li­to­ral bar­ban­zano es­con­de los ves­ti­gios de la in­fra­es­truc­tu­ra uti­li­za­da en los años 80 y 90 pa­ra es­con­der la mer­can­cía, ocul­ta en pro­fun­dos zu­los en zo­nas co­mo Nei­xón

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - MAR­TA GÓMEZ

La fic­ción te­le­vi­si­va ha vuel­to a po­ner el fo­co en la ría de Arou­sa, con­ver­ti­da du­ran­te años en un cir­cui­to que sur­ca­ban pla­nea­do­ras car­ga­das, pri­me­ro de ta­ba­co y, más tar­de, de dro­ga, sor­tean­do ba­teas y la vi­gi­lan­cia de las fuer­zas del or­den. To­do es­to, que no era nin­gún se­cre­to, ha vuel­to a la ac­tua­li­dad en los úl­ti­mos me­ses, pe­ro lo que qui­zá mu­chos no sa­ben es que el fan­tas­ma de ese co­mer­cio ile­gal si­gue muy pre­sen­te en el li­to­ral bar­ban­zano, y no so­lo en el re­cuer­do de quie­nes vi­vie­ron aque­lla épo­ca. To­da­vía que­dan ves­ti­gios de la in­fra­es­truc­tu­ra uti­li­za­da pa­ra es­con­der la mer­can­cía, una suer­te de ar­queo­lo­gía del con­tra­ban­do que ca­da vez es­tá más es­con­di­da.

Uno de los pun­tos ca­lien­tes del co­mer­cio ilí­ci­to del co­no­ci­do co­mo ru­bio de ba­tea era Nei­xón. Por su oro­gra­fía, por su si­tua­ción en el fon­do de la ría y por en­con­trar­se en un lu­gar apar­ta­do de las vi­vien­das, era el lu­gar idó­neo pa­ra es­con­der el ta­ba­co. El monte de es­te en­cla­ve boi­ren­se ate­so­ró en los años ochen­ta y prin­ci­pios de los no­ven­ta mi­les de ca­je­ti­llas ile­ga­les guar­da­das en pro­fun­dos zu­los que aún hoy se iden­ti­fi­can, aun­que ca­da vez es más di­fí­cil.

Des­vián­do­se del ca­mino que con­du­ce al cas­tro de Nei­xón, aden­trán­do­se en el monte y a ape­nas unos me­tros del cen­tro de in­ter­pre­ta­ción, se lle­ga al mar. Allí, en me­dio de los ár­bo­les y cu­bier­to por ra­mas y hojas se adi­vi­na la en­tra­da a uno de la me­dia do­ce­na de zu­los que hay en esa zo­na. Aun­que a sim­ple vis­ta no lo pa­re­ce y po­dría pen­sar­se que es un agu­je­ro en el sue­lo sin más, no lo es, ba­jo tie­rra se es­con­de un ca­jón de ba­tea de ma­de­ra: «Pa­ra fa­cer iso hai que ser moi ar­tis­ta, fai fal­ta ma­qui­na­ria e aquí da­que­la non ha­bía máis que ca­mi­ños de pé», cuen­ta un ve­te­rano hom­bre de mar.

Di­cen quie­nes sa­ben de es­to que un ca­jón de ba­tea tie­ne un diá­me­tro de unos 2,5 me­tros, así que el agu­je­ro que hay que ca­var pa­ra es­con­der­lo no es mo­co de pa­vo. De he­cho, en las in­me­dia­cio­nes se adi­vi­nan gran­des mon­tícu­los de tie­rra: «Po­si­ble­men­te se­xa o ma­te­rial pro­ce­den­te da es­ca­va­ción», ex­pli­ca un co­no­ce­dor del en­torno, que cuen­ta que «non hai moi­to an­da­ba a ta­pa de me­tal que pe­cha­ba o zu­lo cun ca­dea­do por aí ti­ra­da». Es­ta afir­ma­ción la re­fren­da un ma­ris­ca­dor rian­xei­ro que du­ran­te años tra­ba­jó en esa zo­na y que no se ex­pli­ca có­mo al­guien pu­do ha­cer esos bún­ke­res sin ser vis­to: «Que apa­re­ce­ra iso dei­xou­me sor­pren­di­do. O fi­na­do de meu pai, meus ir­máns e mais eu an­da­ba­mos moi­to ao ca­ma­rón por aí e ia­mos ca­mi­ñan­do po­la bei­ra do mar e po­lo monte e nun­ca vi­mos na­da, ata que un día vi­mos a te­rra que sa­ca­ron». Esa zo­na ade­más era muy con­cu­rri­da: «Co­mo hou­be­ra ma­rea vi­va ía moi­ta xen­te ás pe­dras co­ller me­xi­llón. Ou os fi­xe­ron en días de tem­po­ral ou non sei...».

Pe­se a ello, no es fá­cil lle­gar a uno de esos es­con­di­tes des­de el mar, y mu­cho me­nos des­car­gar la mer­can­cía que via­ja­ba por la ría en pla­nea­do­ras. En ese pun­to de la pe­nín­su­la boi­ren­se, el li­to­ral es es­car­pa­do y tie­ne una al­tu­ra con­si­de­ra­ble, así que exi­ge una pe­que­ña es­ca­la­da pa­ra al­can­zar el zu­lo.

C. QUEIJEIRO

La en­tra­da al zu­lo es­tá cu­bier­ta de ra­mas y ape­nas se adi­vi­na el agu­je­ro que hay en el sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.