“Ca­da vez la gen­te se que­da más con las can­cio­nes de las se­ries”

Co­mo el rey Mi­das, to­do lo que can­ta Ce­ci­lia se con­vier­te en oro. Su voz es la pro­ta­go­nis­ta de las ca­be­ce­ras de «Vis a vis», «El ac­ci­den­te» y «La ca­sa de pa­pel», con la que su te­ma «My Li­fe is Going On» es­tá dan­do la vuel­ta al mun­do de la mano del exi­ta­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ENTREVISTA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

Su voz es ab­so­lu­ta­men­te hip­nó­ti­ca, y su gus­to, ex­qui­si­to. Qui­zás por eso Ce­ci­lia Krull ha si­do la ele­gi­da pa­ra po­ner voz a las ca­be­ce­ras de tres se­ries ben­de­ci­das por el éxi­to. Pe­ro mu­cho an­tes de aca­ri­ciar los mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be con los te­mas de La ca­sa de pa­pel —Net­flix aca­ba de anun­ciar que ha­brá ter­ce­ra tem­po­ra­da—, Vis a vis y El ac­ci­den­te, es­ta mu­jer que em­pe­zó de ni­ña pro­di­gio en Dis­ney y que pres­tó sus va­lio­sas cuer­das vo­ca­les pa­ra pro­duc­cio­nes co­mo Harry Pot­ter, South Park o Ba­rrio Sé­sa­mo ya des­pun­ta­ba en­tre los in­tér­pre­tes de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del jazz. Y, en­tre me­dias, can­tó con La Unión y El Cho­jin. Aho­ra, sa­bo­rea con ale­gría las mie­les de la te­le. «Siem­pre me to­can se­ries po­ten­tes, y me en­can­ta», ase­gu­ra. —¿Có­mo es que po­nes voz a la ban­da so­no­ra de tres de las se­ries más exi­to­sas de la te­le? —To­do fue gra­cias a Manel San­tis­te­ban, que es el com­po­si­tor de es­tas tres can­cio­nes, pe­ro tam­bién de la de la pe­lí­cu­la Tres me­tros so­bre el cie­lo, que fue la pri­me­ra en la que colaboramos jun­tos, y fue un éxi­to. Yo es­ta­ba con mi en­ton­ces quin­te­to de jazz en el Ca­fé Cen­tral de Ma­drid. Él me vio, me lo pro­pu­so, hi­ci­mos una de­mo y les en­can­tó. Fue un ale­grón. A par­tir de ahí se­gui­mos ha­cien­do co­sas jun­tos. —¿Tú les po­nes la voz a sus can­cio­nes o in­ter­vie­nes en al­go más?

—Las le­tras de Ag­nus Dei, que es la can­ción de la ca­be­ce­ra de Vis a vis,y de My Li­fe is Going On, que es la de

La ca­sa de pa­pel, son mías. La de El ac­ci­den­te no. —¿Y có­mo te ins­pi­ras pa­ra com­po­ner esas le­tras? ¿Te de­jan ver los ca­pí­tu­los ade­lan­ta­dos o te pa­san el guion? —An­tes de la fa­se de es­tu­dio me dan a co­no­cer el ar­gu­men­to del que tra­ta­rá la se­rie y un bo­ce­to de ca­da per­so­na­je.

Jun­tos va­mos tra­zan­do un po­co lo que es la his­to­ria de la can­ción, aun­que pien­sa que es­to em­pie­za en una fa­se muy in­ci­pien­te de la se­rie, y no siem­pre es­tá gra­ba­da la tem­po­ra­da. —¿Qué intrahistoria tie­ne ca­da una de ellas?

—Pa­ra la can­ción de La ca­sa de pa­pel me ins­pi­ré mu­cho en el per­so­na­je de To­kio [Úr­su­la Cor­be­ró], por­que me de­ja­ron ver el pri­mer ca­pí­tu­lo con esas imá­ge­nes en las que ella eli­ge ir­se con el Pro­fe­sor, y si te fi­jas en la le­tra, tra­ta de eso. Pa­ra Vis

a vis que­rían una voz muy dul­ce pa­ra en­fa­ti­zar aún más la sen­sa­ción de in­tri­ga. Ade­más Maca, su pro­ta­go­nis­ta, cuan­do lle­ga a la cár­cel es una ni­ña bue­na a la que han en­ga­ña­do, ¡no era ma­la! Y la de El ac­ci­den­te, que se lla­ma La ver­dad, te­nía un con­cep­to muy ma­de in Spain, muy ra­cial. Pro­pu­se una ver­sión en fran­cés pe­ro me la tum­ba­ron, por­que que­rían que el pú­bli­co es­pa­ñol se sin­tie­se iden­ti­fi­ca­do con el te­ma. La le­tra es des­ga­rra­do­ra, por­que con to­do lo que le pa­sa a esa mu­jer... —Siem­pre te to­can «th­ri­llers» y se­ries in­ten­sas, no te pro­po­nen ca­be­ce­ras de co­me­dia... —Es cier­to, siem­pre me to­can se­ries po­ten­tes, y me en­can­ta. —«My Li­fe is Going On» es­tá desatan­do la lo­cu­ra a raíz del éxi­to mun­dial que es­tá te­nien­do «La ca­sa de pa­pel» en Net­flix. ¿Lo no­tas? —Yo lo no­to un mon­tón, la gen­te ca­da vez se que­da más con las can­cio­nes

El te­ma de ‘La ca­sa de pa­pel’ lle­va 9 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify

de las se­ries. No sé si an­tes su­ce­día tan­to o si es que nos es­ta­mos ame­ri­ca­ni­zan­do, pe­ro My Li­fe is Going On tie­ne ya nue­ve mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify. —Pe­ro al mar­gen de to­do es­to, Ce­ci­lia Krull es una can­tan­te de jazz. Se­gún di­cen, de las me­jo­res de su ge­ne­ra­ción. —Eso que lo di­gan los de­más, no lo voy a de­cir yo. Sí, ten­go una ca­rre­ra de­trás. El jazz me apa­sio­na, y tam­bién otros gé­ne­ros co­mo el soul o el aren’t

be. Me sa­le un la­do muy ín­ti­mo cuan­do voy a fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les o con mi cuar­te­to. Aun­que con la ado­les­cen­cia, me des­vié pa­ra des­vin­cu­lar­me de lo que ha­cía mi pa­dre [Ri­chard Krull, tam­bién com­po­si­tor de jazz], y en­tré en el hip hop. —Va­mos, que es­to te vie­ne de cu­na.

—Sí, es que en reali­dad lle­vo can­tan­do to­da la vi­da. Con sie­te años a mi pa­dre le con­tac­ta­ron de Dis­ney pa­ra ver si co­no­cía a ni­ños que can­ta­sen bien, y di­jo que no. Pe­ro lue­go pen­só: ‘An­da, pe­ro si ten­go a Ce­ci­lia en ca­sa’. Así que me pre­gun­tó si que­ría ir a un cás­ting, le di­je que sí y fui. Ahí me co­gie­ron pa­ra gra­bar dis­cos in­fan­ti­les, can­cio­nes de cu­na, cuen­ta­cuen­tos... Di­ga­mos que de los 7 a los 12 años tra­ba­jé un po­co co­mo ni­ña pro­di­gio. —Tu voz cam­bia tan­to que no pa­re­ces la mis­ma per­so­na se­gún en qué can­ción te es­cu­che­mos. —Es que pa­ra mí la voz es un ins­tru­men­to que tie­ne que so­nar de for­ma di­fe­ren­te se­gún lo que que­ra­mos trans­mi­tir con la can­ción. En eso in­flu­ye tam­bién la eta­pa en la que de­ri­vé al do­bla­je. Hi­ce vo­ces en Harry

Pot­ter [Lee Jor­dan, el co­men­ta­ris­ta de los par­ti­dos de quid­ditch], en South Park [Ike, el her­mano de Ky­le] y en

Ba­rrio Sé­sa­mo [Ro­si­ta]. —Tu cu­rrícu­lo es una con­ti­nua mez­cla de gé­ne­ros. Creo que tus orí­ge­nes tam­bién lo son. —Sí, así es. Mi pa­dre es de as­cen­den­cia fran­ce­sa y ale­ma­na, y la de mi ma­dre

es cu­ba­na y ga­lle­ga. —¿Ga­lle­ga?

—Sí, mi abue­lo era de Vi­lal­ba, de Lu­go, pe­ro emi­gró a Cu­ba co­mo tan­tos que lo hi­cie­ron en aque­lla épo­ca y, una vez asen­ta­do allí, se enamo­ró de una cu­ba­na. —Eli­ge una se­rie a la que te gus­ta­ría po­ner ban­da so­no­ra.

—Aca­bo de ter­mi­nar Peaky Blin­ders en Net­flix, y me en­can­ta­ría tra­ba­jar pa­ra una se­rie así. Bueno... ¡To­do, to­do me re­ta! Cual­quier se­rie mola, pe­ro de es­ta me enamo­ra­ron to­dos los per­so­na­jes, so­bre to­do Tom Hardy, có­mo no. —¿Y de las que hi­cis­te, con cuál te que­das?

—Buuuf, es muy di­fí­cil... A Vis a vis le ten­go un ca­ri­ño muy es­pe­cial por ser la pri­me­ra y por­que, aun­que mu­cha gen­te no se dio cuen­ta, hi­ce un cameo en un ca­pí­tu­lo. La de El ac­ci­den­te fue la pri­me­ra que can­té en cas­te­llano, y

La ca­sa de pa­pel se tie­ne tan me­re­ci­do es­te éxi­to... No pue­do ele­gir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.