Los ár­bo­les que ca­ye­ron en A Cal­za­da

El des­plo­me de un cho­po po­dri­do en­cien­de las se­ña­les de alar­ma en Cam­ba­dos

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - SERXIO GON­ZÁ­LEZ, BEA COS­TA

Las úni­cas pér­di­das que hu­bo que la­men­tar ayer en Cam­ba­dos fue­ron las de los dos ár­bo­les que se vi­nie­ron aba­jo en pleno pa­seo de A Cal­za­da, uno de los pun­tos neu­rál­gi­cos de la vi­lla del al­ba­ri­ño. Lo cier­to es que hu­bo suer­te, por­que pu­do ha­ber ocu­rri­do una tra­ge­dia. Pe­ro así son las co­sas. Aun­que se tra­ta de un lu­gar enor­me­men­te tran­si­ta­do, por for­tu­na no se pro­du­jo un so­lo da­ño más allá del que su­frie­ron am­bos ejem­pla­res. Eran las cua­tro de la tar­de cuan­do un cho­po de buen ta­ma­ño se des­plo­mó so­bre la vía pú­bli­ca. En su caí­da arras­tró a un es­pé­ci­men me­nor, un ar­ce que tam­po­co so­bre­vi­vió.

El pri­mer te­nien­te de al­cal­de de Cam­ba­dos, Víc­tor Caa­ma­ño, acom­pa­ñó a los ser­vi­cios téc­ni­cos mu­ni­ci­pa­les, que in­me­dia­ta­men­te acu­die­ron a A Cal­za­da pa­ra com­pro­bar qué ha­bía ocu­rri­do. De acuer­do con una pri­me­ra ins­pec­ción, el tron­co del cho­po se ha­lla­ba hue­co y to­ma­do por to­da una se­rie de hon­gos, lo que in­di­ca que su sa­lud era ne­fas­ta. «Es­ta­mos moi preo­cu­pa­dos, por­que non se tra­ta da pri­mei­ra vez que su­ce­de al­go así», re­co­no­cía mi­nu­tos des­pués el con­ce­jal na­cio­na­lis­ta, quien re­cuer­da otros ejem­pla­res caí­dos re­cien­te­men­te en San To­mé o en las in­me­dia­cio­nes de la igle­sia pa­rro­quial.

El Con­ce­llo ac­tua­rá en con­se­cuen­cia y, anun­ció Caa­ma­ño, se pon­drá en con­tac­to con la es­ta­ción fi­to­pa­to­ló­gi­ca Do Areei­ro pa­ra que sus téc­ni­cos eva­lúen la sa­lud de la ma­sa fo­res­tal que cre­ce en los es­pa­cios pú­bli­cos del mu­ni­ci­pio cam­ba­dés.

La pre­sen­cia de hon­gos es un in­di­cio de que el cho­po de A Cal­za­da padecía una en­fer­me­dad se­ria. No es la pri­me­ra vez que es­te ti­po de in­fec­cio­nes cau­san pro­ble­mas en par­ques y pa­seos de la co­mar­ca. Ha­ce cin­co años, los téc­ni­cos de Do Areei­ro de­tec­ta­ron la pre­sen­cia de Ami­lla­ria me­llea y Fhy­topht­ho­ra sp en ár­bo­les del par­que del bal­nea­rio de A Com­pos­te­la, en Vilagarcía. Am­bos hon­gos ha­bían de­te­rio­ra­do los ejem­pla­res a los que ha­bían co­lo­ni­za­do has­ta el pun­to de pro­vo­car la caí­da de va­rias de sus ra­mas y la muer­te de al­guno de los es­pe­cí­me­nes más vie­jos.

El par­que del bal­nea­rio fue inau­gu­ra­do en 1931, y en él cre­cen es­pe­cies de gran por­te. En el ca­so de lo ocu­rri­do ayer en A Cal­za­da, el cho­po po­dri­do te­nía una edad su­pe­rior a los cua­ren­ta años. Se­gún la es­ta­ción fi­to­pa­to­ló­gi­ca, a los ejem­pla­res más an­ti­guos prác­ti­ca­men­te les bas­ta con el agua de la llu­via pa­ra so­bre­vi­vir, pe­ro tam­bién son es­pe­cial­men­te sen­si­bles a los ex­ce­sos de hu­me­dad y a la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos. De ahí la con­ve­nien­cia de una ins­pec­ción a fon­do co­mo la que Víc­tor Caa­ma­ño po­ne so­bre la me­sa. A ve­ces, un sim­ple cla­reo es su­fi­cien­te pa­ra me­jo­rar la sa­lud de los ár­bo­les, fa­ci­li­tan­do la cir­cu­la­ción del ai­re en sus co­pas. Dos años des­pués, los pro­ble­mas se re­pi­tie­ron en el par­que de A Xun­quei­ra, tam­bién en Vilagarcía. El go­bierno lo­cal, que en­ton­ces co­man­da­ba el Par­ti­do Po­pu­lar, re­qui­rió un in­for­me de la es­ta­ción que ges­tio­na la Diputación de Pon­te­ve­dra. Con sus re­sul­ta­dos en la mano, pro­ce­dió a la ta­la de to­da una se­rie de ejem­pla­res. Aque­llo no evi­tó la po­lé­mi­ca, pe­ro al me­nos documentó la ac­tua­ción.

Lo im­por­tan­te, en de­fi­ni­ti­va, se­rá com­pro­bar si en Cam­ba­dos exis­te un pro­ble­ma así. Pe­ro, so­bre to­do, la au­sen­cia de da­ños.

MÓ­NI­CA IRAGO

La caí­da del cho­po pu­do cau­sar una tra­ge­dia en A Cal­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.