Adic­tos a “Pa­trick Mel­ro­se”

Tras con­quis­tar­nos co­mo Sher­lock en la se­rie de la BBC, Be­ne­dict Cum­ber­batch me­te su na­riz en otra cla­se de vi­da. El jo­ven Mel­ro­se es fa­tal. Es­ta ficción, dro­ga du­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - VAMOS EN SERIE . ESTRENOS - TEX­TO: ANA ABELENDA

Nar­ci­sis­ta, al­cohó­li­co y sui­ci­da, fa­tal­men­te mar­ca­do y ca­paz de ju­gar­se la vi­da por un chu­te, así es Be­ne­dict Cum­ber­batch, el Be­ne­dict Cum­ber­batch que nos ha con­quis­ta­do en pan­ta­lla con el char­me de Sher­lock, pe­ro sin es­crú­pu­los ni al­tas ca­pa­ci­da­des de­duc­ti­vas pa­ra sa­lir del infierno en el que vi­ve es­ta vez. Pa­trick Mel­ro­se, la mi­ni­se­rie ba­sa­da en las no­ve­las ho­mó­ni­mas y bio­grá­fi­cas de Ed­ward St. Aubyn que lle­gó a Sky en sep­tiem­bre, es la es­tre­lla (o el agu­je­ro ne­gro) de la tem­po­ra­da. La que más bri­lla en strea­ming en­cie­rra una os­cu­ri­dad de­vo­ra­do­ra.

LA MUER­TE DEL PA­DRE

Us­te­des di­rán si tie­nen es­tó­ma­go, si acep­tan el re­to de co­no­cer al gran ni­ño he­ri­do que es Pa­trick Mel­ro­se, he­re­de­ro de un pa­tri­mo­nio no­ta­ble y los de­mo­nios de una in­fan­cia pe­no­sa que se pre­sen­ta en el pri­mer epi­so­dio —son cin­co— co­mo un adul­to que no se sos­tie­ne en pie ni dos mi­nu­tos. Pa­trick es una hui­da, so­lo tie­ne sa­li­das de emer­gen­cia, es­tá en­gan­cha­do a to­do pa­ra so­bre­lle­var­se a sí mis­mo, al des­po­jo en que lo han con­ver­ti­do. El po­bre hom­bre ri­co que in­ter­pre­ta Cum­ber­batch, con el por­te y los tra­jes más ex­clu­si­vos, con pas­ta pa­ra alo­jar­se en la sui­te del me­jor ho­tel de Nue­va York, pue­de arras­trar­se por un pi­co, o un po­co de ca­lor hu­mano, en el peor de los ba­rrios, y pue­de con una de las se­ries más so­na­das del mo­men­to, Ma­niac. Es­te via­je de­li­ran­te y abs­traí­do sin ga­ran­tía de vuel­ta, tam­bién pa­ra el es­pec­ta­dor, em­pie­za cuan­do Pa­trick re­ci­be una lla­ma­da que le anun­cia la muer­te de su pa­dre. Nos de­ja de pie­dra no la no­ti­cia, sino la ines­pe­ra­da for­ma en que la en­ca­ja el he­re­de­ro. Dis­cul­pen spoi­lers, es so­lo el prin­ci­pio de una pe­sa­di­lla de lar­go re­co­rri­do y amar­gas sor­pre­sas. Sar­na con gus­to no pi­ca, di­cen. Es bueno sa­ber a lo que uno se en­fren­ta.

Jen­ni­fer Ja­son Leigh (ge­nial en su pa­pel de ma­dre ma­ni­pu­la­da, ro­ma, alcohólica y ne­gli­gen­te), Hu­go Wea­ving (el agen­te Smith de Ma­trix se con­vier­te en el pa­dre más atroz, su ges­to, la voz atro­na­do­ra) Blyt­he Dan­ner, Alli­son Wi­lliams, Pip To­rrens, An­na Ma­de­ley y el ni­ño Se­bas­tian Maltz (bru­tal) son al­gu­nas de las ca­ras que sos­tie­nen es­ta ficción rea­lis­ta, du­ra. En Pa­trick Mel­ro­se, co­mo en He­ri­das abier­tas, el horror re­si­de en un es­ce­na­rio de lu­jo, bu­có­li­co y con­for­ta­ble, en el que cual­quie­ra se ve pa­san­do unas lar­gas va­ca­cio­nes. El infierno pue­de ser una man­sión de la Pro­ven­za con pis­ci­na e hi­gue­ra, con la fri­vo­li­dad in­terio­ri­za­da co­mo úni­ca for­ma po­si­ble de vi­da.

La emi­sión co­men­zó en sep­tiem­bre ba­jo de­man­da, a ra­zón de un epi­so­dio por se­ma­na. Y es bueno con­tro­lar las do­sis. La du­ra­ción (una ho­ra ca­da ca­pí­tu­lo), el guion y el hu­mor de cor­te in­glés va­len el re­creo en ca­da epi­so­dio co­mo si fue­se una pe­lí­cu­la, que lo es. El ma­ra­tón de es­ta ficción con mi­ga, no ap­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos, nos de­ja­ría k.o. El do­lor de ver­dad siem­pre se ha­ce muy pe­sa­do, por más que se lle­ve en­tre co­pas y se dis­fra­ce de men­ti­ra.

Pe­se a que el Emmy vo­ló, Pa­trick Mel­ro­se con­fir­ma la ma­de­ra de Cum­ber­batch, que vuel­ve a de­mos­trar por qué es uno de los gran­des. Esa for­ma de es­tar, una eco­no­mía in­creí­ble de ges­tos. Él no ac­túa en vano. A tra­vés de va­rias dé­ca­das nos lle­va en la piel de Pa­trick, y el via­je va cam­bian­do de rit­mo, per­dien­do ve­lo­ci­dad pa­ra ga­nar pers­pec­ti­va, ma­du­rez, ver­dad, fac­tu­ra. Así se rom­pe una vi­da de raíz des­de el prin­ci­pio. Y el cli­ché de la al­ta so­cie­dad bri­tá­ni­ca, el es­pe­jo que de­vuel­ve su re­fle­jo más pi­jo.

Una vez más la fa­mi­lia. Lo frá­gi­les que so­mos, lo des­ar­ma­dos que es­ta­mos an­te los nues­tros. La ne­ce­si­dad de pro­tec­ción, de ho­gar. Bien­ve­ni­dos al co­ra­zón de la de­pen­den­cia afec­ti­va.

Pre­pá­ren­se pa­ra la ce­na, pa­ra ver a una prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta in­su­fri­ble (Ha­rriet Wal­ker le ha­ce un gui­ño a su his­to­rial Aus­ten). Y re­cuer­den: «Es­to es una fies­ta, NO hay que pa­sar­lo bien».

Mi co­ra­zón es­te oc­tu­bre es de Pa­trick Mel­ro­se, el in­glés que no se qui­ta el abri­go. Una lec­ción de es­ti­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.