Un «jo­ven» agri­cul­tor de Noa­lla a los 93 años

Es­te ve­cino bro­mea con su edad y cuen­ta con una tra­yec­to­ria la­bo­ral que lo lle­vó al otro la­do del Atlán­ti­co

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - MAR­COS GA­GO

Juan Sam­pe­dro Vidal (Noa­lla, San­xen­xo, 1925) es un «jo­ven» agri­cul­tor de 93 años, cum­pli­dos el pa­sa­do abril. Qui­zás sea el ve­cino de ma­yor edad de la pa­rro­quia de Noa­lla pe­ro aque­llos que lo ven por pri­me­ra vez di­fí­cil­men­te po­dría­mos atri­buir­le esa edad. Ca­mi­na so­lo, sin an­da­dor y sin que­jar­se. Su men­te es­tá cla­ra, lle­va la con­ver­sa­ción sin la­gu­nas de me­mo­ria. Man­tie­ne in­tac­to el sen­ti­do del hu­mor y, a de­cir de sus ve­ci­nos y fa­mi­lia­res, se desen­vuel­ve con el sa­cho con la mis­ma fa­ci­li­dad que con la máquina de sul­fa­tar y con una ener­gía dig­na de en­vi­diar pa­ra una per­so­na ma­yor.

Viu­do de Iso­li­na Villanueva Fariña, natural de Bueu, con ella tu­vo cua­tro hi­jos y su ár­bol ge­nea­ló­gi­co se ex­tien­de ya a seis nie­tos y dos bis­nie­tos. Pa­ra es­te re­por­ta­je lo ci­ta­mos en el bar A No­va Pon­te, en Ma­jor. Acu­de, or­gu­llo­so, con va­rios fa­mi­lia­res, en­tre ellos sus dos bis­nie­tos que no pier­den la opor­tu­ni­dad de ver co­mo su bi­sa­bue­lo po­sa pa­ra las fotos.

«A mi­ña vi­da foi tra­ba­llan­do por to­dos os si­tios», re­la­ta. En su in­fan­cia y ju­ven­tud, en la co­mar­ca ha­bía «moi­ta mi­se­ria». Des­pués del co­le­gio, tra­ba­jó en los ba­rrei­ros do mar, una du­ra pro­fe­sión que reunía a las per­so­nas de es­te li­to­ral en la ori­lla en ba­ja­mar pa­ra ex­traer el ba­rro pa­ra la fa­bri­ca­ción de la­dri­llo, te­ja y otros ma­te­ria­les de cons­truc­ción. «Can­do o mar bai­xa­ba ha­bía ca­tro ho­ras pa­ra fa­cer to­do», in­di­ca al des­cri­bir aque­llos años.

La pro­fe­sión de su pa­dre, Enrique Sam­pe­dro Pi­ñei­ro, era ma­ri­ne­ro, un tra­ba­jo que com­pa­gi­na­ba con la agri­cul­tu­ra, ayu­da­do por su ma­dre, Jua­na Vidal Rodríguez. Así pa­sa­ron los pri­me­ros años has­ta que le to­có ha­cer la mi­li. «Trin­ta me­ses na Co­ru­ña», se­ña­la se­ñor Juan, que cuan­do aca­bó con el ser­vi­cio mi­li­tar pu­do reorien­tar su vi­da, aun­que fue muy le­jos de su Noa­lla na­tal, más allá de Ga­li­cia.

La bús­que­da de una vi­da me­jor lo lle­vó a Lan­greo, en As­tu­rias, don­de tra­ba­jó co­mo ayu­dan­te de ma­ri­ne­ro. «As mi­nas eran de car­bón, que era a ri­que­za que ha­bía hai cen anos», in­ci­de. «Cha­má­ron­me pa­ra ir alá por­que se ga­ña­ba xa al­go», aña­de. Su suel­do era de 3.000 pe­se­tas al mes, cuan­do en la co­mar­ca en aque­llos años el sa­la­rio me­dio de un obre­ro ron­da­ba las 200 pe­se­tas. Era una ofer­ta irre­sis­ti­ble. Los ofi­cia­les en las mi­nas lle­ga­ban a las 7.000 pe­se­tas al mes. «Era co­mo se­te mi­llóns ou máis dos de ago­ra», pre­ci­sa.

Des­pués de tres o cua­tro años en As­tu­rias, sin­tió la lla­ma­da de la aven­tu­ra atlán­ti­ca. Co­mo mu- chí­si­mos otros ga­lle­gos en los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, el se­ñor Juan hi­zo las ma­le­tas, se em­bar­có y se fue a pro­bar suer­te a Sao Pau­lo, en Bra­sil, don­de tra­ba­jó en una ga­so­li­ne­ra de la com­pa­ñía Shell. Su nie­to Daniel Sou­tu­llo Sam­pe­dro ex­pli­ca que allí su abue­lo tu­vo un ac­ci­den­te en el que ca­si pier­de un bra­zo, en un ac­ci­den­te en un mon­ta­car­gas. El se­ñor Juan lo tie­ne cla­ro, sal­vó el bra­zo por es­tar en Bra­sil. «Da­que­la se fo­ra en Es­pa­ña per­do o bra­zo, por­que aquí ha­bía tan­ta mi­se­ria que non ha­bía nin raios equis», in­sis­te.

Los años se­sen­ta del si­glo XX su­pu­sie­ron un des­pe­gue eco­nó­mi­co en Es­pa­ña que lo vol­vió a ha­cer cru­zar el Atlán­ti­co de vuel­ta a Ga­li­cia. Tra­ba­jó el res­to de su vi­da la­bo­ral con las em­pre­sas Dra­ga­dos y MZV, par­ti­ci­pan­do en pro­yec­tos muy dis­tin­tos por las cua­tro pro­vin­cias, en­tre ellos, la cons­truc­ción de las ca­na­li­za­cio­nes de agua a la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar de Marín.

Cuan­do to­có la ju­bi­la­ción, es­te ve­cino no se que­dó ocio­so. No de­jó que ni la edad ni los acha­ques lo tum­ba­sen en una ca­ma, sino que pu­so to­do su em­pe­ño en exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Se en­tre­gó con cuer­po y al­ma a una de sus pa­sio­nes: la agri­cul­tu­ra.

Su nie­to Daniel ex­pli­ca que su abue­lo «ca­va a vi­ña dúas ve­ces ao ano» y que se ocu­pa tan­to de la siem­bra, co­mo del cui­da­do y pos­te­rior co­se­cha de la fin­ca. «Plan­to pe­men­tos, to­ma­tes, lei­tu­gas, xu­días, ca­la­ba­zíns», ase­gu­ra, po­nien­do én­fa­sis en que que­de bien cla­ro que lo ha­ce él. La ayu­da re­ci­bi­da de los de­más es mínima. Él se ocu­pa de re­gar la huer­ta dos ve­ces al día. Tam­bién le apli­ca el sul­fa­to. Su hi­ja le po­ne los cal­de­ros con el pro­duc­to y es él quien se en­car­ga de apli­car­lo. Al mo­men­to de co­se­char, to­do lo re­co­ge él a mano, sin im­por­tar el tiem­po que le lle­ve. La úni­ca ex­cep­ción es car­gar las pa­ta­tas o las ce­bo­llas, por­que lle­var­las en cu­bos o sa­cos a ca­sa le pe­san de­ma­sia­do. En es­tas ta­reas de trans­por­te de car­ga, le ayu­dan sus fa­mi­lia­res.

Apar­te del epi­so­dio del ac­ci­den­te del bra­zo en Bra­sil, el se­ñor Juan ape­nas ha te­ni­do que ir al mé­di­co. Ha­ce un tiem­po se ca­yó y sus fa­mi­lia lo lle­vó a Mon­te­ce­lo, el mé­di­co que lo aten­dió se es­can­da­li­zó de que su his­to­rial es­ta­ba prác­ti­ca­men­te va­cío. Le hi­zo un chequeo y lo en­con­tró en buen es­ta­do de sa­lud. ¿Cuál es el se­cre­to pa­ra una vi­da tan lar­ga y tan ple­na de sa­lud? El se­ñor Juan son­ríe. Sus bis­nie­tos tam­bién. «Le gus­ta el dul­ce», di­ce uno. Él vuel­ve a son­reír y se pre­pa­ra pa­ra la foto, con un sa­cho y en la fin­ca. Esa es su ima­gen co­ti­dia­na.

E. MOL­DES

Juan Sam­pe­dro se ocu­pa de ca­var la tie­rra, re­gar las plan­tas, co­se­char y echar sul­fa­to a la vi­ña a sus 93 años en su ca­sa de Noa­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.