La sa­lud es un es­ta­do com­ple­to de bie­nes­tar fí­si­co, psí­qui­co y so­cial, y no una me­ra ausencia de en­fer­me­dad o mi­nus­va­lía

Nues­tro equi­po de tra­ba­jo es­tá for­ma­do por pro­fe­sio­na­les ex­per­tos en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y en téc­ni­cas de Bio­feed­back

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - PUBLICIDAD -

No­so­tros nos cen­tra­mos en un con­cep­to de bús­que­da de bie­nes­tar de nues­tros clien­tes. No se tra­ta de un con­cep­to psi­co­ló­gi­co mo­derno, pues ya a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do cien­tí­fi­cos co­mo Who in­ci­dían en di­fe­ren­ciar la sa­lud po­si­ti­va o bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co de la sa­lud ne­ga­ti­va o ausencia de en­fer­me­dad. Que­re­mos re­sal­tar el ori­gi­nal e in­no­va­dor mo­do de en­fo­car es­te con­cep­to en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio, que se es­pe­ci­fi­ca en el mo­do en co­mo abor­da­mos las in­ter­ven­cio­nes te­ra­péu­ti­cas des­de Te­ra­pias In­te­gra­das VL. Nues­tra Clí­ni­ca sur­ge de un pro­yec­to de vi­sión po­si­ti­va en­fa­ti­zan­do nues­tra aten­ción en los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos de las per­so­nas y po­nien­do el acen­to en ex­plo­rar, diag­nos­ti­car e in­ter­ve­nir en el bie­nes­tar de nues­tros clien­tes. Re­fle­xio­na­mos sobre el con­cep­to de “bue­na vi­da” y có­mo po­de­mos me­dir su gra­do e in­ter­ve­nir en la me­jo­ra de vi­da de las per­so­nas que acu­den a no­so­tros. For­ta­le­cien­do sus vir­tu­des, ta­len­tos, in­tere­ses e in­clu­so su ca­rác­ter, pa­ra afron­tar las si­tua­cio­nes o cir­cuns­tan­cias que con­si­de­ran de­bi­li­ta­das o pro­ble­má­ti­cas; y ayu­dán­do­les a apren­der un nue­vo mo­do de afron­tar su vi­da día a día, tan­to a ni­vel per­so­nal, de re­la­ción con su pa­re­ja, hi­jos, fa­mi­lia, tra­ba­jo, com­pa­ñe­ros, je­fes, su­bor­di­na­dos, vecinos…etc. Con Nues­tro equi­po de psi­có­lo­gos clí­ni­cos les ayu­da­mos a fa­vo­re­cer y al­can­zar un óp­ti­mo bie­nes­tar emo­cio­nal y una me­jo­ra en su es­ta­do de sa­lud in­te­gral.

De igual mo­do, y en re­la­ción con el con­cep­to de tras­tor­nos men­ta­les, ba­sa­mos nues­tra in­ter­ven­ción en mo­de­los de vul­ne­ra­bi­li­dad, y así, ana­li­za­mos los fac­to­res de ries­go qué pue­dan es­tar in­ci­dien­do o in­cre­men­tan­do de al­gún mo­do la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar un tras­torno del ti­po de la de­pre­sión, los tras­tor­nos de per­so­na­li­dad o del es­pec­tro del pen­sa­mien­to; al mis­mo tiem­po bus­ca­mos qué fac­to­res pro­te­gen la sin­to­ma­to­lo­gía aso­cia­da ayu­dan­do a nues­tros clien­tes a po­ten­ciar o fa­ci­li­tar di­chos pro­tec­to­res y dis­mi­nuir su ma­les­tar, do­len­cia o pro­ble­ma aso­cia­do a la de sa­lud men­tal.

Nues­tro mo­do de abor­dar la psi­co­lo­gía clí­ni­ca no se ba­sa ex­clu­si­va­men­te en los ma­les­ta­res o de­bi­li­da­des que nues­tros clien­tes ex­pre­san, sino en apor­tar des­de la vi­sión po­si­ti­va de la psi­co­lo­gía lo po­si­ti­vo que nues­tros clien­tes tie­nen y que aún no son ca­pa­ces de ver o va­lo­rar, y por lo tan­to, lo que aún no pue­den con­si­de­rar por ser pa­ra ellos inexis­ten­te co­mo al­ter­na­ti­va o re­cur­so, de­bi­do a va­lo­ra­cio­nes erra­das o in­to­xi­ca­das de emo­cio­nes al­te­ra­das y pen­sa­mien­tos dis­tor­sio­na­dos. Por el con­tra­rio, sa­be­mos que las emo­cio­nes po­si­ti­vas es­tán más li­ga­das a pa­tro­nes de ac­ción y de res­pues­tas es­pe­cí­fi­cas que las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, y un ejem­plo lo te­ne­mos en que una emoción po­si­ti­va co­mo la ale­gría, per­mi­te que la per­so­na se ani­me a ex­plo­rar más si­tua­cio­nes po­si­ti­vas, a te­ner re­la­cio­nes más cla­ras y abier­tas con otras per­so­nas, etc. y ade­más, alien­te el cre­ci­mien­to de re­cur­sos in­te­lec­tua­les, emo­cio­na­les e in­ter­per­so­na­les. Des­de las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas (la an­sie­dad, el mie­do, la ira…) po­de­mos cons­truir muy po­co al no ser­nos úti­les pa­ra cre­cer o desa­rro­llar una vi­da ple­na. Son las emo­cio­nes po­si­ti­vas las que po­seen un efec­to amor­ti­gua­dor del es­trés y las que per­mi­ten per­ci­bir la sen­sa­ción de bie­nes­tar fí­si­co (re­gu­lan el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar e in­mu­no­ló­gi­co) e in­flu­yen in­clu­so en la lon­ge­vi­dad del ser hu­mano.

¿Qué ti­po de pa­to­lo­gías son las más fre­cuen­tes?

En nues­tra di­la­ta­da ex­pe­rien­cia clí­ni­ca nos en­con­tra­mos que las per­so­nas acu­den a nues­tra con­sul­ta por tras­tor­nos de con­duc­ta en ni­ños y ado­les­cen­tes, tras­tor­nos de apren­di­za­je, tras­tor­nos emo­cio­na­les en­tre otros, y, en adul­tos, de igual mo­do, se obser­va an­sie­dad en sus múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes (an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da, es­trés, cri­sis de an­gus­tia o pro­ble­mas de pá­ni­co, fo­bias so­cia­les o es­pe­cí­fi­cas, ago­ra­fo­bia…), coin­ci­dien­do es­ta pro­ble­má­ti­ca con los da­tos es­ta­dís­ti­cos re­cien­tes, que in­di­can que las pa­to­lo­gías o pro­ble­mas más fre­cuen­tes en la po­bla­ción ge­ne­ral son los tras­tor­nos de­pre­si­vos y los tras­tor­nos de an­sie­dad. La de­pre­sión afec­ta a un 8,56% de la po­bla­ción de nues­tro país, y un 18,2% de las per­so­nas pide ayuda por pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad.

Si nos re­fe­ri­mos a ni­ños y ado­les­cen­tes los pro­ble­mas más fre­cuen­tes o que tie­nen una ma­yor in­ci­den­cia son los tras­tor­nos de con­duc­ta (2039%), que in­clu­yen, en­tre otros, el tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción con hi­per­ac­ti­vi­dad (TDAH). En se­gun­do lu­gar es­ta­rían los tras­tor­nos de an­sie­dad (17-26%), se­gui­dos de los de­pre­si­vos (4-14%) y los tras­tor­nos del neu­ro­de­sa­rro­llo (12%). En po­bla­ción ge­riá­tri­ca, al igual que en po­bla­ción adul­ta, los pro­ble­mas más pre­va­len­tes son los re­la­cio­na­dos con el es­ta­do de áni­mo y la an­sie­dad. Uti­li­za­mos téc­ni­cas cog­ni­ti­vo-con­duc­tua­les que han mos­tra­do ser efi­ca­ces en el tra­ta­mien­to de di­fe­ren­tes pro­ble­mas, co­mo la re­es­truc­tu­ra­ción cog­ni­ti­va. Es­tas téc­ni­cas dan una ma­yor im­por­tan­cia a las emo­cio­nes, y a las for­ta­le­zas y va­lo­res de la per­so­na, dan­do una pers­pec­ti­va más po­si­ti­va a la psi­co­te­ra­pia. No se cen­tran so­lo en lo ne­ga­ti­vo, en la en­fer­me­dad, sino que bus­can aque­llo que ha­ce fuer­te a la per­so­na pa­ra ayu­dar­la a po­ten­ciar­lo.

Así, por ejem­plo, el Mind­full­ness o la aten­ción ple­na pue­de ser útil a la hora de tra­tar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad y tam­bién pa­ra tra­ba­jar la aten­ción en ni­ños con TDAH. Se tra­ta de una téc­ni­ca ba­sa­da en la me­di­ta­cióny que ha de­mos­tra­do ser efi­caz pa­ra pre­ve­nir las re­caí­das en ca­sos de de­pre­sión o pa­ra re­du­cir el es­trés.

¿En qué con­sis­ten la aten­ción te­le­fó­ni­ca en cri­sis y la te­ra­pia on­li­ne?

Uti­li­za­mos dis­tin­tas mo­da­li­da­des de in­ter­ven­ción, in­ter­ven­ción a un so­lo clien­te, a pa­re­jas o fa­mi­lias, y pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos, en­tre ellos la mo­da­li­dad de asis­ten­cia te­le­fó­ni­ca en cri­sis, que es un ser­vi­cio que ofre­ce­mos a aque­llos pa­cien­tes que en un mo­men­to da­do, fue­ra de con­sul­ta, ten­gan la ne­ce­si­dad de con­sul­tar con el psi­có­lo­go pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma pun­tual o una si­tua­ción com­pli­ca­da. Es un mo­do rá­pi­do de dar so­lu­ción a un pro­ble­ma que no pue­de es­pe­rar has­ta la si­guien­te con­sul­ta. De igual mo­do, ofre­ce­mos te­ra­pia on­li­ne a aque­llas per­so­nas que no tie­nen tiem­po pa­ra des­pla­zar­se has­ta la con­sul­ta o bien, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, pre­fie­ren no asis­tir en per­so­na. La te­ra­pia y las téc­ni­cas son las mis­mas que se uti­li­za­rían en la con­sul­ta pre­sen­cial pe­ro se rea­li­zan a tra­vés de in­ter­net. Pue­de ha­cer­se me­dian­te vi­deo­lla­ma­da o a tra­vés de un chat, aun­que no­so­tros re­co­men­da­mos la uti­li­za­ción del chat só­lo pa­ra dudas o con­sul­tas pun­tua­les.

¿Es im­por­tan­te acu­dir al psi­có­lo­go? ¿Hay una edad re­co­men­da­da pa­ra em­pe­zar a ir al psi­có­lo­go?

No hay una edad re­co­men­da­da pa­ra acu­dir al psi­có­lo­go, ha­brá per­so­nas que lo ne­ce­si­ten des­de ni­ños y otros pue­den no ne­ce­si­tar­lo nun­ca. Pe­ro un psi­có­lo­go pue­de ayu­dar en una gran va­rie­dad de pro­ble­mas y pre­ve­nir la apa­ri­ción de tras­tor­nos que pue­den lle­gar in­clu­so a in­ca­pa­ci­tar a una per­so­na.

Es cier­to que la gen­te es­tá ca­da vez más con­cien­cia­da y no hay tan­tos pre­jui­cios en re­la­ción con acu­dir al psi­có­lo­go, y de­be­mos con­ti­nuar por es­te ca­mino y lle­gar a com­pren­der la im­por­tan­cia de cui­dar nues­tra sa­lud men­tal.

¿Qué le di­ríais a esa per­so­na que es­tá du­dan­do si de­be o no acu­dir a te­ra­pia?

Dar el pa­so y pe­dir ayuda pue­de ser di­fí­cil, hay per­so­nas que ne­ce­si­tan to­car fon­do, ca­da ca­so es di­fe­ren­te y se tra­ta de una de­ci­sión muy per­so­nal.

A ve­ces no sa­be­mos o no cree­mos que un psi­có­lo­go pue­da ayu­dar­nos. Por eso pue­de ser de ayuda ha­cer un re­pa­so de los in­ten­tos pre­vios que he­mos he­cho pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma. Y ha­cer­nos al­gu­nas pre­gun­tas, co­mo por ejem­plo: ¿me han ser­vi­do de al­go esos in­ten­tos?, ¿he so­lu­cio­na­do el pro­ble­ma?, ¿me sien­to me­jor? Si las res­pues­tas son ne­ga­ti­vas, es el mo­men­to de acu­dir a un pro­fe­sio­nal.

To­dos te­ne­mos re­cur­sos de los que mu­chas ve­ces no so­mos cons­cien­tes y un psi­có­lo­go pue­de ayu­dar­te a en­con­trar esa for­ta­le­za.

El 41,2% de las per­so­nas en Ga­li­cia pre­sen­tan co­mor­bi­li­dad de an­sie­dad y otros pro­ble­mas psí­qui­cos En Ga­li­cia se da an­sie­dad y do­lor de ca­be­za en un 46,8% de la po­bla­ción y an­sie­dad y do­lo­res cró­ni­cos en un 16,3% (Es­tu­dio USC 2017)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.