Soy muy bri­tá­ni­ca, no me gus­tan los cum­pli­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE -

cio­nan­te, que era una apues­ta enor­me ro­dar una pe­lí­cu­la sin diá­lo­gos por­que el len­gua­je que re­quie­re era muy vi­sual. John se ha ins­pi­ra­do en pe­lí­cu­las co­mo No es país pa­ra vie­jos o Po­zos de am­bi­ción, ex­pe­rien­cias ci­ne­má­ti­cas gran­des y ro­bus­tas. Creo que no que­ría que es­te fil­me se sin­tie­ra co­mo una pe­lí­cu­la ín­ti­ma. Él bus­ca­ba esa in­ti­mi­dad a gran es­ca­la. Lo he vis­to cre­cer gra­cias a es­ta me­tá­fo­ra de la pa­ter­ni­dad. La idea prin­ci­pal es el te­mor de en­viar a tus hi­jos a un mun­do bas­tan­te bru­tal.

—¿Es­ta­ble­cie­ron re­glas pa­ra evi­tar que el tra­ba­jo afec­ta­se a su ma­tri­mo­nio?

—Lo in­ten­ta­mos, pe­ro inevi­ta­ble­men­te las rom­pi­mos. Tra­ta­mos de no ha­blar en ca­sa so­bre los per­so­na­jes, pe­ro fue im­po­si­ble. La pe­lí­cu­la es­tu­vo vi­va en nues­tro ho­gar du­ran­te dos años. Re­co­noz­co que be­bi­mos mu­cho whisky du­ran­te to­do es­te pro­ce­so pa­ra des­com­pri­mir en los días di­fí­ci­les. Él real­men­te me hi­zo sen­tir su com­pa­ñe­ra crea­ti­va. Me con­ver­tí en una ca­ja de re­so­nan­cia pa­ra él y eso me con­mo­vió mu­cho. Él que­ría eso de mí. Nun­ca me he sen­ti­do más va­lo­ra­da crea­ti­va­men­te de lo que él me hi­zo sen­tir ro­dan­do es­te fil­me. Al es­tar ca­sa­dos, te­ne­mos un len­gua­je se­cre­to que aguan­ta to­do.

—¿Con «Un lu­gar tran­qui­lo» y «Mary Pop­pins» se ha con­ver­ti­do en la pro­tec­to­ra de los ni­ños?

—No lo sé. No es al­go cons­cien­te, pe­ro pue­de ser un pa­trón en mis de­ci­sio­nes. Ten­go dos hi­jos, en­tien­do esa idea de que­rer ale­grar a los ni­ños por­que siem­pre los he ad­mi­ra­do. Aho­ra que ten­go a mis hi­jos, es di­fe­ren­te. Mi co­ra­zón ex­plo­ta fue­ra del cuer­po cuan­do pien­so en ellos. Y sa­bes, Mary Pop­pins es ma­ra­vi­llo­sa­men­te po­co sen­ti­men­tal. Siem­pre fue lo que me gus­tó de ella, des­de que la vi por pri­me­ra vez sien­do una ni­ña. Mary Pop­pins es po­co sen­ti­men­tal, al­go gro­se­ra y en­tra en las vi­das de es­tos pe­que­ños ba­rrien­do con to­do, es al­go má­gi­co y emo­cio­nan­te al mis­mo tiem­po. Sin em­bar­go, Evelyn, mi per­so­na­je en Un lu­gar tran­qui­lo, uti­li­za la di­sua­sión a pe­sar del am­bien­te ho­rri­ble en el que se en­cuen­tra. Es ca­paz de in­yec­tar al­gún ti­po de ca­li­dez pa­ra que sus hi­jos pros­pe­ren. John y yo ha­bla­mos mu­cho so­bre la figura pa­ter­na y la figura ma­ter­na y cuán di­fe­ren­tes eran. El im­pul­so prin­ci­pal del pa­dre es man­te­ner vi­vos a es­tos ni­ños, el amor y la co­ne­xión son se­cun­da­rios, mien­tras que ella desea que pros­pe­ren en me­dio de un am­bien­te de su­per­vi­ven­cia.

—Mu­cha gen­te la ha ca­li­fi­ca­do co­mo la Meryl Streep de su ge­ne­ra­ción...

—Dios mío, no, no lo ha­cen. O no de­be­rían. Eso es una lo­cu­ra. Nun­ca he oí­do se­me­jan­te ton­te­ría. Soy muy bri­tá­ni­ca, no acepto bien los cum­pli­dos. Siem­pre se­ré la asis­ten­te de Meryl Streep en El dia­blo se vis­te de Pra­da. Ese es mi pa­pel y sí, ella es la gu­rú de ac­tua­ción pa­ra tan­ta gen­te, aun­que odie esa eti­que­ta. Ella real­men­te quie­re ser tra­ta­da co­mo cual­quier otro ac­tor, no tie­ne ese ego de su­pe­rio­ri­dad ni sen­ti­do de sí mis­ma. Pue­des apren­der mu­cho de ella so­lo con có­mo se com­por­ta co­mo per­so­na. Es tre­men­da­men­te bri­llan­te, tre­men­da­men­te di­ver­ti­da e interesante, es sim­ple­men­te una per­so­na ge­nial.

—¿Bus­ca me­jo­rar su ca­rre­ra con ca­da per­so­na­je?

—No me gus­tan las es­tra­te­gias. Cuan­do leo un guion, in­ten­to co­nec­tar con el per­so­na­je de al­gu­na ma­ne­ra. Me gus­ta mez­clar por­que no me quie­ro en­ca­si­llar. Me gus­ta­ría se­guir desafián­do­me a mí mis­ma en el fu­tu­ro.

—¿Su­frió al­gún trau­ma aso­cia­do a te­ner que re­pre­sen­tar a es­ta ma­dre?

—Sí. Por­que es­ta his­to­ria es real­men­te mi peor pe­sa­di­lla. Soy una ma­dre preo­cu­pa­da irra­cio­nal­men­te por mis hi­jos. Es­ta idea de no po­der pro­te­ger a tus hi­jos es ate­rra­do­ra pa­ra mí, un ca­mino que no ha­bía ex­plo­ra­do an­tes por­que me in­ti­mi­da­ba en­trar per­so­nal y pro­fun­da­men­te en la piel de al­guien a quien com­pren­día pro­fun­da­men­te. Pro­ba­ble­men­te sea el pa­pel más per­so­nal de mi ca­rre­ra. Afor­tu­na­da­men­te, soy ca­paz de com­par­ti­men­tar. Cuan­do tra­ba­jo ni si­quie­ra soy yo, no es útil pa­ra mí aso­ciar­me con el per­so­na­je. Ac­tuar es un ac­to de em­pa­tía ha­cia el per­so­na­je. En­tien­do que ese ma­tiz es im­por­tan­te, y aun­que esas es­ce­nas me de­jan con mie­do, no soy una ac­triz que se tor­tu­re a sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.