El se­cues­tro del «hippy» de oro

¿Qué pa­sa cuan­do la ma­fia ca­la­bre­sa exi­ge al hom­bre más ri­co del mun­do —y más ta­ca­ño a la vez— 17 mi­llo­nes por la li­ber­tad de su nie­to? Lo que pa­sa es «Trust», una ex­ce­si­va jo­yi­ta que ha ca­brea­do so­be­ra­na­men­te al clan Getty. Te con­ta­mos por qué

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LAS CLAVES DE «TRUST» - TEX­TO: MA­RÍA VI­ÑAS

La ma­ña­na del 11 de ju­lio de 1973, el te­lé­fono so­nó en un apar­ta­men­to fa­mi­liar del aco­mo­da­do ba­rrio ro­mano de Pa­rio­li. Des­col­gó la ex­ju­ga­do­ra de waterpolo y ac­triz re­ti­ra­da Gail Ha­rris. Al otra la­do de la lí­nea, una voz mas­cu­li­na res­pon­dió: «Tu hi­jo es­tá con no­so­tros». Y exi­gió: «Pre­pa­ra 17 mi­llo­nes de dó­la­res si quie­res re­cu­pe­rar­lo». John Paul, 16 años, el ma­yor —y fa­vo­ri­to— de sus cua­tro re­to­ños, lle­va­ba días sin pa­sar por ca­sa.

Fue en ese pre­ci­so ins­tan­te, en ese mo­men­to de des­con­cier­to y ato­nía, cuan­do to­do se pre­ci­pi­tó: el chan­ta­je, la im­pa­cien­cia, el su­dor y la náu­sea, un me­chón de pe­lo en­san­gren­ta­do y una ore­ja mu­ti­la­da, tam­bién un re­si­duo de es­pe­ran­za. Trust es sin em­bar­go bien edu­ca­da y pre­fie­re po­ner en an­te­ce­den­tes al es­pec­ta­dor, to­do un de­ta­lle pa­ra el que to­da­vía es­té pez en es­ta ro­cam­bo­les­ca his­to­ria que so­lo po­día es­tar ba­sa­da en he­chos reales: sus diez ca­pí­tu­los, es­tre­na­dos se­ma­nal­men­te des­de el pa­sa­do 26 de mar­zo en HBO Es­pa­ña, arran­can al­go an­tes, con una pa­rran­da épi­ca que aca­bó en sui­ci­dio y que sir­ve co­mo in­me­jo­ra­ble car­ta de pre­sen­ta­ción del clan más mi­llo­na­rio, mi­se­ra­ble e in­fe­liz de por en­ton­ces, cuan­do no ha­bía ti­po más ri­co en el mun­do que John Paul Getty.

Es­ta es más su his­to­ria, la del mag­na­te del pe­tró­leo a quien el li­bro Guinness le diag­nos­ti­có en 1966 una for­tu­na de 1.200 mi­llo­nes de dó- la­res, que la de su nie­to, un ni­ña­to de ri­zos de aza­frán y buen es­ni­far, as­pi­ran­te a ar­tis­ta, amo­ti­na­do y cul­ti­va­dí­si­mo al que, tras pa­sar cin­co me­ses re­te­ni­do en las cue­vas de Ca­la­bria, se le qui­ta­ron de gol­pe to­das las ga­nas de tra­zar un so­lo plan más pa­ra que la gui­ta de su abue­lo li­qui­da­se las deu­das de su dol­ce vi­ta. Y por eso Danny Boy­le (Trains­pot­ting, La pla­ya, Slum­dog Mi­llio­nai­re), al fren­te de la san­tí­si­ma tri­ni­dad que son los tres epi­so­dios que abren fue­go aquí, arran­ca con John Paul pri­me­ro, con su des­co­mu­nal man­sión en ple­na cam­pi­ña in­gle­sa, con sus con­cu­bi­nas en tro­pel —fí­jen­se en la es­pa­ño­la Ve­ró­ni­ca Eche­gui—, su leo­na do­més­ti­ca y su ca­bi­na de pa­go en el re­ci­bi­dor, por si a al­gu­na vi­si­ta se le an­to­ja­se po­ner­se de pa­li­que con la otra pun­ta del pla­ne­ta.

En la piel de es­ta cal­cu­la­do­ra con pa­tas se po­ne en Trust un mag­ní­fi­co Do­nald Sut­her­land, pie­dra an­gu­lar de un pu­jan­te re­par­to del que tam­bién for­man par­te Bren­dan Fra­ser co­mo hom­bre de con­fian­za del vie­jo ava­ro y Hi­lary Swank, co­mo ma­dre que pa­rió al atre­vi­do y pa­pa­na­tas John Paul tercero. Por­que lo que des­li­za

la se­rie crea­da por Si­mon Beau­foy es que el ca­ti­vo rap­ta­do, que de an­ge­li­to te­nía po­co, de­li­neó jun­to a su no­via Mar­ti­ne y su her­ma­na ge­me­la Jut­ta su pro­pio cau­ti­ve­rio. Que se se­cues­tró. Y que el te­ma, con el abue­lo más que in­di­fe­ren­te —«Ten­go 14 nie­tos, y si pa­go un cen­ta­vo de res­ca­te por es­te, ten­dré 14 nie­tos se­cues­tra­dos», res­pon­dió al re­cla­mo— aca­bó en co­sa se­ria. Buen mosqueo se aga­rró la fa­mi­lia Getty al en­te­rar­se del plan­tea­mien­to de la ca­de­na FOX, una re­pre­sen­ta­ción, en su opi­nión, «di­fa­ma­to­ria, cruel y mez­qui­na» que na­die tu­vo la de­fe­ren­cia de con­sul­tar­le. «La ver­dad es una pa­la­bra com­pli­ca­da, ¿no?», se de­fen­dió Beau­foy an­te la pren­sa mien­tras pla­nea­ba eje­cu­tar otras cin­co tem­po­ra­das más so­bre to­das las des­di­chas y epi­so­dios tur­bios va­rios del clan. Más com­pli­ca­da to­da­vía, la ver­dad, si hay ries­go de es­tro­pear una bue­na fic­ción.

Real o no, lo cier­to es que Trust con­si­gue plan­tear con mu­cha ha­bi­li­dad es­ta dis­pa­ra­ta­da ex­tor­sión y en­ca­rri­lar­la, si ca­be, me­jor. To­do gra­cias a Boy­le, tan su­per­la­ti­vo, tan ba­rro­co, tan de­li­ran­te y tan ágil. Sus tres pie­zas po­drían fun­cio­nar co­mo pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes, aco­ra­za­das, im­po­nen­tes. El pi­lo­to nos se­ca el ojo, im­pi­dién­do­nos pes­ta­ñear. Le si­gue un se­gun­do ca­pí­tu­lo en el que Fra­ser —qué bueno ver­te— se me­rien­da la tra­ma, ele­va la se­rie, so­lo él y su som­bre­ro y sus bo­tas de cow­boy ma­cha­can­do ado­qui­nes del vie­jo con­ti­nen­te. Y re­ma­ta fi­nal­men­te con un tercero de es­cán­da­lo, que ras­ca y ras­ca en la bohe­mia ita­lia­na y en el de­sen­freno del ni­ño Getty, y que, re­pen­ti­na­men­te, en­cien­de la luz: si so­lo ten­go mi ape­lli­do, pa­ga­rán por él.

Pa­ga­rán por­que me quie­ren. Pa­ga­rán por­que, aho­ra sí, ten­drán que pres­tar­me aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.