Un pa­seo por los mer­ca­dos de Lon­dres

La cos­mo­po­li­ta ca­pi­tal es un pla­cer pa­ra los aman­tes de la co­ci­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO Y FO­TOS LÓPEZ PENIDE

Con 19,2 mi­llo­nes de via­je­ros en el 2017, Lon­dres es la ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de Eu­ro­pa y la ter­ce­ra ciu­dad más vi­si­ta­da del pla­ne­ta. Si hay un tér­mino que la de­fi­na es el de mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, una reali­dad pal­pa­ble en los in­nu­me­ra­bles mer­ca­dos que la sal­pi­can. Es­te es un breve re­co­rri­do por al­gu­nos de ellos des­de un pun­to de vis­ta gas­tro­nó­mi­co, en­tor­nos ale­ja­dos de lo que es Por­to­be­llo, in­mor­ta­li­za­do en la pe­lí­cu­la Not­ting Hill, aun­que aquí uno pue­de de­gus­tar la ver­sión Bri­tish de las pa­ta­tas fri­tas, aun­que se tra­te de una úni­ca pa­ta­ta fri­ta.

Pri­me­ra pa­ra­da, Brix­ton Mar­ket. Ubi­ca­do en el ba­rrio afri­cano, un área que en el pa­sa­do go­zó de tal fa­ma de in­se­gu­ri­dad que has­ta los Clash le de­di­ca­ron el Guns of Brix­ton. Hoy es un en­torno re­cu­pe­ra­do que se ha ido ga­nan­do el fa­vor de los tu­ris­tas que, por el mo­men­to, no lo ma­si­fi­can. Hay que des­pla­zar­se has­ta la Elec­tric Ave­nue, pri­me­ra ca­lle con luz eléc­tri­ca, y se pue­den en­con­trar to­da cla­se de ar­tícu­los vin­cu­la­dos con la cul­tu­ra afro­ca­ri­be­ña, pe­ro tam­bién de­gus­tar al­gu­nas es­pe­cia­li­da­des. Una de ellas, los pa­ties que se ela­bo­ran en las pa­na­de­rías ja­mai­ca­nas, una suer­te de em­pa­na­das de dis­tin­tos sa­bo­res a buen pre­cio.

Tie­ne con­ti­nui­dad en Brix­ton Vi­lla­ge, mer­ca­do cu­bier­to ba­jo las vías del fe­rro­ca­rril en el que se dan la mano de­ce­nas de na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes.

A es­ca­sa dis­tan­cia, el Pop Brix­ton, un es­pa­cio a dos ni­ve­les cons­trui­do con con­te­ne­do­res de bar­co. El lu­gar ideal pa­ra rea­li­zar una pa­ra­da, dis­fru­tar de un re­fri­ge­rio y com­prar ro­pa vin­ta­ge al pe­so —un ki­lo, quin­ce li­bras—.

Tam­po­co re­ci­be gran­des afluen­cias el Ca­nopy Mar­ket, que abre el úl­ti­mo fin de se­ma­na del mes en King’s Cross. Al rit­mo de mú­si­ca en di­rec­to, se pue­den ad­qui­rir ali­men­tos fres­cos de pro­duc­to­res lo­ca­les o lo que ofre­cen los food­trucks, om­ni­pre­sen­tes en Lon­dres. Una apues­ta por la sos­te­ni­bi­li­dad.

Mu­cho más co­no­ci­do y, por tan­to, ma­si­fi­ca­do, Bo­rough Mar­ket, don­de aún se man­tie­ne vi­vo el re­cuer­do de los aten­ta­dos yiha­dis­tas de ju­nio del año pa­sa­do. Es uno de los 7 Mag­ní­fi­cos, un lis­ta­do que en­glo­ba a los sie­te me­jo­res mer­ca­dos del mun­do. Pa­sear en­tre pues­to y pues­to, mien­tras se de­gus­ta

un es­pu­mo­so o un vino blan­co en una co­pa de plás­ti­co es una ex­pe­rien­cia. Se di­ce que en él ad­quie­ren sus pro­duc­tos los me­jo­res chefs de la city.

Des­de Bo­rough Mar­ket, to­man­do el au­to­bús, se lle­ga en es­ca­sos mi­nu­tos al Mer­ca­to Me­tro­po­li­tano. Se pue­den to­mar to­da cla­se de pla­tos que re­in­ter­pre­tan la gas­tro­no­mía de di­fe­ren­tes cul­tu­ras, des­de la ita­lia­na has­ta la me­xi­ca­na, sin ol­vi­dar las ta­pas es­pa­ño­las, pe­ro par­tien­do de la pre­mi­sa de que las ma­te­rias pri­mas tie­nen su ori­gen en pe­que­ñas gran­jas, pro­duc­to­res lo­ca­les o miem­bros de la co­mu­ni­dad lo­cal. No hay que de­jar pa­sar la oca­sión de de­gus­tar una cer­ve­za ar­te­sa­nal.

CUA­TRO SI­GLOS DE AN­TI­GÜE­DAD

Una pro­pues­ta in­tere­san­te es la del Flo­wer Mar­ket, en Co­lum­bia Road. En­tre tien­das de flo­res, co­mo bien in­di­ca su nom­bre, se pue­de tro­pe­zar con un par de pues­tos, Ca­fe Co­lum­bia es uno de ellos, fa­mo­sos por sus ba­gels.

Sin em­bar­go, la que se di­ce que es la me­jor pa­na­de­ría de Lon­dres es­pe­cia­li­za­da en es­tos pa­nes se le­van­ta en el nú­me­ro 159 de Brick La­ne, Ba­gel Ba­ke. Es­ta ca­lle al­ber­ga un mer­ca­do con más de cua­tro si­glos de an­ti­güe­dad. Se di­ce que su ori­gen se re­mon­ta a cuan­do los

hu­go­no­tes fran­ce­ses ven­dían enaguas y en­ca­je a los lon­di­nen­ses. Se es­ti­ma que son más de un mi­llar los pues­tos que al­ber­ga, mu­chos de ellos de gad­gets elec­tró­ni­cos y de mo­da, pe­ro tam­bién gas­tro­nó­mi­cos. Sue­le ha­ber stands de chu­rros e, in­clu­so, se pue­de en­con­trar el clá­si­co ta­xi ne­gro de Lon­dres re­con­ver­ti­do en ca­fe­te­ría am­bu­lan­te.

En sus in­me­dia­cio­nes, los do­min­gos abre el Sun­day Up­mar­ket. Mien­tras que la plan­ta in­fe­rior es­ta de­di­ca­da a ro­pa y

com­ple­men­tos vin­ta­ge, la su­pe­rior es un gran es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co don­de se pue­den en­con­trar pro­pues­tas de to­do el pla­ne­ta. A po­co que se mues­tre in­te­rés se pue­de sa­lir co­mi­do a ba­se de ir pro­ban­do las mues­tras gra­tui­tas que ofre­cen. Eso sí, la mez­cla de sa­bo­res, con­di­men­tos y co­ci­nas pue­de no ser lo me­jor pa­ra es­tó­ma­gos frá­gi­les.

Y pa­ra re­ma­tar, el Box­park Sho­re­ditch. De nue­vo, el con­cep­to gi­ra al­re­de­dor de con­te­ne­do­res de bar­cos re­con­ver­ti­dos

en tien­das y es­pa­cios cu­li­na­rios fu­sio­nan­do la cul­tu­ra cu­li­na­ria con tien­das fu­ga­ces o tem­po­ra­les. Su le­ma, «co­me, be­be, com­pra, jue­ga».

Pos­da­ta. Pa­ra re­vi­vir el es­pí­ri­tu lon­don, ir a Cam­den —mer­ca­do que ha per­di­do gran par­te de su atrac­ti­vo punk en aras de la glo­ba­li­za­ción—, ad­qui­rir al­go en un pues­to am­bu­lan­te y de­gus­tar­lo pa­sean­do por sus ca­na­les. No in­ten­ten en­con­trar las imá­ge­nes de Bansky que an­ta­ño de­co­ra­ban es­te en­torno. Han si­do eli­mi­na­das.

Dos apues­tas. Mien­tras en el Bo­rough Mar­ket —so­bre es­tas lí­neas— se pue­den ad­qui­rir pro­duc­tos fres­cos y ela­bo­ra­dos, el Sun­day Up­mar­ket —pá­gi­na an­te­rior— com­pren­de to­do un via­je de los sen­ti­dos a las di­fe­ren­tes gas­tro­no­mías que sal­pi­can bue­na par­te del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.