El acen­to es­la­vo de la mi­sa es­ti­val de San­xen­xo

Un cu­ra de Po­lo­nia lle­va 3 años aten­dien­do la pa­rro­quia de san Gi­nés du­ran­te las va­ca­cio­nes del pá­rro­co

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - LA VOZ DE AROUSA - MAR­COS GAGO

La mi­sa en San­xen­xo es­ta se­ma­na se ha abier­to a Eu­ro­pa, con mo­ti­vo de las va­ca­cio­nes del pá­rro­co ti­tu­lar, Sa­muel Gar­cía, que se au­sen­tó de la lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca pa­ra asis­tir a un re­ti­ro es­pi­ri­tual. En el en­tre­tan­to, los ofi­cios li­túr­gi­cos han se­gui­do ce­le­brán­do­se, pe­ro des­de ha­ce tres años, la ausencia de don Sa­muel en ju­lio la su­ple un jo­ven sa­cer­do­te de 36 años. En es­tos tiem­pos de es­ca­sez de vo­ca­cio­nes, la pre­sen­cia de un cu­ra tan jo­ven lla­ma la aten­ción a los vi­si­tan­tes, pe­ro des­ta­ca aún más es­te ca­so por­que el sa­cer­do­te, Sla­wek Je­ziors­ki, vie­ne del otro ex­tre­mo del con­ti­nen­te, del sur de Po­lo­nia. Y la ex­pe­rien­cia le ha gus­ta­do tan­to que es­te ve­rano tam­bién ha pa­sa­do unos días otro sa­cer­do­te com­pa­ñe­ro de es­tu­dios en Ro­ma, Lu­cas Ce­lins­ki, de 34 años.

Sla­wek ex­pli­ca que lle­gó a San­xen­xo sin conocer a na­die aquí. «Ten­go un ami­go que es­tu­dia to­da­vía en Na­va­rra. Es ami­go de don Ca­si­mi­ro de Pontevedra, que tam­bién es ami­go de don Sa­muel y me lla­mó pre­gun­tán­do­me si me gus­ta­ría ve­nir a San­xen­xo por­que ne­ce­si­ta­ban ayuda». Así lo hi­zo y tras ha­blar con don Sa­muel el mis­mo día com­pró el bi­lle­te pa­ra via­jar a San­xen­xo. De la vi­lla tu­rís­ti­ca no sa­bía na­da en aquel en­ton­ces pe­ro la re­cep­ción que le otor­ga­ron los vecinos fue tan cá­li­da, que Sla­wek no du­dó en re­gre­sar otras dos ve­ces más. «Es­toy muy con­ten­to aquí, la gen­te es muy agra­da­ble y el am­bien­te es muy con­for­ta­ble».

Los dos sa­cer­do­tes po­la­cos es­tu­dia­ron en Ro­ma, don­de Sla­wek sa­có un doc­to­ra­do en Li­tur­gia, ti­tu­la­ción que Lu­cas to­da­vía es­tá aca­ban­do. Des­pués de re­ma­tar sus es­tu­dios, es­tu­vo un mes en Mé­xi­co y allí es­tu­dió y prac­ti­có el es­pa­ñol. Sus co­no­ci- mien­tos pre­vios de la­tín, así co­mo de ita­liano, le ayu­da­ron mu­cho a avan­zar en el idio­ma de Cer­van­tes. Aho­ra bien, una co­sa es prac­ti­car un idio­ma y otra po­ner­se de­lan­te de los fe­li­gre­ses, que ade­más pro­ce­den en ve­rano de to­das par­tes de Es­pa­ña, y ce­le­brar la mi­sa. Vis­to el re­sul­ta­do, Sla­wek cum­ple su co­me­ti­do con no­ta. «Doy mi­sa muy tran­qui­lo y yo es­pe­ro que la gen­te en­tien­da to­do. Ten­go que leer an­tes los tex­tos por­que a ve­ces hay al­gu­na pa­la­bra ex­tra­ña pa­ra mi, pe­ro es­pe­ro que no es­té mal di­cha cuan­do ha­blo», aña­de.

Ca­pe­llán de un ins­ti­tu­to

Es­te cu­ra lle­va la do­cen­cia en las ve­nas. Se de­ci­dió a ser sa­cer­do­te, co­mo él di­ce, «al sen­tir el lla­ma­do del Se­ñor». Su obis­po lo man­dó a Ro­ma, ca­pi­tal del mun­do ca­tó­li­co, y tras su doc­to­ra­do, re­gre­só a su Po­lo­nia na­tal, don­de es pro­fe­sor de Li­tur­gia en el se­mi­na­rio dio­ce­sano de Rzes­zow. En esa ciu­dad tam­bién es ca­pe­llán y pro­fe­sor de Re­li­gión en un ins­ti­tu­to ca­tó­li­co, don­de asis­ten cer­ca de me­dio cen­te­nar de alum­nos. Le gus­ta su tra­ba­jo, don­de tie­nen ca­bi­da a la vez la for­ma­ción re­li­gio­sa con la en­se­ñan­za se­cu­lar.

En es­ta se­ma­na de ju­nio, Sla­wek ha con­ta­do con la ayuda de Lu­cas, que co­mo él tam­bién ex­pli­ca su vo­ca­ción co­mo el re­sul­ta­do del lla­ma­do di­vino. Lu­cas es­tá en la rec­ta fi­nal de sus es­tu­dios y vi­ve en la ac­tua­li­dad en una pa­rro­quia de Ro­ma, Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des. «En Ita­lia ha­go tra­ba­jo pas­to­ral con los jóvenes».

Cuan­do su ami­go le in­vi­tó a ve­nir a San­xen­xo no te­nía muy cla­ro dón­de es­ta­ba, pe­ro acep­tó la idea y no se arre­pien­te. Tam­bién es ca­paz de ex­pre­sar­se en es­pa­ñol, idio­ma que le pa­re­ció fá­cil al te­ner am­plios co­no­ci­mien­tos tam­bién de ita­liano y la­tín. «La mi­sa en es­pa­ñol es muy bo­ni­ta, muy in­tere­san­te, me gus­ta, y la gen­te tam­bién es muy abier­ta». Con el ga­lle­go ya es otro can­tar, no se atre­ve­rían a ce­le­brar mi­sa en el idio­ma de Ro­sa­lía, aun­que con la ha­bi­li­dad lin­güís­ti­ca de am­bos y si si­guen vi­nien­do por San­xen­xo en ve­rano, no hay que dar na­da por im­po­si­ble.

Sla­wek ha en­con­tra­do en San­xen­xo un ho­gar. Se hos­pe­da en el ho­tel Jus­to, a es­ca­sos dos mi­nu­tos del tem­plo vie­jo de san Gi­nés y pre­ci­sa que «es­ta es la ter­ce­ra vez que ven­go a San­xen­xo, eso sig­ni­fi­ca al­go, lo se­gui­ré ha­cien­do siem­pre que es­té dis­po­ni­ble». Y es que co­mo él mis­mo se­ña­la, aquí se sien­te co­mo en fa­mi­lia.

Ser sa­cer­do­te en la ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de las Rías Bai­xas no im­pli­ca pa­sar to­do el día de ofi­cios re­li­gio­sos y re­zos. Sil­gar es­tá a un ti­ro de pie­dra y to­do el li­to­ral es­tá lleno de are­na­les. ¿Va un cu­ra a la pla­ya? Sla­wek y Lu­cas son­ríen an­te la pre­gun­ta, que res­pon­de el pri­me­ro. «Sí, es­tu­vi­mos en la pla­ya pe­ro el tiem­po de es­te año no es muy agra­da­ble», sos­tie­ne. Lu­cas aña­de que el agua de la ría «es­tá me­nos sa­la­da que el Me­di­te­rrá­neo» y a ren­glón se­gui­do in­ci­de en que en su país es mu­cho más fría. «No­so­tros te­ne­mos el Bál­ti­co», bro­mean.

Am­bos sa­cer­do­tes apu­ran sus úl­ti­mas ho­ras en San­xen­xo es­te ve­rano. Si to­do trans­cu­rre co­mo es­tá pre­vis­to es­te fin de se­ma­na pon­drán rum­bo a Po­lo­nia y Ro­ma res­pec­ti­va­men­te. Eso sí, an­tes ha­brá una ex­cur­sión has­ta San­tia­go. No en vano es­te año se pue­de ver por pri­me­ra vez des­de ha­ce mu­cho tiem­po el Pór­ti­co de la Glo­ria en to­do su es­plen­dor po­lí­cro­mo, en un ve­rano don­de los pe­re­gri­nos re­for­za­rán el va­lor in­ter­na­cio­nal de Ga­li­cia.

RA­MÓN LEIRO

Sla­wek y Lu­cas, en el in­te­rior del tem­plo an­ti­guo de San­xen­xo, don­de el pri­me­ro ce­le­bró ayer la mi­sa pa­ra vecinos y vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.