“Em­pe­cé a ha­cer mis can­cio­nes pa­ra cu­rar­me”

A pun­to de lan­zar su pri­mer ál­bum, la ar­tis­ta ou­ren­sa­na da sus úl­ti­mos con­cier­tos acús­ti­cos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ESTÁ SONANDO - JA­VIER BECERRA

Ha­brá que es­pe­rar al 4 de ma­yo pa­ra su edi­ción de­fi­ni­ti­va, pe­ro el dis­co de de­but de la ou­ren­sa­na Ma­rem Lad­son ya es­tá ter­mi­na­do. Sus can­cio­nes nu­tren los con­cier­tos en so­li­ta­rio que es­tá dan­do, a la es­pe­ra de pre­sen­tar­lo ya con ban­da es­te ve­rano. Aten­tos, por­que en él des­can­sa una pe­que­ña jo­ya pop con ga­nas de aso­mar­se.

—El dis­co em­pie­za a ca­pe­la, ter­mi­na acús­ti­co y, en me­dio, hay mu­cha elec­tri­ci­dad. Pa­re­ce que es­tá to­do muy me­di­do. ¿Es así?

—Sí, es así. Que­ría que to­do tu­vie­ra sen­ti­do, no ha­cer un dis­co por ha­cer sin más. Que ten­ga un sig­ni­fi­ca­do, tan­to a ni­vel es­ti­lís­ti­co co­mo te­má­ti­co.

—Lo ha ade­lan­ta­do con «Sha­des Of Blue», un te­ma que re­mi­te a cier­to rock al­ter­na­ti­vo de los no­ven­ta, de ar­tis­tas co­mo Liz Phair. ¿Tie­ne re­la­ción? —La idea con esa can­ción era des­pe­gar­me de lo que era más pre­de­ci­ble de mí: al­go fol­kie, acús­ti­co, con so­lo voz

y gui­ta­rra. Que­ría­mos sa­lir­nos de esa idea. Es­ta can­ción ti­ra más a co­sas co­mo An­gel Ol­sen y un so­ni­do más po­ten­te. Igual que la le­tra y mi in­ten­ción a la ho­ra de can­tar­la.

—¿Exis­te el cli­ché «in­die» de chi­ca so­la, gui­ta­rra y folk?

—Sí, es lo fá­cil de aso­ciar. Es lo más fá­cil cuan­do na­die te co­no­ce. So­mos cons­cien­tes de ello y que­ría­mos rom­per los es­que­mas.

—¿Se plan­tea el pro­yec­to con for­ma­to so­lo y for­ma­to de ban­da?

—Cla­ro, así es co­mo fun­cio­na­mos aho­ra los ar­tis­tas so­li­ta­rios. A ve­ces nos lla­man pa­ra to­car en acús­ti­co, pe­ro es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra lo otro. Es­te dis­co pi­de ser to­ca­do con una ban­da.

—¿Por qué com­po­ne?

—Yo siem­pre di­go que em­pe­cé a ha­cer mis can­cio­nes co­mo un desaho­go y pa­ra cu­rar­me. En nin­gún mo­men­to tu­ve la pre­ten­sión de ha­cer un dis­co pa­ra el pú­bli­co. Ni si­quie­ra lle­gar a nin­gún lu­gar con mi mú­si­ca. —¿Y cuán­do de­ja es­to de ser pa­ra us­ted y pa­sa a ser de to­do el mun­do?

—Cuan­do veo que gus­ta. Al prin­ci­pio me cos­tó com­par­tir mis can­cio­nes. En mis pri­me­ros con­cier­tos me po­nía ner­vio­sa. Cuan­do la gen­te me pre­gun­ta­ba y me de­cía que cuán­do iba a sa­car un dis­co, pues me lan­cé.

—Lle­va tiem­po en las con­ver­sa­cio­nes del mun­do mu­si­cal ga­lle­go. ¿No­ta que hay ex­pec­ta­ti­vas con us­ted?

—No lo sé. En nin­gún mo­men­to sen­tí pre­sión ni na­da. En Ga­li­cia al ha­ber to­ca­do en mu­chos si­tios la gen­te me pue­de co­no­cer y es­pe­rar­se al­go. To­do sur­gió de ma­ne­ra na­tu­ral y las co­sas lle­van un tiem­po.

—¿Quién la em­pu­jó a to­car?

—Em­pe­cé a to­car a los nue­ve años, sin nin­gún ído­lo. Eso lle­gó des­pués. Re­cuer­do a Bob Dy­lan. Fue el pri­mer ar­tis­ta que me mar­có. Es­cu­char­lo y de­cir: «Jo, es­to quie­ro ha­cer­lo yo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.