O Sal­nés im­plan­ta un sis­te­ma pio­ne­ro pa­ra de­tec­tar ver­ti­dos in­dus­tria­les a la red

Se tra­ta de un equi­po iti­ne­ran­te, en for­ma de ma­le­ta, que se co­lo­ca­rá en don­de se sos­pe­che que hay focos con­ta­mi­nan­tes

La Voz de Galicia (Arousa) - Arousa local - - AROUSA - BEA COS­TA

La de­pu­ra­do­ra de aguas re­si­dua­les (EDAR) de Ri­ba­du­mia —que da ser­vi­cio a es­te mu­ni­ci­pio, ade­más de a Cam­ba­dos, Vi­la­no­va y Vilagarcía— tie­ne un pro­ble­ma se­rio. A ella lle­gan de­ma­sia­dos ver­ti­dos de pro­ce­den­cia in­dus­trial que no han si­do tra­ta­dos co­mo de­bie­ran en ori­gen y que, ade­más de con­ta­mi­nar, de­te­rio­ran las ins­ta­la­cio­nes.

Au­gas de Ga­li­cia ha to­ma­do no­ta y fru­to de la co­la­bo­ra­ción con la em­pre­sa Es­pi­na Obras Hi­dráu­li­cas, que ges­tio­na la de­pu­ra­do­ra y par­ti­ci­pa en un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción I+D+i, ayer pu­do pre­sen­tar el pri­mer equi­po de con­trol y mues­tro de ver­ti­dos que se desa­rro­lla en Ga­li­cia.

Los pri­me­ros en Ga­li­cia

O Sal­nés se­rá la pri­me­ra co­mar­ca don­de se apli­ca­rá la nue­va tec­no­lo­gía, que con­sis­te en una suer­te de ma­le­ta do­ta­da de son­das, bom­bas y un mó­dem, con ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­ger mues­tras y ha­cer sal­tar una alar­ma de for­ma ca­si in­me­dia­ta en cuan­to de­tec­ta que los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción ex­ce­den los pa­rá­me­tros per­mi­ti­dos. El dis­po­si­ti­vo se em­pe­za­rá a usar a par­tir de oc­tu­bre y se co­lo­ca­rá, de for­ma iti­ne­ran­te, por dis­tin­tos pun­tos de la red de al­can­ta­ri­lla­do que co­nec­ta con la de­pu­ra­do­ra de Ri­ba­du­mia. Son va­rios ki­ló­me­tros de tu­be­rías,

aun­que el fo­co se pon­drá en los tra­mos pró­xi­mos a los po­lí­go­nos in­dus­tria­les. Es­te con­trol se rea­li­za­rá, tam­bién a las puer­tas de em­pre­sas con­cre­tas, don­de se sos­pe­che que no cum­plen con los re­qui­si­tos de tra­ta­mien­to de re­si­duos.

Es­ta he­rra­mien­ta se­rá de gran uti­li­dad, pues per­mi­te lo­ca­li­zar los ver­ti­dos ca­si al mo­men­to de pro­du­cir­se, al­go que aho­ra es im­po­si­ble. Ac­tual­men­te las alar­mas sal­tan en la pro­pia de­pu­ra­do­ra o

cuan­do se co­lap­sa la es­ta­ción de bom­beo si­tua­da en Ou­bi­ña y em­pie­zan a ma­nar so­bre las aguas del Umia la sal­sa de con­ser­va pro­ce­den­te de al­gu­na fá­bri­ca o el pol­vi­llo blan­co de un ase­rra­de­ro que, en es­te ca­so sí que­dó de­mos­tra­do que se de­bió a una fu­ga ac­ci­den­tal. La si­tua­ción en el Umia ha me­jo­ra­do, pe­ro los pro­ble­mas no ce­san.

Tan­tos los re­pre­sen­tan­tes de Au­gas de Ga­li­cia co­mo de la Man­co­mu­ni­da­de do Sal­nés des-

ta­ca­ron ayer el gran avan­ce que su­po­ne la im­plan­ta­ción de es­ta tec­no­lo­gía en la lu­cha con­tra la con­ta­mi­na­ción in­dus­trial y el pre­si­den­te de la en­ti­dad co­mar­cal, Gon­za­lo Durán, lan­zó un avi­so a na­ve­gan­tes. Quien con­ta­mi­ne, pa­ga­rá. «No sé si es peor el que con­ta­mi­na por­que no tie­ne me­dios o el que, te­nién­do­los, no los usa pa­ra no gas­tar», re­fle­xio­na­ba ayer el re­gi­dor vi­la­no­vés. En to­do ca­so, a par­tir de aho­ra, los infractores lo ten­drán más di­fí­cil.

MÓ­NI­CA IRAGO

El nue­vo equi­po de con­trol de ver­ti­dos fue pre­sen­ta­do ayer en la se­de de la man­co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.