San­xen­xo iza sus ban­de­ras a unos 4 me­tros pa­ra fre­nar el robo de cuer­das

El Con­ce­llo al­za­ba las en­se­ñas ofi­cia­les ca­da ma­ña­na y las re­ti­ra­ba al ce­rrar ca­da tar­de pa­ra evi­tar su sus­trac­ción

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - MAR­COS GA­GO

Sin to­que de que­da, ni ce­re­mo­nia, pe­ro tan pun­tua­les co­mo un re­loj sui­zo, ope­ra­rios mu­ni­ci­pa­les se vie­ron en la obli­ga­ción du­ran­te años a izar las ban­de­ras ofi­cia­les to­das las ma­ña­nas y a re­ti­rar­las de los pos­tes to­das las tar­des cuan­do ce­rra­ba el con­sis­to­rio de San­xen­xo.

Re­sul­ta que los pa­los don­de on­dean las en­se­ñas —con los co­lo­res de Es­pa­ña, Ga­li­cia y la Unión Eu­ro­pea— eran ba­jos y es­tas que­da­ban a una al­tu­ra su­fi­cien­te pro­cli­ve a los robos o a los ac­tos van­dá­li­cos. Sue­na ex­tra­ño que al­guien se de­di­ca­se a ro­bar cor­de­les, pe­ro así es, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, al me­nos en los úl­ti­mos me­ses, se han ido re­pro­du­cien­do robos, no ya de las ban­de­ras por­que no es­ta­ban iza­das, pe­ro sí de las cuer­das que ser­vían pa­ra es­ta fi­na­li­dad pro­to­co­la­ria. En San­xen­xo, se em­pe­za­ba la no­che con los cor­de­les en los más­ti­les y se ama­ne­cía sin uno, dos o has­ta tres.

La res­pues­ta del go­bierno san­xen­xino ha si­do bas­tan­te con­tun­den­te: ele­var dos o tres me­tros más los pa­los, con lo que las ban­de­ras ya no ten­drán que su­bir­se y ba­jar­se ca­da día. A unos cua­tro me­tros so­bre la su­per­fi­cie de la ca­lle Ma­drid, su robo es una cues­tión con­si­de­ra­ble­men­te más com­pli­ca­da y, des­de lue­go, mu­cho me­nos des­aper­ci­bi­da. O al me­nos así lo es­pe­ran des­de el eje­cu­ti­vo lo­cal.

Fuen­tes del go­bierno san­xen­xino in­di­ca­ron que has­ta es­ta se­ma­na los tres em­ble­mas ofi­cia­les se iza­ban ca­da jor­na­da a las sie­te de la ma­ña­na. Mu­chos días no po­dían po­ner­se to­das por­que a los ami­gos de lo ajeno pa­re­ce que les ha­cía gra­cia eso de lle­var­se un día un cor­del y al otro día otro. La arria­da de las ban­de­ras se ha­cía a las tres de ca­da tar­de, cuan­do el per­so­nal mu­ni­ci­pal ter­mi­na­ba su jor­na­da la­bo­ral pa­ra evi­tar pre­ci­sa­men­te que se las lle­va­sen.

Des­de el Ayun­ta­mien­to de San­xen­xo se­ña­lan que se des­co­no­ce pa­ra qué usa­ron los la­dro­nes las cuer­das así sus­traí­das de los más­ti­les, no se sa­be si las re­uti­li­za­ban o si era sen­ci­lla­men­te por ha­cer una gra­cia. Eso sí, pa­re­ce que los ami­gos de lo ajeno te­nían unos gus­tos más o me­nos de­fi­ni­dos so­bre es­te par­ti­cu­lar. «Les gus­ta­ba ro­bar más la cuer­da de co­lor azul que cuan­do era de co­lor blan­co», in­di­ca una tra­ba­ja­do­ra del con­sis­to­rio.

Apar­te del tras­torno de con­se­guir una cor­del de ca­li­dad su­fi­cien­te pa­ra po­der col­gar las ban­de­ras, la re­co­lo­ca­ción en el pos­te de la cuer­da sus­traí­da no era ta­rea tan fácil co­mo po­dría pen­sar­se. La ra­zón es que ha­cía fal­ta usar un camión grúa que pu­die­se ser­vir pa­ra que un ope­ra­rio pu­die­se al­can­zar el gan­cho su­pe­rior del que col­ga­ban en la par­te más al­ta del más­til. Los nue­vos pos­tes se han sol­da­do con una pie­za que du­pli­ca en ta­ma­ño a la an­te­rior, por lo que aho­ra las ban­de­ras lu­cen a la al­tu­ra del bal­cón de la ca­sa con­sis­to­rial. To­do pa­re­ce in­di­car que el pin­to­res­co robo de las cuer­das es un ca­so que pue­de dar­se por con­clui­do.

Los robos más ex­tra­ños de mo­bi­lia­rio ur­bano en San­xen­xo no se li­mi­tan so­lo a los cor­de­les de los más­ti­les de las ban­de­ras del con­sis­to­rio. Por ejem­plo, ha­ce dos años tam­bién se de­tec­tó la des­apa­ri­ción de nu­me­ro­sas plan­chas de cau­cho de uno de los par­ques in­fan­ti­les de A Re­vol­ta, que el Con­ce­llo tu­vo que re­po­ner. Otras ve­ces los ván­da­los son más sal­va­jes co­mo cuan­do que­ma­ron una ca­se­ta de juegos in­fan­ti­les en la pla­ya de Areas.

RA­MÓN LEIRO

El Con­ce­llo co­lo­có nue­vos más­ti­les pa­ra sus ban­de­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.